lunes. 26.02.2024

Al salir del cine tras haber visto Alastriste una tiene la sensación de que es un largometraje desaprovechado. La producción más cara del cine español (24 millones de euros) firmada por Díaz Yanes cuenta con los ingredientes necesarios para ser una gran película. Por un lado, una época de la Historia de España bastante desconocida para el gran público, el principio del fin del llamado siglo de oro español, un imperio que comienza a resquebrajarse y con él, el esplendor de la monarquía y de la iglesia, que libran entre sí su propia guerra silenciosa.

El problema es que no te enteras de nada. La narración pasa de una historia a otra sin profundizar en ninguna y sin explicar el porqué de los sucesos. Ofrece apuntes, da pistas, introduce historias, siembra expectativas, y al cabo de un tiempo las cierra. Pero falta algo entre medias y el espectador debe limitarse a aceptar un final que no entiende. La sensación es de caos total.

Por otro lado, los personajes están interpretados por un reparto de lujo, también desaprovechado: Un espectacular Viggo Mortensen convive en la pantalla con Eduard Fernández, Ariadna Gil, Juan Echanove, Elena Anaya, Eduardo Noriega, Blanca Portillo, Javier Cámara, entre otros. Evidentemente, ellos no son los responsables del guión. Pero su interpretación se ve inevitablemente perjudicada por los errores de los guionistas. Hay algo incomprensible en los personajes de la película: hablan como usted y como yo, pero añadiendo fórmulas del tipo “vuesa merced” al terminar la frase. ¿En el siglo XVII? No me lo trago.

Resulta además, que - en contadas ocasiones - no sé si con la intención de relajar la “tensión dramática” (localizada en las batallas cuerpo a cuerpo y poco más), los personajes se ponen a hablar rozando el argot popular de nuestros pueblos contemporáneos. Hombre, queda un poco raro. Y, sin embargo, pude comprobar en la sala de proyección que esto producía la risa espontánea de buena parte de los espectadores, así que quizás yo esté equivocada y los guionistas hayan acertado.

Por otro lado, “Alatriste” ha sido preseleccionada para representar a España en los Oscar, junto a “Volver”, de Pedro Almodóvar, y “Salvador”, de Manuel Huerga. A la espera de que ésta última llegue pronto a las pantallas de Lanzarote, entre las dos primeras me decanto por la historia del director manchego.

Alatriste
Comentarios