lunes. 08.08.2022

Aparentemente un punto que podría acercar las posturas entre los miembros del Comité de Huelga de Iberia y los trabajadores de la aerolínea que no han compartido la sucesión de paros de los servicios de asistencia en tierra en el aeropuerto de Lanzarote, hace rato suspendidos, es la lucha por cambiar el resultado del concurso público abierto por Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA), que le quitó a Iberia la licencia como operador de handling en la Isla y en otros aeródromos entre los que destacan Barcelona y Fuerteventura. Existe un denominador común: al Comité de Huelga le interesa que Iberia se mantenga como operador handling porque todos los trabajadores, absolutamente todos, gozarían de mejores prestaciones, y a los asalariados que no comparten la postura de los huleguitas, pero que nunca han querido dar la cara a los medios de comunicación para expresarlo abiertamente sino a través de notas anónimas, también les conviene la permanencia de Iberia en la Isla por la misma razón. Ambas partes estarían encantadas de que Iberia recurriera el resultado del concurso y de que finalmente la compañía no perdiera esta jugosa tajada del negocio. El convenio del sector firmado el 31 de mayo de 2005 por los sindicatos mayoritarios y la patronal aérea prevé la situación actual, de tal forma que los trabajadores de Iberia tendrían que pasar, con las mismas condiciones laborales, a producir en los nuevos operadores a partir de diciembre o enero próximo. Sin embargo, existe desconfianza alimentada por el antecedente cercano de los asalariados de Iberia que se subrogaron a Atlántica de Handling, filial de Binter Canarias, y que han denunciado reiterados incumplimientos, incluso con varias amenazas de huelga. A pesar de la coincidencia de intereses, no es fácil que empujen el coche para el mismo lado. Hay diecisiete trabajadores que secundaron la huelga de Iberia que el próximo mes cumplirán un año de estar en la calle, sin ningún pronunciamiento de los asalariados que no la apoyaron. Estos últimos son en su mayoría jefes de servicios, por tanto, no parece probable que les hagan un guiño a los trabajadores de base así sea para pujar por la continuidad de Iberia como operador handling en Lanzarote. Mención especial merece el comportamiento de las administraciones públicas lanzaroteñas. Mientras que en Fuerteventura el Cabildo que lidera Mario Cabrera ha escuchado a los trabajadores de Iberia de esa Isla y les ha prometido revisar la documentación del concurso con el fin de adoptar una postura en torno a su petición de paralizar cautelarmente la aplicación de los resultados del concurso, en Lanzarote parece que ni siquiera hubo concurso y menos resultados. Los trabajadores de Fuerteventura creen que Iberia es la única compañía que cumple con todos los requisitos exigidos en el concurso y por consiguiente la única competente para prestar íntegramente los servicios de asistencia en tierra. ¿Y en Lanzarote qué pasó? La presión de la Isla vecina ha sido tal, que directivos de Iberia se reunirán esta semana con los trabajadores de Fuerteventura para analizar conjuntamente la situación del concurso.

Una mirada al concurso del handling
Comentarios