sábado. 01.10.2022
Egipto, Tailandia y algunos países de Sudamérica son los lugares exóticos más solicitados por los lanzaroteños

Vacaciones al infierno

Los viajeros solitarios son los que más recurren a los destinos peligrosos

El reciente atentado en el que siete turistas españoles han muerto en Yemen tiene preocupados a los responsables de las agencias de viajes. La trascendencia del suceso y la cercanía con los meses propios de las vacaciones estivales puede hacer que muchas personas que se habían decidido a realizar un viaje exótico cambien de parecer o incluso cancelen sus reservas.

Vicky es agente comercial de una de las agencias que opera en Lanzarote, cuyo nombre prefiere no dar a conocer ya que en la empresa han optado por no hacer valoraciones públicas sobre este suceso antes de analizarlo con tiempo y tranquilidad. Explica que “esto influye mucho en la opinión de los clientes y sí está empezando a haber cancelaciones”.

Resultan sorprendentes las declaraciones de una de las supervivientes de la tragedia de Yemen que aseguraba que le habían comentado que se habían producido secuestros en la zona pero no asesinatos. Para algunas personas, puede resultar, como poco temerario, que con esta información alguien decida invertir su tiempo de vacaciones en estos países. Para la agente, “indiscutiblemente Yemen no era un buen lugar para irse y nosotros siempre advertimos de los posibles peligros a la gente cuando vienen preguntando por este tipo de destino, pero si ellos insisten, nosotros les tenemos que vender los viajes”.

Comenta que cuando suceden hechos como los recientemente acaecidos en la península arábiga, la gente sí se muestra más recelosa a la hora de elegir turismos potencialmente peligrosos. “Lo que sucede es que si alguien está muy decidido a ir a un sitio es raro que cambie de planes y acaban contratando el viaje”, reconoce.

La agencia no dispone de un catálogo como tal de países peligrosos pero sí son advertidos constantemente de los puntos calientes en cada momento. Dice que hay un listado de los lugares sobre los que hay que desanimar a los clientes. “Se nos han presentado casos de personas que vienen a comprar billetes de destinos desaconsejados por el ministerio y les da lo mismo lo que tú puedas comentarles”, explica.

Búsqueda de morbo y acción

Aunque muchos de estos veraneantes tienen una motivación cultural o histórica y pretenden descubrir nuevas civilizaciones, otros buscan directamente el riesgo y la aventura. Asevera que “hay personas a las que les gusta ver cómo la gente se dispara por la calle y les da morbo vivir ese tipo de acción y ahora mismo nos están pidiendo destinos como Irak”.

De hecho, lugares como Egipto, una de las zonas que también ha sido castigado con atentados, sigue siendo uno de los países preferidos por los turistas. Comenta que “es muy solicitado y la gente que vuelve nos relata que se ha sentido más segura de lo que pensaba porque han estado rodeados de convoyes militares”. Sin embargo, la agente de ventas advierte de que los convoyes no tienen porqué ser garantía de que no va a pasar nada. En su opinión, “puede ser comprensible que la gente quiera arriesgarse a ir a Egipto, a pesar del peligro, por todo lo que tiene que ofrecer el país pero hay otros destinos que no compensan”. Afirma que la gente no suele ser paciente y no quiere esperar a que pasen unos años en los que pueda cambiar el panorama político del país.

Además, dice que “ahora tampoco hay garantías de que en naciones más civilizadas o aparentemente más seguras no vaya a pasar nada y sólo hace falta ver lo que acaba de pasar en Inglaterra”. Asevera que “otras personas tienen miedo a que en España les pase algo con ETA”.

Vicky asevera que muchas personas se sienten protegidas en los países conflictivos porque no salen de las rutas organizadas por las propias compañías aunque también los hay más aventureros que prefieren alquilar un coche y recorrer el lugar por su cuenta.

Rutas por los cementerios en Fuerteventura

Pero para comprobar el morbo de la gente no tenemos que irnos a Oriente. No hace demasiado tiempo se armó una buena cuando se dio a conocer que había empresas en Fuerteventura que ofrecían a los turistas rutas por los puntos de llegada de los inmigrantes que llegaban en pateras o incluso los lugares donde estaban enterrados. Para esta experta en viajes, “hay gente muy morbosa que encuentra aburridos los destinos convencionales y necesita otro tipo de aliciente”.

El precio, posiblemente más barato, de estos destinos peligrosos no suele ser un factor decisivo y nadie contrata este tipo de vacaciones si no le gusta el peligro.

A día de hoy, los países exóticos más solicitados por los lanzaroteños son Egipto, Tailandia y algunos puntos de Sudamérica. Comenta que muchos clientes se dejan llevar por lo que ven en los catálogos y no se molestan en averiguar cuál es la situación política o económica del país. “Es más, muchos se sorprenden cuando se lo advertimos en la agencia y les decimos que pueden correr algunos riesgos”, asevera.

En cuanto a las posibles pérdidas económicas del sector de las agencias de viajes, Vicky afirma que “cuando se produce un atentado los clientes vienen y preguntan pero al final, a la gente se le suele terminar olvidando”.

En cualquier caso y afortunadamente, el retrato robot del viajero aventurero corresponde a las persona solitarias y son menos los que van en pareja y casi nadie se lleva a los niños a emplazamientos arriesgados.

La agente comercial también quiere advertir de que viajar a puntos exóticos no sólo implica tener cuidado con posibles conflictos bélicos ya que hay destinos que requieren una vacunación previa que muchos clientes suelen desconocer. Es más, hay ocasiones en las que los veraneantes han tenido que cambiar de opción porque necesitaban haber tomado una medicación dos meses antes del viaje y ya no estaban a tiempo. Por eso, recomienda ir mirando con tiempo los países elegidos para poder acudir a ellos a disfrutar y no a sufrir.

Vacaciones al infierno
Comentarios