jueves. 29.09.2022
La Cooperativa de Taxis de Arrecife ha conseguido que el Cabildo financie un nuevo sistema de centralita única para garantizar la seguridad a todos los profesionales de la Isla

Los taxistas de Arrecife tienen miedo a trabajar de noche

Inseguros y desprotegidos, los taxistas de la capital se sienten vulnerables ante cualquier agresión que puedan sufrir y desconcertados por la creciente violencia de la que son testigos a diario

Fotos: Dory Hernández

Fue intimidado a base de amenazas y una navaja. Le obligaron a bajar de su vehículo; fue coaccionado y robado. Un joven taxista resultó víctima de un atraco el pasado domingo en Arrecife en uno de los tres incidentes con arma blanca que ocurrieron en la ciudad en menos de 24 horas. Él quiere olvidarlo y seguir adelante porque, según sus propias palabras, “tengo que seguir trabajando con mi taxi, enfrentándome a lo que la noche pueda depararme y de nada sirve darle más vueltas”. Prefiere pasar página, pero tanto él como el resto de sus compañeros saben bien que su situación laboral es, cada vez más, un foco de inseguridad y desprotección. Y es que cientos de taxistas salen cada día a la calle sin medidas de seguridad, algún tipo de control, seguimiento o protección.

Algo está pasando en las noches de Arrecife. La violencia callejera ha aumentado de manera sensible en los últimos años mientras los que tienen que trabajar durante esas horas del día son sus testigos desprotegidos. Esta redacción salió el pasado martes a la calle para conocer los motivos, las causas y las posibles soluciones de este incremento de violencia. ¿Qué está ocurriendo? Crónicas le planteó esta pregunta a decenas de taxistas y todos coincidieron en destacar tres razones: cada vez hay más gente, más desigualdad y más delincuencia. Tres motivos íntimamente relacionados que detonan la alarma ante “la falta de medidas de seguridad, de presencia policial y de respeto social, porque antes nos conocíamos todos y ahora todos somos desconocidos”, como explicó Félix, que lleva más de 12 años trabajando como taxista en la ciudad.

Las razones del miedo

Los taxistas tienen miedo a trabajar de noche. “Ante no era así, era muy raro sufrir alguna agresión o incluso ser robados”, contó para Crónicas Chalo, que decidió trabajar de día porque ya no se sentía seguro en su taxi durante la jornada nocturna. Problemas de drogas, dinero y violencia gratuita; la noche es el escenario ideal que escogen los delincuentes pasar inadvertidos, aprovechando el anonimato que les brinda la ciudad.

Muchos de los que forman parte del gremio de los taxistas reconocen la situación va a peor en toda España pero, en el caso de Arrecife, creen que una de las razones es el gran aumento de población unido al cada vez mayor desequilibrio económico, social y cultural entre los agentes que conviven en la ciudad.

“¿Ves algún policía por aquí?” Se preguntaba otro compañero. Creen que debería haber más presencia y mayor vigilancia policial porque “lo que nos jugamos es la vida”, añadió. Y ante la falta de protección, tan sólo les queda plantearse qué hacer al respecto. “Si llevamos algún tipo de arma de defensa corremos el peligro de que nos multen a nosotros, aunque tan sólo queramos salvaguardarnos”, aseguraba otro compañero. Si implantan en los vehículos algún tipo de dispositivo de control

Medidas, soluciones y frenos

Cuando Crónicas se refirió a la Cooperativa de Taxista de Arrecife nos adelantaron que “hemos conseguido que el Cabildo financie un nuevo sistema de de centralita única para garantizar la seguridad a todos los taxistas de la Isla”. José Ramón Parrilla, miembro de la asociación, expresó que “se trata de la solución ideal porque tanto las mamparas protectoras son un extremo y la presencia policial no va a aumentar por el momento”. El nuevo sistema de de centralita se materializará con diferentes canales de transmisión instalados en cada uno de los taxis de la Isla y comunicados entre sí con una centralita única. Así pues, todos los vehículos que trabajan en cualquiera de los siete municipios de Lanzarote estarán localizados con cámaras y GPS veinticuatro horas al día, los siete días de la semana y con conexión directa con Emergencias 112. Parrilla quiso dejar claro que “el Cabildo no ha puesto ningún tipo de impedimento a la hora de la financiación del sistema, el problema y el retraso ha sido consecuencia del propio desacuerdo entre los taxistas de la Isla que, en un principio, pensaron que este mecanismo desencadenaría en insularizar el servicio de taxis”.

El GPS es el Sistema Global de Navegación por Satélite. En otras palabras, es el que permite determinar en todo el mundo la posición de un objeto, persona o vehículo con una altísima precisión. A pesar de su novedad y utilidad, para muchos taxistas no es suficiente tener dispositivos de control y seguimiento de sus vehículos. “No basta con que sepan que estamos aquí y en peligro, un atraco ocurre en unos minutos y para cuando quiera venir la policía puede que sea demasiado tarde”, declaró otro de los taxistas que trabaja en la capital. Por eso mismo, todos están de acuerdo en que hay que continuar buscando alternativas y complementos que garanticen su seguridad en el trabajo y, desde la cooperación capitalina aseguran que están estudiando nuevas vías y sistemas.

Más baches en sus carreras

Les queda aún mucho que recorrer buscando una garantía de seguridad. Tendrán que probar, pensar y no dejar de reivindicar. Pero la indefensión laboral no es el único bache que los taxistas tienen que esquivar en cada una de sus carreras porque Arrecife está plagada de problemas por remendar. Según José Ramón, “llevo más de 16 años realizando un trabajo que me gusta aunque tengo que reconocer que ante determinadas situaciones me canso y me preocupo”. José Ramón se refiere al resto de trabas con los que él y sus compañeros se encuentran en la ciudad de Arrecife. Trabajar en las calles de esta ciudad puede convertirse en una misión imposible.

Obras, tráfico y saturación se entremezclan con el paisaje arrecifeño convirtiéndose en uno de los peores lastres a los que los taxistas tienen que enfrentarse a diario. “Nunca había visto tantas dificultades para prestar un servicio público y tan pocas ganas de buscar soluciones”, expresó Parrilla.

Los taxistas de Arrecife tienen miedo a trabajar de noche
Comentarios