miércoles. 17.08.2022

Este pueblo español, en épocas de crisis, agudiza su ingenio. Ya lo hizo en la guerra civil, cuando el humor se enfrentaba a las balas silbantes sobre las cabezas de los contendientes. Me han enviado una relación de locales de España con nombres ocurrentes que quiero trasladar a ustedes y que al parecer ha hecho pública una emisora de radio, que lamento no haber podido confirmar. En Asturias han puesto este nombre a una quesería: La Quesería sin Ti. Y en Madrid, en La Latina, un cachondo ha bautizado su bar con La Latina Turner. No me digan que no fue original el tío. Un catering que funciona muy bien se llama Catering Hepburn, y un bar de copas, El Porrón y Cuenta Nueva. Un tugurio dedicado al mundo gay, en Madrid, ha sido bautizado como Máricon Paco. Y un bar de tapas, La Tapilla Sixtina. Puede que esté situado junto al Bar Tolo, que es otro de los lugares frecuentados de la capital. El dueño de una tasca le ha puesto a su negocio Tasca Gao y otro propietario agudizó el ingenio para dar nombre a su negocio: Vir para creer. Otro sujeto, sin duda argentino, colocó el cartel de un bar de su propiedad con el nombre de La Colcha de tu Madre, y alguien, más moderno, a su tienda de reprografía la llamó Harry Plotter. Claro que hay que hablar del dueño del spa conocido como Terma y Louise. Y un imitador de McDonald ha denominado su hamburguesería como MenucDonald. Existe también un pub estilo inglés en España llamado Nottingham Prisa, y creo que en Valencia luce, orgulloso, el local llamado La Birra de Bryan, en el que naturalmente despachan grandes cantidades de cerveza. En tiempos de tragedia, y más en estas fechas que antes eran santas, bueno es hacer un elogio del ingenio de la grandísima fiesta nacional.

Publicado en Diario de Avisos

La grandísima fiesta nacional
Comentarios