sábado 27/11/21
Nereida Pérez, gerente del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Vinos de Lanzarote

"El mejor favor que le podemos hacer a viticultores, bodegueros y a Lanzarote es seguir consumiendo su vino"

"Ese paisaje es Lanzarote y ese paisaje somos todos. No hablamos de un pequeño gremio dedicado a la viticultura, sino que eso es Lanzarote en general y esa vena sensible por el campo conejero se nota cuando consumimos vino de aquí"

 

 

456456

- "El parlamentario Jesús Machín nos ha dicho que el Gobierno de Canarias aceptará casi todas las alegaciones presentadas para corregir que 276 viticultores no recibieran las ayudas a la viña"


- "Oswaldo Betancort está encantado con que el Consejo Regulador vaya a su municipio, pero es que además podemos ser un antes y un después en la función administrativa del Complejo Agro-tecnológico. Movemos entre 1.300 y 1.400 personas dos o tres veces al año. Junto a la actividad de varias asociaciones, al estar allí con el Consejo Regulador habrá más movimiento y más vida. El alcalde de Teguise lo vio venir desde el minuto uno e inmediatamente se ofreció"


- "En septiembre se está vendiendo más vino que el año pasado y el mercado a nivel insular debe seguir contribuyendo como hasta ahora"


nereida_copeLa gerente del Consejo Regulador de la Denominación de Origen (DO) Vinos de Lanzarote, Nereida Pérez, felicita al sector vitivinícola de la Isla por una vendimia que, si bien es cierto que no ha sido de las más cuantiosas en la recogida de uva, sí ha aportado un alto nivel cuantitativo a los caldos lanzaroteños. En la entrevista concedida al programa 'A buena hora' de Crónicas Radio-COPE Lanzarote, Nereida Pérez destaca que, a pesar de la situación económica por la pandemia del COVID-19, desde el mes de septiembre se está notando que el mercado local consume más vino de Lanzarote. Amante del campo conejero, la gerente del Consejo Regulador, que espera que la entidad se traslade de San Bartolomé a Teguise entre febrero y marzo, valora también los problemas que más de 200 viticultores han vuelto a encontrar para recibir las ayudas a la viña de las dos últimas convocatorias. 


 

- Todavía está pendiente el traslado del Consejo Regulador desde San Bartolomé ¿Cómo va la coordinación con el Complejo Agroindustrial de Teguise? ¿Cuándo tienen previsto el cambio de sede?

- Nosotros tenemos el contrato de cesión hasta abril y probablemente estaremos en San Bartolomé hasta esa fecha. Intentaremos, por no agotarlo, mudarnos en febrero o marzo. Aprovecharemos una época en la que no tengamos tanta carga administrativa sin lugar a dudas, porque la verdad es que estos dos últimos meses han sido horrorosos con las dos convocatorias de ayudas. Intentaremos no contar con mucha carga administrativa porque tendremos que cerrar seguramente una semana o unos 10 días para poder hacer el traslado cómo hay que hacerlo, pero seguramente serán esas las fechas. La coordinación va muy bien. Teguise está ultimando los detalles administrativos antes de llevar al Pleno la cesión de esas instalaciones, y mientras tanto nosotros por nuestra parte vamos trabajando en la decoración, por decirlo de alguna manera, de ese espacio para ver un poco la distribución y ver realmente cómo nos vamos. Lamentablemente, no se pudo reconducir la posibilidad de quedarnos aquí, y desde ese momento empezamos con Teguise y ahí hemos seguido. La coordinación va muy bien con Oswaldo Betancort y con el equipo que nos ha puesto para que hablemos directamente. 

- Imagino que el alcalde de Teguise estará encantado de que el Consejo Regulador se instale en el municipio. La idea del Complejo Agrotecnológico fue buena, pero hay que darle más vida a esas instalaciones, ¿no?

- Sí. Oswaldo Betancort estuvo aquí hace como 15 ó 20 días porque vino para interesarse por el tema de las ayudas y del registro vitícola, para conocer el asunto directamente.  Él está encantado de que nosotros nos vayamos a su municipio, pero es que además podemos ser un antes y un después en lo que es la función administrativa de aquel Complejo. Nosotros movemos un volumen de personas de unas 1.300 ó 1.400 dos o tres veces al año, atendiendo a las convocatorias que se hagan. Acudirán también distintas asociaciones y al final, al estar allí el Consejo Regulado y haber más movimiento, se le da otra vida a aquello. Oswaldo Betancort lo vio venir desde el minuto uno e inmediatamente se ofreció. 

- Cerramos el mes de septiembre y en Lanzarote tenemos la cosecha más temprana del año. Ustedes ya avisaron de que la cosecha de este año no sería la mejor, pero tampoco ha estado mal lo recogido, ¿no?

- Al final nos quedamos con 1.360.000 kilos de uva, superando los 1.350.000 kilos. Es verdad que si comparamos con otros años por cantidades, este año no se ha llegado ni al 50 por ciento de lo recogido el año anterior. Pero no es la peor de la historia de esta Denominación de Origen. En 2016, sin ir más lejos, no cogimos ni 700.000 kilos. Veníamos de tres vendimias muy buenas, una de 3 millones, otra de casi 4 y la de año pasado caso 3 millones. Al final una vendimia de 1.360.000 kilos  en números redondos no es una mala cosecha, pero el dato más optimista que nos queda es más por la calidad que por la cantidad. Hablando con los enólogos, éstos están muy satisfechos, sobre todo también por la uva tinta, su evolución y por cómo van saliendo los primeros vinos tinto. Dentro de una mala noticia en cuanto a cantidad, hay una buena en cuanto a calidad. Al menos no bajamos el nivel de calidad que nuestros vinos ya tienen en el mercado. 

- ¿Y este año se pagó toda la uva o todavía están pendientes algunos pagos?

-No, afortunadamente ya esos rollos de pagos que teníamos hace 8 ó 9 años ya no se dan. Es verdad que esta situación económica también la están sufriendo las bodegas. Éstas ya tienen acuerdos con sus clientes y algunas pagan antes de Navidad. Es verdad que algunos pagan en efectivo en el momento de la vendimia o antes de que ésta termine, pero lo normal, según los acuerdos que cierren ellos, es que entre Navidad y el primer trimestre del año ya estén todos los pagos realizados. No sé cómo están, cuántos han pagado ya o lo harán antes de Navidad, pero esa problemática afortunadamente ahora ya no la tenemos. Puede haber algún caso puntual, pero no es lo general ya. 

- Quizás sí haya problemas este año con el stock, con las reservas de muchas bodegas, a las que hay que darle salida, pero claro, este año eso es difícil viendo la situación actual, sin turismo y cómo están los restaurantes. 

- Sí, este año afortunadamente, aunque no sabemos si va a ser la línea que se mantenga, las ventas de las bodegas no van mal. Si nos remitiéramos a los meses de marzo y abril cerraríamos las puertas porque fueron caóticos. Siendo un poco optimistas, este mes de septiembre está siendo, en cuanto a entrega de contra-etiquetas se refiere, mejor incluso que el del año pasado.  Eso nos hace ser optimistas. Esa caída de entrega de contra-etiquetas, que rondaba el 60 por ciento respecto al año anterior, la vamos rebajando hasta un 35 ó un 33 por ciento. Es un poco pronto para decirlo ya porque aún estamos en septiembre y las bodegas apenas embotellaron entre julio y agosto. Ahora, como ya terminó la vendimia, ellos se están haciendo stock de vino contra-etiquetado por si las ventas se animan. Es un buen dato y estamos a la espera de ver qué puede pasar en octubre. Si se sigue al alza en cuanto a contra-etiquetas entregadas, quiere decir que el vino anterior contra-etiquetado ya estará vendido. Es un dato esperanzador que está ahí,  y que hace que la caída ya no sea del 60 por ciento, sino de en torno a un 30 por ciento, así que dentro de lo que cabe, no es un dato tan negativo. 

- Sobre el vino de Lanzarote habría que hacer una campaña para concienciar a la gente que todavía puede ir a restaurantes o supermercados, a que compren el vino de la Isla. O nos ayudamos entre todos o esto no se soluciona, ¿no le parece?

- Efectivamente. Nos ha quedado claro que aquí tenemos que ayudarnos y que para poder llegar a una vendimia con los depósitos vacíos, tenemos también que consumir. Ahora que no tenemos casi turismo, ese consumo lo hacemos nosotros, bien en la restauración que puede estar abierta o bien en los canales de alimentación para consumirlos luego en casa, en pequeños grupos familiares que se puedan reunir. Ese es el mejor favor que les podemos hacer a nuestros viticultores y bodegueros, pero en definitiva, a Lanzarote en general porque ese paisaje es Lanzarote y ese paisaje somos todos. No nos estamos refiriendo a un pequeño gremio dedicado a la viticultura, sino que eso es Lanzarote en general. Desde aquí seguimos como siempre haciendo el llamamiento pero a la vez también dando las gracias porque se ha notado el aumento del consumo a nivel insular. 

- ¿Se ha notado entonces esa subida en el consumo?

- Sí, se ha notado, sobre todo en el canal de alimentación. Al final la gente ha ido al supermercado y ha merecido la pena ese trabajo de hormiguitas de año tras año con campañas y cursos de formación, con las bodegas también por su cuenta con sus catas virtuales, con Instagram y oros manejos tecnológico. No dejamos de ser conejeros y parece que al final esto nos va llegando. Todos tenemos una relación con el campo, por un tío, o un amigo o un primo, al final todos tenemos esa venita sensible con el campo conejero. Y ahí al final se nota.

-Escuchándola a usted dan ganas de comprar vino, se lo aseguro (risas). 

- Pues nada, todos a comprar y a consumir y a apoyarnos unos a otros en todos los sectores. 

-Para terminar, Educación al final ha mantenido al final el curso de Vtivinicultura que se está dando en Zonzamas. 

- Sí, se está impartiendo en Zonzamas y este año en principio peligraba volver a tener el primer curso. El de segundo estaba asegurado porque había una promoción que el año pasado hizo primero y que ahora empieza segundo curso. Estuvieron dudando por los plazos de matrícula, porque se estaba en plena pandemia entre abril y mayo. Hay veces también que la gente no sabe qué estudiar. Hubo unos días con cierta incertidumbre por que pudiera o no impartirse el curso de primero otra vez, pero se entregaron varias instancias por parte de alumnos que estaban interesados y se ha resuelto. Así que por lo pronto contaremos con otra promoción completa, de primero y segundo. No sé si saldrán de este curso matriculados unos 15 ó 20, pero volveremos a tener otros profesionales ahí. 

- En el tema de las ayudas a la viticultura, al final se han quedado varios agricultores sin cobrar. ¿No cree que a veces Lanzarote no existe para el Gobierno de Canarias?

- La verdad que con el Registro Vitícola tenemos una guerra que a veces agota. Es verdad que otra vez se han vuelto a quedar más de 200 personas sin cobrar, pero yo tengo un poco de esperanza y nos han dicho que muchas de las alegaciones presentadas, a la espera de que salga el listo de pagos complementarios para mitad de octubre, ya están revisadas y que se iban a tener en cuenta. Se han mandado 276 solicitudes y lo que nos traslada Jesús Machín, el parlamentario, es que se han revisado ya 90 y que la mayoría de las alegaciones las iban a estimar. Es una buena noticia aunque hay que esperar a que salgan publicados los pagos en el Boletín. Es verdad que al final el Registro Vitícola es un poco agotador. Este año hemos visto a la gente muy muy cansada tras las dos convocatorias de ayudas juntas que sacaron, con los trámites online, con firmas electrónicas, citas para el DNI, para los ayuntamientos para obtener los certificados y firmas digitales, ... Con un perfil de usuario con unas edades medias que todos ya sabemos, y la verdad es que muchos estaban bastante desanimados. Pero bueno, al final aquí todos tratamos de echar una mano en la medida de lo posible y prácticamente todas las solicitudes salieron adelante. Creo que somos de las pocas administraciones que estamos trabajando de cara al público. La gente viene y le hacemos respetar las medidas si hay colas, pero no les hacemos pedir cita ni nada. Es un sector muy castigado y tenemos que tener las puertas para ellos. 

"El mejor favor que le podemos hacer a viticultores, bodegueros y a Lanzarote es seguir...
Comentarios