sábado 27/11/21

LOLI Y ASTRID Y LA FORTALEZA DEL MODELO PSOE/PP EN LANZAROTE

Los numerosos intentos que se han producido en Canarias y en Madrid para que se cambie el pacto en Lanzarote no han dado sus frutos. El resultado de las generales ayuda enormemente a los que no quieren que se rompa la alianza para que entre Coalición Canaria a gobernar. Los nacionalistas tienen problemas que algunos se niegan a ver pero que se pondrán de manifiesto en breve. Ciudadanos trató otra vez de reconducir la situación con Benjamín Perdomo sin entender que su ex portavoz en el Cabildo tiene pie y medio en el PSOE

En estos días en los que la mayoría de los vecinos que hablan de política se estaban acordando de los empastes de los dirigentes nacionales que nos han obligado a regresar a los colegios electorales, en Lanzarote se comenta y mucho lo que está pasando en su Cabildo y en el Ayuntamiento de Arrecife. En algunos casos para bien y en otros no tanto. Todo el mundo, como siempre, cuenta la fiesta según le ha ido o le va. Los resultados de las generales han enredado un poco más el panorama nacional, pero han aclarado mucho el local. Si alguien tenía alguna duda de la fortaleza del acuerdo entre el Partido Socialista (PSOE) y el Partido Popular (PP), si alguien albergaba la esperanza de que lo nacional cambiara lo local, se ha confundido. Un PP con posibilidades de gobierno y un PSOE más débil habrían provocado cambios en cadena en diferentes sitios. No es el caso ya.

Pero poca gente habla de siglas, de partidos. Loli-Astrid, Astrid-Loli… Esto más o menos es lo que se escucha decir a todos aquellos que analizan la solidez del pacto que actualmente sostiene las dos principales instituciones de Lanzarote. Ni programas ni evidentes diferencias en la forma de gestionar lo público. De lo que se habla constantemente es de la magnífica relación que mantienen dos mujeres que de particulares formas y maneras han alcanzado las mayores cuotas de poder en un lugar que debería tener más peso de lo que tiene en un Archipiélago donde realmente pinta poco. Lanzarote, de hecho, no pinta nada, aunque eso es otra historia que de momento no cabe en esta. Nos cuentan que alguien está trabajando también a fondo este asunto. Esperemos que ese alguien no sea quien nos dicen que es.

Lo que es obvio es que los pactos nacen, crecen, se reproducen y luego mueren. El problema para la mayoría de los que se quieren adelantar a la jugada es averiguar la fecha del sepelio. En esta ocasión es bastante complicado. Por lo que sabemos en este medio de comunicación, y a pesar de los contundentes palos que sobre todo dan los populares a los socialistas, no se ve en lontananza una sola grieta que haga pensar al respetable que el frágil envase utilizado para la coalición se va a romper. Al contrario. El duopolio Loli-Astrid y Astrid-Loli sigue funcionando como un reloj suizo, para desgracia de los que querían un divorcio exprés. ¿Es verdad que los socialistas y los populares van un poco cada uno a su bola en el Cabildo y en el Ayuntamiento? Pues también es verdad, pero de momento la cosa funciona.

Algunos de los cargos públicos y gente que no lo es pero que está afiliada a los dos partidos con los que ha hablado este confidencial no ven sin embargo que se pueda prolongar durante cuatro años este pacto teóricamente contra natura. Todos, o casi todos, coinciden eso sí en que los dirigentes de Coalición Canaria (CC) no sólo no supieron hacer una lectura correcta del resultado de las urnas en las locales sino que se están confundiendo a la hora de plantear una oposición a la que no están demasiado acostumbrados. Creen que cada declaración pública, cada nota de prensa, sobre todo si tiene al triunfador de las elecciones en Arrecife, Echedey Eugenio, como protagonista, aleja enormemente la posibilidad de que se pueda producir un cambio. Es lógico. Tanto la postura de los unos como la de los otros. Pero en CC hace tiempo que fallan los estrategas y las estrategias. Las elecciones generales han sido un buen ejemplo. Llevan décadas con los mismos asesores, con los mismos responsables de prensa en Canarias, con las mismas personas ideando campañas… Así es muy difícil hacer que las cosas cambien. Siempre hablan de hacer un Partido Nacionalista Vasco (PNV) en versión archipielágica, pero jamás dan los pasos para hacer lo que a los otros les funciona en el norte de la Península. También hay movimiento dentro, como es lógico, y sabemos que habrá algunas sorpresas. Alguna muy llamativa. Hay gente con poder en la sombra que ha pronunciado un "hasta aquí hemos llegado".

Volviendo a lo del pacto, muchos confiaban en la presión externa que iba a venir del PP contra su presidenta insular. Y vino. Estando fuera del Gobierno de Canarias era lógico que Australia Navarro y compañía, antes Asier Antona y la otra compañía, trataran de no facilitarle precisamente las cosas al PSOE ni en Lanzarote ni en La Palma. De momento parecen resignados a su mala suerte; ahora, al menos de momento, entienden y justifican la situación de las dos islas. Pero que nadie se confíe y se confunda; Astrid Pérez no es Casimiro Curbelo. Ella no hace y deshace en su formación política. Allí la primera y la última palabra la tienen en Madrid, concretamente en la calle Génova. ¿Ha habido llamadas y reuniones en la capital del Reino para tratar el tema de Lanzarote? No se imagina nadie cuántas. Digamos que muchas, para no cogernos los dedos. ¿Han dado sus frutos esas llamadas y esas reuniones? Las pruebas dicen claramente que no. ¿Han tirado la toalla los nacionalistas y se han resignado a su suerte? Ni mucho menos. ¿Sueltan de vez en cuando ofertas a los populares con propuestas concretas y sacrificios concretos de personas que podrían incomodar la operación? Sí.

Que a nadie le extrañe lo que hacen los nacionalistas. Es lo mismo que hacen los populares en Tías. ¿O alguien se cree que Mame Fernández no está recibiendo constantes ofertas de PP y CC para que rompa con el PSOE y Unidas Podemos?

La situación de Ciudadanos

Ciudadanos ha cometido muchos errores en toda España. En Lanzarote muchos más si cabe. No se podía esperar otra cosa después del batacazo electoral que el valiente paso dado por Albert Rivera de anunciar su dimisión y su retirada de la política, que no creemos aquí que sea definitiva. Pedro Sánchez ha demostrado que en política el que resiste y aguanta, triunfa. Eso, y que hay que saber esperar a que te llegue la oportunidad, que a determinadas personas les llega. También, como le pasó a Zapatero, que en la vida es importante tener un poco de buena suerte, no sólo estar en el sitio adecuado en el momento adecuado sino contar con el factor con el que no cuenta la mayoría de los mortales.

En lo local uno de estos errores fue el que tantas y tantas veces se ha dicho, el de apartar a Benjamín Perdomo del evidente liderazgo que se había ganado en la Isla. Curiosamente, como ya explicamos en otro confidencial, al siempre revoltoso político le han tratado de reclutar de nuevo en varias ocasiones. La última en estas elecciones, donde, según nos cuenta gente que sabe de esto, le llegaron a ofrecer incluso ir de número dos de la lista al Congreso por la provincia de Las Palmas detrás de Saúl Ramírez. Deberían saber en la formación naranja, como lo sabe cualquiera que siga un poco la política local, que Perdomo está entregado en cuerpo y alma al PSOE local, si es que no lo estuvo siempre. Su afinidad con Corujo y compañía, más con compañía que con Corujo, es más que evidente y los planes que tienen para él en las filas donde ahora se saborea el reciente triunfo electoral son muy concretos y notablemente ambiciosos. ¿Será el rostro y el perfil que buscan para tratar de resucitar el cadáver que tienen en Arrecife? Antes de todo eso, como es lógico también, tendrán que oficializar la llegada al partido, bien sea como independiente, puerta de entrada para un sinfín de personas (Manuel Fajardo Palarea entró también así y acabó de secretario general de la formación), o directamente afiliándolo con puesto y cargo en plaza. ¿Y la renovación orgánica para cuando? Para eso queda, pero muchos se están moviendo ya, y de qué manera.

LOLI Y ASTRID Y LA FORTALEZA DEL MODELO PSOE/PP EN LANZAROTE
Comentarios