miércoles. 17.08.2022

CABREOS, VENDETAS Y REPACTOS A LA VUELTA DE LA ESQUINA

El pacto entre PP y PSOE en Lanzarote ha generado en tiempo récord una visceral reacción en el respetable que se puede traducir en breve en una especie de revuelta callejera de baja intensidad. La oferta de CC de ceder la presidencia a Antona no es una broma, está perfectamente estudiada. El nuevo intento de los hermanos Acosta de compensar su falta de talento con el fusilamiento de la imagen del director de este diario ha puesto de manifiesto una vez más la suciedad con la que algunos tratan de combatir su mediocridad. Los nervios y las frustraciones pasan factura, inicialmente barata, pero terriblemente cara para un futuro no demasiado lejano

Lanzarote es en estos momentos un hervidero en todos los sentidos. El acuerdo entre el Partido Socialista (PSOE) y Partido Popular (PP) para gobernar juntos “durante cuatro años” las dos principales administraciones de la Isla tiene al público dividido, lógicamente por cuestión numérica con más detractores que defensores. ¿Existen motivos para la radicalidad, hay razones reales para tumbar el acuerdo de entrada? Objetivamente no. Son las reglas del juego, les gusten más o les gusten menos al respetable. Al no gobernar directamente la lista más votada, en España tenemos que echar mano de la también sana costumbre de negociar, de pactar.

Lo cierto es que donde más cabreo hay es en la hinchada nacionalista. No hay nadie dentro de Coalición Canaria (CC) que no esté echando humo hasta por las orejas. La mayoría, también lógicamente, en contra de lo que consideran una aberración política, que Astrid Pérez y los suyos hayan renunciado a la lógica para tirarse a los brazos de la sinrazón. Una minoría, además, está muy enfadada por la mala gestión que ha hecho su secretaria general, Migdalia Machín, de los buenos resultados electorales. No hay que olvidar que a pocos votos de la victoria en el Cabildo, ganando con claridad en Arrecife y en Haría, los nacionalistas se podrían haber visto gobernando sólo en dos de las ocho administraciones a las que aspiraban, dos en las que por suerte para ellos Jesús Machín y Oswaldo Betancort han obtenido mayoría absoluta. ¿Qué habría sucedido si hubieran tenido que pactar? Probablemente que también las habrían perdido. Y es en lo que están reparando unos pocos, en el porqué de la negativa de la mayoría a ni siquiera plantearse un pacto con los nacionalistas. ¿Es todo fruto de la torpeza y de la inexperiencia de la secretaria general? Pues está claro que no. Los que saben un poco más de esto son conscientes de que poco o nada podía hacer para evitar la catástrofe, sobre todo teniendo en cuenta que en CC no están muy acostumbrados a que les digan que no. Y ahí radica el principal problema, amén del que saldrá a la luz en breve, el hecho indudable de que en todo el Archipiélago han perdido mano izquierda y han permitido que la prepotencia y la soberbia se instale en demasiados miembros de la cúpula, ese lugar en el que se toman las decisiones. ¿La situación es irreversible? Obviamente no. CC, para desgracia de muchos, seguirá siendo una fuerza dominante en las Islas. ¿Cómo se plantea la reconstrucción? Algunos entienden, y nos dicen que lo van a hacer ver, que de forma radical, cambiando usos, maneras, costumbres y, sobre todo, personas.

Últimos movimientos

CC es además un partido que no sabe estar sin gobernar. De ahí ha venido el último movimiento, un tanto circense para gusto de muchos. La oferta al PP de que Asier Antona -no se va a ver en otra igual- sea el presidente del Gobierno a cambio nada menos que de modificar la política de pactos que han elegido los populares en islas como Lanzarote o La Palma es un movimiento desesperado pero inteligente. No les quedaba otra. Los nacionalistas, que están aprendiendo a golpe de palos lo que deberían haber aprendido hace mucho tiempo del funcionamiento del Partido Nacionalista Vasco (PNV), han determinado que lo importante es la marca, la formación política. No parece bonito de cara a la galería sacrificar a personas jóvenes y con recorrido político por descubrir como Fernando Clavijo, pero mucho menos bonito es ver a la maquinaria bélica mejor engrasada del Archipiélago pasar a la oposición para estar cuatro años metida en el hangar de la nada. ¿Están asustados en el PSOE? Nos dicen que no, pero que por si acaso ellos también han activado su plan B. ¿Tienen motivos para estar preocupados? Todos los del mundo. Hasta ahora lo habían hecho muy bien, pero era difícil prever esta última maniobra de sus archienemigos en las Islas.

En pocas horas se tiene que saber lo que va a suceder. Nadie, ningún feligrés no ajeno a la actividad política, puede decir que la cosa está aburrida.

Movimientos en Lanzarote

En Lanzarote todavía faltan cosas por descubrir, como ver qué pasa en Haría o Yaiza. Lo de Yaiza es muy curioso. Es totalmente cierto, como muestra la imagen que acompaña a este confidencial, que los cinco partidos que conforman el grupo de los no ganadores (CC, PP, Ciudadanos, Podemos y PSOE) se han reunido para estudiar la posibilidad de evitar que Óscar Noda sea alcalde. Sin embargo, las posibilidades reales de que un pacto así prosperase eran y siguen siendo nulas de pleno derecho. En el hipotético y remoto caso de que hubieran sido capaces de ponerse de acuerdo, ¿cómo iba el PP a autorizar un pacto con Podemos, o Podemos con el PP, cómo iba a permitir Ciudadanos un acuerdo con Podemos? Intentarse se ha intentado y algunos optimistas dicen que no tiran la toalla, que lo importante son las personas y oxigenar la institución, las cosas típicas que se dicen en estos casos. La realidad es otra muy distinta y tiene mucha pinta de nacionalismo puro y duro.

Lo de Haría sí ha sido entretenido. La cabezonería de Pepe Torres, el hecho indudable de que tenía un acuerdo con el PSOE de Dolores Corujo por el que si desbancaban a Marci Acuña él sería alcalde ha generado una enorme tensión en estas semanas. Alfredo Villalba no ha mostrado signos de debilidad, al contrario. No fue precisamente apoyado por su partido y por sus medios de comunicación más afines en la campaña, pero obtuvo un resultado más que digno. Es el segundo detrás de CC. Ese resultado es el que le avala para ser alcalde. Sin embargo, las presiones de estos días han sido terribles para él y para los suyos, todo con la idea de no enfadar a Torres Stinga, que también ha recibido sorprendentes propuestas de CC. Los nacionalistas en el norte están también jugando a la desesperada: en la reunión del pasado lunes con el PSOE llegaron a ofrecer la posibilidad de que tres de sus integrantes incluyendo al actual alcalde se quedaran fuera del nuevo Gobierno, siempre y cuando los socialistas hicieran lo propio con Villalba. Como se imaginará el despierto lector esa propuesta no salió adelante. De ahí vino la propuesta que en primicia informativa lanzó Acuña en el programa “A buena hora” de Crónicas Radio, la de un Gobierno de concentración con la Alcaldía compartida. Tampoco va a salir. ¿Y qué va a salir entonces? Las apuestas están a favor de Torres Stinga, aunque los villalbistas dicen que su líder es firme como cualquiera de las rocas de la playa de La Garita, y cuentan a este confidencial que hasta el sábado va a seguir jugando sus cartas. ¿Sorpresa en la votación secreta, todos se votan a sí mismo y se queda el actual alcalde?

Los hermanos Acosta

Y en medio de este lío están los medios de comunicación a los que parece que les va la vida en función de quien finalmente gobierne. Los hermanos Acosta Hernández, huérfanos de talento, no tienen otro remedio que prosperar en la vida a base de fusilar la imagen pública de todos aquellos a los que consideran enemigos. En eso han convertido el grupo de comunicación que creó su padre, al que apartaron de su dirección y echaron como agua sucia a la calle en diciembre de 2005, historia sobre la que todavía no se ha contado ni la mitad de la mitad de lo que realmente se sabe. Creen estos matadores de imagen a hierro fundido que tanta inmundicia no les va a explotar un día en la cara. Lo hará, y mucho antes de lo que ellos se creen.

El intento de fusilar la imagen pública del director de este medio, que no es ni mucho menos ni la primera ni la última de sus víctimas, ha tenido el efecto contrario al que buscaban. Puede haber uno o dos despistados que crean realmente que Alfonso Canales es un ladrón, que se apropió de un dominio de internet que cuesta 25 euros, terrible delito, para medrar en la vida. La verdad es otra bien distinta y tanto ellos como la sobrina de Agustín Acosta, María José García Acosta, la conocen. Nosotros la contaremos en breve con todo lujo de detalles y con documentos e imágenes que van a dejar ojipláticos a la enorme legión de fieles e infieles que nos siguen. Poderoso caballero es Don Dinero. Paciencia.

CABREOS, VENDETAS Y REPACTOS A LA VUELTA DE LA ESQUINA
Comentarios