miércoles. 28.09.2022

Por Antonio Guerra León

Perdonen ustedes si molestamos en sus vacaciones. Nosotros, también, estamos gozando de unos días de descanso lejos de ordenadores y de periódicos para tomar cierta distancia a la vida política y social que nos rodea y nos agobia.

Por eso. Y, utilizando términos baloncestisticos tan actuales como, "tiempo muerto"; hemos pedido de nuevo a nuestro íntimo y personal entrenador, unos minutos de cancha para tirar unas ideas y unas consideraciones, esta vez muy gratas, por la redonda canasta de los sentimientos.

Contentos, y acuciados por una sensación de felicidad difícil de explicar dada nuestra demostrada sensibilidad por las causas perdidas. Oiga. Pero sin creernos, ni por asomo, santos o beatos, Cosa por otra parte imposible. Gracias Dios. Pero, gratificados y satisfechos esta vez por el comportamiento de nuestro pueblo canario en general y, ahora mismito del tinerfeño en particular.

Y todo viene a cuento como ustedes columbraran, por el ejemplo ofrecido en la Playa de la Tejita por nuestros paisanos de toda edad y condición, cuando acudieron presuroso y llenos de humanidad, a socorrer a unas docenas de inmigrantes que arribaban a nuestras costas sorrascados y exhaustos. (Como han hecho muchas veces los conejeros, pero ahora, visto y oído, por nuestros propios ojitos de viejo... "chocho").

Jóvenes y mayores, que abandonaron sus baños, juegos o exposiciones al sol de los sures tinerfeños, para ayudar con todo lo disponible a unas personas a las cuales solo les queda en este mundo un poco de esperanza. Escenas, que a cualquier persona de mediana sensibilidad ponían los pelos de punta y lágrimas en los ojos al ver con que cariño, dedicación y hasta mimo se atendía a esas gentes tan desgraciadas.

...Nosotros, que siempre hemos sido bastante críticos con ciertas actitudes de nuestros paisanos, la verdad es que nos quedamos muy complacidos, no solo por esas caritativas actitudes, sino por que de una forma muy especial se la dado una fuerte cachetada, a esa manada de xenófobos, verdaderos fascistas todos, que tratan de envenenar desde diferentes medios, foros y púlpitos a una población buena y hospitalaria como la canaria.

Felicidades a todos. Y, orgullosos, muy orgullos de ser canarios.

Orgullo, mucho orgullo
Comentarios