lunes. 03.10.2022

Aunque casi siempre asociamos el significado de promiscuidad a la convivencia y relaciones sexuales desordenadas de una persona con otras, aclaro, para aquellos que se hayan sentido aludidos con el título, que la Real Academia Española también define la promiscuidad como mezcla o confusión. La aparente estabilidad política actual que nos transmiten las administraciones públicas de Lanzarote no es óbice, sobre todo cuando nos acercamos a un año electoral, para rememorar, y sin citar nombres, los desaguisados políticos que han arropado la actual legislatura. Los protagonistas de la confusión, observadores e, incluso, los periodistas solemos ponerle la etiqueta de ‘crisis institucional', un nombre demasiado rimbombante y dócil para la vergüenza que representa y para los efectos cancerígenos que produce en los cacareados intereses ciudadanos. Los vecinos de la Isla, esos mismos a los que no demoran en empezarles a prometer mucho de lo que ya les habían ofrecido hace unos años, no pueden estar condenados a mal vivir con los mismos problemas generados por actuaciones y omisiones de los mismos. Más de un político ya debe estar mirándose en el espejo del arrepentimiento y preparando la estrategia demagógica que le lleve a revalidar su presencia en las administraciones. Es inaceptable la trillada frase: “hicimos el esfuerzo, pero la falta de recursos nos impidió ejecutar las infraestructuras...”. Ojo, como en estos casos aflora la susceptibilidad, no tacho a todos los políticos y políticas de promiscuos. Las primeras encuestas acompañadas de las respectivas interpretaciones están en la calle. Señal inequívoca de que hay elecciones a la vista. La mejor forma de calmar los nervios, poder conciliar el sueño y ganarse la confianza de los electores es gestionar y administrar eficientemente los bienes públicos, pero creo que para algunos es demasiado tarde. “Ya no hay tiempo de llorar”, le decía un locutor deportivo suramericano a los porteros cuando la pelota reposaba en la red.

Promiscuidad política
Comentarios