sábado 27/2/21

Crónicas de Lanzarote

Oswaldo Betancort, alcalde de Teguise y diputado regional del Grupo Nacionalista Canario por Lanzarote

"La utopía con la que sueñan nuestros afiliados y simpatizantes es que intentemos confluir todos los nacionalistas en unas elecciones"

"Diez años después, y es una reflexión que hicimos en la comida con Pepe Torres y Pedro San Ginés, las cuestiones personales hicieron que más de uno se marchara del barco. Ha sido un error porque aquí no sobra nadie, así que todo aquello que nos unía hay que potenciarlo"

 

54565

- "En casi todas las instituciones fuimos la primera fuerza política. Cosa diferente es que otros aplicaran esa mentalidad de Juana de Arco para dejarnos en la oposición de todas las instituciones donde prácticamente fuimos la primera fuerza política"

- "Lo que estamos pidiendo por activa y por pasiva es el sentido común y la responsabilidad individual de cada uno, que afecta al final al interés colectivo. En este momento hay que intentar en estos 14 días bajar la curva de contagios y volver a ser un destino turístico seguro. Saldremos de esto, pero en estos momentos hay que apoyar mucho al pequeño y mediano empresario"

El alcalde de Teguise y diputado regional del Grupo Nacionalista Canario por Lanzarote, Oswaldo Betancort, deja entrever en la entrevista mantenida este viernes en el programa 'A buena hora' de Crónicas Radio-COPE Lanzarote que la unidad del nacionalismo canario, si no está más cerca, va al menos dando pequeños pasos. Betancort, que ha vuelto a pedir por enésima vez "responsabilidad individual" a los ciudadanos "por el interés general" ante las graves cifras de contagios que han llevado a Lanzarote esta semana al nivel 3 de alerta, relata cómo se desarrolló el almuerzo en Costa Teguise en el que consiguió reunir a dos políticos que casi se repudiaron en su día, el ex alcalde de Haría Pepe Torres y el ex presidente del Cabildo Pedro San Ginés. Insiste en que su partido se presentó a las elecciones y las ganó en casi todos los territorios, lo que le hace pensar que tan mal no lo han hecho, y aboga por la unidad del nacionalismo incluyendo a partidos de corte insularista y municipal que ahora por diferentes razones están fuera. Cree que los afiliados de CC sueñan con "la utopía" de que se vuelvan a reunir bajo las siglas nacionalistas varios cargos públicos y orgánicos que en su día "por cuestiones personalistas abandonaron el barco". Betancort, que reclama al Gobierno canario medidas concretas para apoyar al tejido empresarial ante la actual crisis económica, considera que las negociaciones o conversaciones que mantienen su partido y el propio Pepe Torres para instaurar nuevas mayorías en las instituciones de la Isla son "legítimas" e insiste en que si Migdalia Machín se presenta a la reelección como secretaria general, cosa que todavía no ha comunicado, contará con todo su apoyo.

- Hay gente que se preguntará por qué ahora anuncia Teguise que va a reforzar la vigilancia para velar por que se cumplan las medidas antiCOVID y que pensará que esto se debía haber hecho antes, ¿no?

- Habrá gente que se preguntará por qué no lo hicimos en diciembre y también antes, desde noviembre, e incluso desde el último puente festivo hasta la fecha. Pero es que lo hicimos con los medios que tenemos. Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado han estado en todo momento y las policías locales, no solo la de Teguise, sino las de todos los municipios de Lanzarote, han estado. Ahí están los partes. Ha habido gente que ha sido muy responsable, también ha habido mucha irresponsabilidad. Con los medios con que contamos, el mensaje siempre ha sido pedir la colaboración ciudadana y que se cumplieran las restricciones marcadas por las autoridades sanitarias. No es que no lo hayamos hecho antes; es que intentamos a empezar a hacerlo desde marzo del año pasado. Fuimos la primera isla donde se tomó la decisión de cerrar, de prohibir fiestas y actividades deportivas, entre otras cosas, para evitar cualquier tipo de aglomeración. Nos criticaron. En agosto tuvimos un repunte bastante importante que superamos en septiembre y en octubre, y lo que estamos teniendo ahora mismo es una ola que sabíamos que iba a venir después de la Navidad, aunque no pensábamos que sería tan rápida y con tanta intensidad.

-El otro día la alcaldesa de La Oliva nos dijo que se desarticularon varias fiestas durante la Navidad en su municipio y que eso evitó que se propagara más el dichoso virus. 

-Nosotros también lo hemos hecho aquí en Teguise. Llevamos ya más de 150 multas respecto a las aglomeraciones y más de 300 expedientes para sancionar a comercios porque no mantenían las medidas de seguridad. Sé que la alcaldesa de La Oliva posiblemente evidencia que su Ayuntamiento lo ha hecho en todo momento, pero no veo noticiable que la Policía Local haga su trabajo desde el momento en el que se dictó el primero decreto allá por marzo. Nosotros también lo hemos hecho, en Caleta de Famara, en La Graciosa, en Costa Teguise, … Pero no se trata de decir que yo estoy aquí, sino de que seamos conscientes de que ahora mismo tenemos un altísimo nivel de contagios y para ello tenemos a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y a las policías locales trabajando a destajo para evitar todo tipo de aglomeración. Lo que estamos pidiendo por activa y por pasiva es el sentido común y la responsabilidad individual de cada uno, que afecta al final al interés colectivo. En este momento se trata de intentar en estos 14 días bajar la curva de contagios y volver a ser un destino turístico seguro. Estoy seguro de que saldremos de esto, pero en estos momentos, en los que hay que hablar mucho con el pequeño y mediano empresario, yo me he comprometido a llevar a cabo varias acciones, una vez que Teguise cierre el ejercicio económico de 2020, para ayudar al pequeño y mediano tejido empresarial con varias acciones, porque en estos momentos lo necesita. Por eso le estamos pidiendo al Gobierno de Canarias que ese Plan de Reactivación social y económica que tiene para Canarias lo ejecute de forma inmediata. No se trata de qué vamos a hacer; no, no, hay que hacerlo ya. No solo se trata de la crisis sanitaria que tenemos encima, sino un desequilibrio económico en los sectores que generan empleo que lo están pasando muy muy mal.

-Para acabar con lo de la pandemia, en La Graciosa hubo el pasado fin de semana un brote generado en una reunión o fiesta con 50 personas. También algo se habrá hecho mal desde el punto de vista de la vigilancia, ¿no cree?

- Sí, claro, pero mire, no podemos tener un policía detrás de cada ciudadano ni tampoco podemos tener a un sanitario detrás de cada ciudadano. Ojalá fuera así, pero no lo tiene Lanzarote ni el resto del mundo. Ese asadero que hubo en La Graciosa partió pues de una irresponsabilidad ciudadana. Alguien quedó con otras personas en un garaje, que se cerró y ahí comenzaron los contagios. A partir de ahí empieza todo el protocolo de rastreo y de confinamiento. Claro, puede ser que la culpa sea del Ayuntamiento, a lo mejor, porque no tiene tantos efectivos; pero no puede ser que siempre la culpa sea de otros y nunca de esa persona que protagonizó esa irresponsabilidad. Nadie discute el efecto colateral desde la perspectiva sanitaria de esta pandemia, pero en este momento, ya con la tercera ola, y nadie va a discutir el efecto colateral sobre la economía por estas irresponsabilidades. Estamos creciendo en todos los aspectos negativos y las instituciones estamos haciendo nuestro trabajo. Lo que reclamo por activa y por pasiva es la responsabilidad individual de cada ciudadano, que por mucho que crea que no afecta, sí que va a afectar.

- Permítame que hablemos de política. El otro día parece que usted logró obrar un milagro al sentar a dos personas que parecía que nunca iban a volverse a reunir. Cuéntenos, ¿cómo se desarrolló esa comida entre Pedro San Ginés y Pepe Torres?

- Bueno, pues fue una comida que a mí me demostró que el arma más potente que tiene el ser humano es la palabra. Cuando se utiliza para construir, construye, y cuando se utiliza para destruir, destruye. Durante la comida pensaba que el pasado pasado está, que el presente hay que vivirlo y que el futuro hay que crearlo. Fue solo una comida de tres amigos, en la que no solo hablamos de nacionalismo y de los problemas latentes que tiene Lanzarote y de las posibles soluciones. En la mesa había dos personas que han llevado durante muchos años la carga institucional, uno en el Cabildo y otro en el Ayuntamiento. Por tanto, ahí está la madurez con la que se pueden encontrar respuesta a los problemas que se plantean. Y creo que en estos momentos la piedra angular de esas soluciones puede ser la unión del nacionalismo. Nosotros siempre hemos estado divididos, segmentados, de un partido han salido tres, pero creo que en este momento hay que empezar a unificar. Habrá partidos municipalistas e insularistas que tampoco hay que dejar de lado porque es el que tira también de este nacionalismo. No sé la reflexión que se llevó cada uno, pero yo me levanté con sensaciones positivas tras ese diálogo constructivo. No voy a dejar de intentar generar una mesa de debate en la que haya muchas fuerzas políticas para intentar buscar soluciones en conjunto ante lo que estamos pasando y vamos a pasar.

- Pero imagino que habría cierta tensión al principio, ¿no?

- No, no, para nada. Uno cuando invita a una comida y acude no va pensando en esa tensión, sino pensando en que vamos a comer, en que vamos a estar distendidos y en que vamos a hablar de lo que nos une que es la política, los proyectos y las posibles soluciones a los problemas que está pasando la gente. Con esa voluntad organizamos esa comida y con esa voluntad vamos a tener, cuando se pueda, más de una reunión. Todo va centrado en lo que nos une, el nacionalismo, el amor por esta tierra y el intentar confluir todos juntos en unas posibles elecciones. Yo creo que esa es la utopía con la que sueñan todos y cada uno de nuestros afiliados y simpatizantes, que se intente que la Plataforma por Haría se quede con nosotros; con la gente de Yaiza, con el grupo de Antonio Morales, que todos estemos juntos como estábamos en 2011 a nivel institucional y orgánico mucho antes. Diez años después, y es una reflexión que hicimos, si todos estábamos, es verdad que las cuestiones personalistas hicieron que más de uno se marchara del barco. Creo que es un error fragante que se ha cometido en estos diez años y por tanto, aquí no sobra nadie. Todo aquello que nos unía hay que potenciarlo.

- Hace un rato el consejero delegado de los Centros Turísticos, Benjamín Perdomo, ha calificado a Pepe Torres de la Juana de Arco de Coalición Canaria. Ha dicho que va incendiando todas las instituciones, que ya ha hablado con la gente de Arrecife, con Armando Santana, con la gente de Tías para intentar llevar a cabo cambios en varias instituciones. ¿Usted cree que esos cambios se podrían producir?

- Bueno, puede ser. Igual que el PSOE a principios de la legislatura comenzó a confluir con ese diálogo para dar estabilidad a las instituciones, a nadie se le esconde que las reglas del juego son claras: cuando se suma, lógicamente puede haber cambios. No sé si Pepe Torres es como Juana de Arco o simplemente está intentando ver hacia dónde va cada uno, pero yo creo que es loable y que esas conversaciones se pueden tener. No solo Pepe, sino Coalición Canaria siempre tiene que estar bregando para constituir y dar estabilidad a las instituciones. Por tanto, en todas aquellas instituciones donde CC pueda dar estabilidad y gobernabilidad, aquí nos van a tener, porque nosotros nos presentamos para gobernar, no para estar en la oposición. Y es más, en casi todos lados fuimos la primera fuerza política. Cosa diferente es que otros aplicaran esa mentalidad de Juana de Arco para dejarnos en la oposición de todas las instituciones donde prácticamente fuimos la primera fuerza política.

- Este jueves Sandra Domínguez, la parlamentaria de Asambleas Municipales de Fuerteventura, integrada en Nueva Canarias, ha dejado el grupo parlamentario y se ha creado cierta incertidumbre porque ahora el ‘pacto de las flores’ cuenta solo con un diputado por encima de la mayoría. ¿Cree que esto es un paso previo a un posible cambio en la política canaria o no?

- Yo creo que no. Creo que es un cambio para constituir cierta estabilidad en el nuevo Gobierno del Cabildo de Fuerteventura. La verdad es que no lo veo como una inestabilidad en el Gobierno de Canarias, aunque a más de uno le interese, pero no le veo mayor recorrido a ese movimiento. Creo que los números están ahí y por tanto no veo inestabilidad en el cuatripartito. Nosotros estamos haciendo una oposición responsable, con baterías de iniciativas propositivas. Me preocupa más que mi fuerza política deje de hacer esta política propositiva y constructiva. Ahora mismo Canarias necesita esto y no estar buscando inestabilidades. Estoy convencido de que, si esto lo dejamos de hacer, posiblemente retrocedamos en el año 2023. Sin embargo, si potenciamos esa política propositiva y la gente l nota, no hará falta hacer más triquiñuelas políticas porque las urnas hablarán en 2023.

- Y respecto a su partido, desde que usted dijo aquí que no se presentaría como candidato a la Secretaría General de Coalición Canaria si se presenta finalmente a la reelección Migdalia Machín, a la que usted dijo que apoyaría, varios cargos públicos y orgánicos han dicho que apuestan por la continuidad tanto en Lanzarote como en Fuerteventura con Mario Cabrera.  ¿Cómo está la situación interna? ¿Ha habido algún tipo de cambio desde entonces?

- Pues no y no sé si aquello trajo algún revuelo. Lo dije con conocimiento de causa y lo vuelvo a repetir. No sé si hay algún tipo de movimiento con respecto a este tema; lo desconozco, pero yo me sigo manteniendo. SI Migdalia se quiere presentar, contará con el apoyo de quien les habla. Y si no se quiere presentar, habrá que buscar un perfil político que lidere la formación política aquí en Lanzarote.

- Pero tendrán que decidirlo ya, ¿no? Si el Congreso insular de CC en Lanzarote es en febrero, …

- Pues no sé. Habrá que preguntarle a ella, ¿no? Yo la verdad es que no lo sé. Creo que primero debe ser una cuestión personal antes de dar ese paso. Necesitas saber si te apoya tu pareja, si te apoya tu familia y, a partir de ahí, que tenga los respaldos. Yo lo desconozco.  Hablo por mí y digo públicamente que creo que Migdalia Machín es una persona que ha estado en los momentos buenos y en los malos. Tiene una condición fundamental, que es el diálogo. Ella va siempre con el diálogo por delante. Creo que una persona que lidere una formación política debe tener esa mano izquierda que necesita un político, pero también el consenso y el diálogo hasta que se llega a una solución y n se deje de debatir. Las malas formas no nos dan nada y nos quitan mucho más, como el respeto y el diálogo. Una representante que aspire a un cargo público u orgánico tiene que liderar con eso y ella lo ha demostrado.

"La utopía con la que sueñan nuestros afiliados y simpatizantes es que intentemos...
Comentarios