sábado 27/11/21
Dimas Gimeno, ex presidente de El Corte Inglés y experto en transformación empresarial y economía digital

"Lanzarote debe liderar el nuevo modelo 3.0 y generar en la actual crisis nuevas oportunidades para el futuro"

"La situación es complicada. Nos han cambiado de golpe el modelo. Es difícil abrir la puerta de cada tienda cada día y creo que esta situación nos va a acercar a unas tasas de paro no conocidas hasta ahora, y a una situación respecto al acceso al crédito y a la financiación compleja" 

"Podemos aprovechar también para intentar dar ese salto hacia el turismo del que siempre hablamos de mucha calidad. Yo creo que el maestro Manrique es un ejemplo claro de visionario, que en los años 60 ya explicó y dijo cómo tenía que ser el turismo para una isla como Lanzarote, sostenible, de calidad, apostando por la naturaleza"

Los expertos en transformación empresarial y economía digital, Marc Vidal y Dimas Gimeno, han reflexionado este jueves en Lanzarote sobre la realidad y el panorama socioeconómico de Canarias y del resto del país en una situación como la actual, provocada por la crisis del coronavirus. La cita, organizada por la consultora Agree, ha tenido lugar en el Hotel Boutique La Isla y El Mar, situado en Puerto del Carmen. Un día después, este viernes, Gimeno, al que todo el mundo recuerda como joven presidente de El Corte Inglés, principalmente porque ha sido durante décadas la empresa de referencia de este país en muchos aspectos, habló en el programa "A buena hora" de Crónicas Radio-COPE Lanzarote. Lo hizo abordando la situación actual de crisis que vive el mundo como consecuencia del coronavirus pero no desde un prisma pesimista; realista sí, pero con la idea de que entre todos se aporten soluciones para solventar la situación que se abordará en el futuro próximo, que no va a ser sencilla. Como no podía ser de otro modo, estando en Lanzarote, habla de turismo, de Manrique y de lo que realmente debe ser una oportunidad de cambio real en la apuesta por la verdadera persona que debe venir a la Isla en el futuro.

conferencia

- Este jueves se celebró una conferencia muy importante en una fantástica localización como es el Hotel La Isla y el Mar, en Puerto del Carmen. Acudió bastante gente a esa charla para escuchar a expertos que conocen muy bien la situación económica actual. Uno de ellos es Dimas Gimeno, que entre otras cosas, ha sido consejero y director general de una de las empresas más potentes de este país, El Corte Inglés, Dimas Gimeno. Buenos días.

- Hola. Buenos días. 

- ¿Qué tal les acogieron en esa charla?

- Pues fantásticamente, como siempre recibe a la gente esta magnífica isla. Creo que tuvimos un tiempo para reflexionar juntos y espero que algunas ideas se quedaran entre los asistentes.

- ¿A Marc Vidal ya le conocía o se han conocido aquí?

- Pues mira, la verdad es que no le conocía. Ha sido también una oportunidad para conocerle. Creo que es un divulgador magnífico y que tiene una visión de las cosas muy interesante, pero sobre todo de todo lo que tiene que ver con la transformación digital y la nueva economía, eso que ahora nos cuesta tanto entender. Creo que ha sido un lujazo poder estar con él. 

- La economía y la situación sanitaria, que van de la mano, están en un momento delicado como consecuencia del coronavirus, pero en un sitio como Canarias por suerte en estos momentos la situación es distinta. ¿Cómo ve usted el presente y el futuro para esta tierra? 

- El presente, y ya lo estaba diciendo usted, no es fácil. Estamos viviendo una situación atípica, absolutamente extraordinaria, en la que lo más importante, como todos sabemos, es la salud y las vidas humanas. Pero también es verdad que detrás de todo esto, lo que está habiendo es una crisis económica que está empezando ahora  y cuyos efectos ya empiezan a asomarse. No soy el que dice que hay que hablar de momentos como la postguerra, pero la situación es complicada. Nos han cambiado de golpe el modelo. Es tan difícil abrir la puerta de cada tienda cada día, para que entren los clientes, los turistas, que tanto tratáis aquí en Canarias. Creo que esta situación nos va a acercar a unas tasas de paro no conocidas hasta ahora, y a una situación respecto al acceso al crédito y a la financiación compleja. Con todo eso, en Lanzarote y en Canarias el turismo es uno de los sectores, por no decir el más afectado. Creo que ahora lo que toca es garantizar la seguridad lo antes posible para que las personas puedan venir y afrontar esto con serenidad, con realismo, pero también pensar en qué cosas podemos plantear para el futuro, puesto que de todas las crisis surgen siempre oportunidades. 

- Ayer leímos una frase suya, que decía que "la resistencia al cambio te lleva al fracaso". Por la noche, curiosamente, estuve viendo una película en Televisión Española en la que un actor Gary Oldman interpretaba de forma magistral a un Churchill que decía algo parecido, que la gente que no cambia de idea y no se adapta no cambia nada. ¿Estamos en ese momento de cambiar?

-Sí, así es. Por cierto, fantástica película. Lo que no podemos hacer es no hacer nada. Si no haces nada, te quedas en casa y esperas a que esto pase. Pero por desgracia esto no es así. Esto no pasa y luego podemos volver a la casilla de salida como si nada. No, no, no va a estar como lo dejamos. Este es un nuevo escenario. Al final, si somos capaces de intuir y leer cómo va a ser ese escenario, será ahí donde surjan las oportunidades. Qué mejor que esta tierra para replantearnos cómo va a ser el turismo y qué condiciones nos vamos a encontrar. Podemos aprovechar también para intentar dar ese salto hacia el turismo del que siempre hablamos de mucha calidad. Yo creo que el maestro Manrique es un ejemplo claro de visionario, que en los años 60 ya explicó y dijo cómo tenía que ser el turismo para una isla como Lanzarote, sostenible, de calidad, apostando por la naturaleza. Creo que éstas son las reflexiones que tenemos que hacer ahora y trabajar para que de cara a ese turismo 3.0, si se puede llamar así, sea esta tierra la que lo lidere. 

- Pero a veces ocurre que la gente con ideas, los empresarios, emprendedores, se tropiezan con la realidad política de este país. Lo digo porque usted sabe que los políticos casi siempre van por un lado y los empresarios suelen ir por otro, ¿no?

-Bueno, al final es verdad que la situación no es fácil. A mi no me gustaría ser político en este momento. Muchas veces uno echa de menos que se pongan a ayudar a quienes vamos a tener que sacar al país del problema, que somos los empresarios que vamos a tener que ser más innovadores que nunca, que vamos a tener que apostar por la transformación digital y ser más ingeniosos que nunca. Y además, a las grandes empresas hay que ayudarlas en su viaje de transformación, que tienen que hacer sí o sí, pues es lo que toca, y también a los emprendedores, pues ahora más que nunca surgen unas oportunidades inmensas de trabajar en la creación de nuevas empresas muy centradas en tecnología e innovación. Yo creo que ahí es donde esperamos todos encontrar a nuestros políticos, del signo que sea, apoyando a los empresarios, ya sean grandes o pequeños, a pasar este tránsito complejo. Pero al mismo tiempo podemos aprovechar la oportunidad y ser nuevos líderes ante esta nueva economía que se plantea. Este país tiene todos los ingredientes para poder abanderarlo. Somos muy trabajadores, hemos demostrado siempre que somos muy creativos, sabemos sacar fuerza de flaqueza en las situaciones más complejas, y sin duda alguna, ésta va a ser de las que nos ponga ante grandes retos. y nos va a poner a prueba. Y ahí es donde nos gustaría a los empresarios encontrar a nuestros políticos, mano a mano en esa tarea. 

-Antes ha hablado del turismo y su vínculo con la reacción empresarial. En sitios como Lanzarote se depende mucho del exterior, de los grandes touroperadores, que son al fin y al cabo los que mueven el turismo. ¿Usted ve alguna oportunidad para que Canarias se pueda independizar de estos vínculos y dependencias con el exterior?

- Bueno, he viajado a la Isla con todas las medidas de seguridad. El evento de este jueves se realizó siendo todos muy cuidadosos. Creo que se tiene que buscar la manera porque, como decíamos antes, no se puede parar. Si nos paramos, a lo mejor no nos morimos por el maldito COVID, pero nos moriremos de hambre. Ahí es donde cada día, cuando nos levantamos, tenemos que pensar qué vamos a hacer hoy. Debemos dar una sensación de seguridad absoluta para que se entienda que este es un destino magnífico para venir. Sabemos que vamos a tardar tiempo en volver a tener el flujo de turistas que había antes, pero bueno, veremos cómo unos países lo hacen mejor y otros peor y cómo se dan las circunstancias para que, desde que como turistas se dé la situación, viajemos a esos destinos. Las Islas Canarias deben ser claramente uno de ellos. Primero porque es un destino único en el mundo, como se ha demostrado en toda su historia, y ahora Canarias debe ser la primera en dar un mensaje de que además, es totalmente seguro. Ahí creo que hay que dar un paso al frente porque nos jugamos mucho. Aparte, al mismo tiempo hay que diversificar. No podemos depender tanto de una única actividad, como el turismo. Creo que hay inmensas oportunidades de colocar esta tierra en una posición privilegiada, creando nuevas plataformas de innovación. El tema impositivo, los puertos francos, ... hay una serie de elementos que son inigualables y que solo se dan aquí. Ahora hay que crear unas circunstancias únicas para que la gente quiera venir aquí, quiera trabajar y que se genere ese emprendimiento tan necesario ahora en todo el mundo. 

-Y luego está también la vuelta al paisaje, a la conservación, a lo que hablaba Manrique, y también al sector primario, pero es una actividad muy abandonada y con gente joven que no confía en su reantabilidad, ¿no le parece?

-Bueno, es que el cambio que estamos viviendo, más allá de la pandemia, que lo que ha sido es un acelerador brutal, y ya estaba pasando antes, es que afecta a todas las industrias. Ahora toca reinventarse, analizar todos los procesos. Muchas veces los procesos o las industrias son ineficientes pero no porque no haya gente que no esté dispuesta a darlo todo, sino porque hay demasiados intermediarios, hay demasiados procesos que sinceramente no aportan valor. Yo creo que es ahora el momento en el que hay que analizar todo esto. Al final lo que importa es poner en contacto al cliente con el vendedor y hacerlo de una manera eficaz. Creo que el mundo digital favorece esas herramientas y esos procesos, y es donde estoy convencido de que si sabemos resetear todas estas industrias y ponerlas a competir en este siglo XXI como Dios manda, seguro que los jóvenes se engancharán. Como bien dices, lo que necesitan es tener un estímulo y algo en lo que merezca la pena trabajar. 

"Lanzarote debe liderar el nuevo modelo 3.0 y generar en la actual crisis nuevas...
Comentarios