jueves. 29.09.2022
Lourdes Bernal solicita a la población el simple gesto de no utilizar bolsas de plástico para evitar su efecto contaminante

Consumo propone una Navidad ecológica

A pesar de la subida del 4,1% de los precios, los lanzaroteños seguirán invirtiendo fuertes sumas en comida y regalos

A pesar de que el precio de la leche es hoy un 30% más caro que el año pasado o que el pan nos cuesta el 14% más, según los datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística, los lanzaroteños se dejarán seducir otras navidades más por las luces y los cantos de sirenas que nos llegan desde los comercios de la Isla para que consumamos.

Si bien es cierto que cada estudio pronostica un gasto diferente por familia para estos días, la cifra de 950 euros es la que más suena. Y eso que seguramente, los que han hecho las estadísticas no se han pasado por los supermercados de Lanzarote y han comprobado lo doloroso que puede resultar superar la caja registradora.

Según Lourdes Bernal, consejera de Comercio y Consumo del Cabildo de Lanzarote, “es verdad que los gastos se disparan en estas fechas aunque resulta difícil decir si la gente se va a gastar 800, 900 euros o si hay muchas personas que no se pueden permitir grandes alegrías en este terreno”. Piensa que “estamos en unas fechas en las que todo el mundo quiere sorprender, quedar bien y no defraudar a nadie con el tema de los regalos así que ya estamos acostumbrados a hacer un sobreesfuerzo, unas veces pudiendo y otras no”.

Precisamente para evitar que los conejeros comentan locuras, la consejería de Consumo trabaja tratando de aconsejar sobre cómo llevar a cabo un consumo responsable y a la medida de nuestras posibilidades. Como dice Bernal, “para recordar que es mejor prevenir que curar y que si nos paramos a pensar las cosas es probable que no hagamos algunas de las que luego nos tengamos que arrepentir”.

Cuidado con el dinero fácil

Una de las primeras cuestiones sobre las que previenen desde esta área del Cabildo es la utilización de los créditos exprés. Comenta la consejera que “es un dinero fácil que puede satisfacernos en un momento dado pero que nos puede dejar endeudados y con graves problemas familiares”. Piensa que “es preferible sorprender con otro tipo de gesto o detalle que a lo mejor no suponen tanto dinero y que también nos hacen quedar muy bien”.

Por otro lado, reconoce que también hay gente que tiene un buen nivel adquisitivo y que por pura satisfacción personal prefieren conseguir este dinero de forma rápida para darse algún capricho y no les importa ir pagándolo poco a poco el resto del año, aunque les suponga tener que adaptarse a unos intereses mucho más altos que los habituales. “Si se es responsable, no pasa nada”, opina.

En cuanto a la frecuencia con que los lanzaroteños puedan recurrir a este tipo de producto financiero, dice la consejera que “cada uno es libre de hacer con su dinero lo que quiera y es una posibilidad que en alguna ocasión nos puede venir muy bien porque queremos hacer un viaje con la familia y compensa privarse de otros caprichos durante el año para ir haciendo frente a los pagos”. Explica que “el problema viene cuando tenemos otras necesidades y las vamos postergando en beneficio del ocio”.

Consumo de bolsas de plástico

Estamos tan acostumbrados a hacer la compra y utilizar bolsas de plástico para llevar los artículos adquiridos que pocas personas se paran a pensar en el efecto contaminante de esta acción. Por eso, desde el departamento de Consumo del Cabildo han querido hacer una llamada de atención al respecto. Dice su consejera que “le estamos dando un especial realce a la Navidad comprometida con el medioambiente de manera que vayamos a los comercios y que no cojamos esas bolsas de plástico a no ser que sea excesivamente necesario”. Para dar ejemplo pone su propia experiencia y asevera que “es algo que trato de hacer cada día y si voy a la farmacia y me llevo algo pequeño, prefiero que me lo envuelvan en papel o si cojo el pan en una bolsa fina, ya no la meto dentro de otra”. Son pequeñas cositas que no cuestan trabajo y que suponen un gran alivio para el ecosistema. Recuerda que “dado el problema que tenemos, es bueno ser conscientes de los materiales que pueden ser dañinos para el planeta”.

“Hay que acordarse de que antes nuestras madres llevaban el pan en la talega de tela y sería sanísimo recuperar esa costumbre para no tener que ver la Isla llena de bolsas de plástico que se han volado con el viento”, comenta. El empleo del clásico carrito de la compra es otra medida que proponen para no tener que forzar la espalda y además ser más solidarios con el medioambiente. “Se trata de una cuestión de concienciación y de ir contagiándonosla los unos a otros”, dice.

En este empeño ecológico, también comenta que aunque el gasto energético de más que podamos hacer en los hogares con las luces o las ornamentaciones del árbol, no se puede decir que sea un atentado contra la naturaleza pero que tampoco está de más dejar todo apagado por las noches, cuando ya nadie va a disfrutar de los motivos navideños.

Alimentación en Lanzarote

Se prevé que gran parte del presupuesto destinado en cada hogar a los extras navideños va a ir a parar al sector de la alimentación. Dado que la cesta de la compra se ha encarecido hasta el 4,1% con respecto al año pasado, la gente no va a poder pedirles demasiados regalos a los Reyes Magos, si quiere mantener la misma calidad en la mesa que en ocasiones anteriores. Comenta Lourdes Bernal que “es verdad que en Lanzarote suben mucho los precios de los productos típicos de Navidad; por eso, siempre recomendamos a la gente que compre el marisco o la carne con suficiente tiempo de antelación”.

En cuanto a los viajes en avión, que en estas fechas también llegan a ponerse por las nubes, dice la consejera que “lo que hay que hacer es cogerlos con antelación y ajustarse a horarios que pueden no ser los más cómodos pero que abaratan mucho el precio”.

Consumo propone una Navidad ecológica
Comentarios