miércoles. 28.09.2022

Por Antonio Guerra León

Cada vez que se acerca el llamado Día de Canaria nuestros gobernantes se sacan de la manga, pero costándonos mucho dinero a los contribuyentes, un nuevo eslogan cada vez más tonto y desafortunado para adobar y celebrar la festividad del 30 de Mayo de cada año. Es amplia la nómina de estas barbaridades político-publicitarias, que ya se hace pesada y hasta ridícula, para recordarnos, una vez más, que ya somos autónomos y, como dice la leyenda de este año, "únicos". ¡Casi nada al aparato!.

A la cabeza pensante, por decir algo, que, seguramente, cobró muy buenas perras por la parida tan chauvinista de este calificativo excluyente, patriotero y poco original de cómo son nuestras islas, sólo le ha faltado poner con un fondo de siete estrellas verdes aquello tan antiguo de "grande y libre", para intentar llevarnos con esos mensajes tan estúpidos y repletos de ombliguismo pueblerino al soñado huerto lleno de ricos manjares, bellas huríes y riquisima miel que es nuestro archipiélago canario, además de el más bonito y bien gobernado de todo el planeta... y parte de la galaxia.

Como diría un cura de los viejos tiempos, ¡queridísimos míos a quién queréis engañar! Todos sabemos que sólo somos únicos en malos resultados sociales, sanitarios, culturales y educativos, sin contar con la retagila de la corrupción de toda clase que nos azota, el nepotismo y la mala administración de nuestros bienes. Y si no, escuchen lo que se dice por ahí: ¿En qué se parece un político al "aloe vera"?, en qué cuando más se le investiga, más "propiedades" le encuentran. El que inventó ese chiste, por otra parte tan de actualidad, si es de verdad una buena cabeza pensante, todo lo contrario del creador del eslogan que nos ocupa, que de creativo tiene lo que nosotros de..., seminarista.

Pero no se apuren ustedes, que todos los males que nos aquejan a todos los canarios desaparecerán como por ensalmo con la inmediata aprobación del nuevo Estatuto, el muy puto, en el Parlamento regional, tal vez ese mismo día final de Mayo, y del cual se comenta que tiene más bendiciones y beneficios que el citado "aloe vera". De paso, los gobernantes aprovecharán ese trámite parlamentario para levantar una nueva cortina de humo para entretener un poco al personal y a los medios de comunicación para que no se ocupen demasiado de la mala administración que soportamos, y es que parece que la antigua táctica de pegar todos los días palos a eso que llaman Madrid, a los pobres negritos que muertos de hambre y sed arriban a nuestras costas, o alegar como papagayos sobre grandes vías transnacionales, gran comercio con África y otras gilipolleces al uso no ha dado mucho resultado.

Que conste que no nos guía ninguna mala vena masoquista al referirnos en estos términos, tal vez algo brutales, a los gobernantes de toda índole que hemos elegido, pero amigos míos, los hechos mandan y son muy reales..., por desgracia muy reales y continuados. Callar sería como participar en esta orgía de descrédito de lo político y caer burdamente en la adulación y la complacencia, cosa que nunca pueden esperar de nosotros y de nuestros escritos.

De todas formas, que se diviertan ustedes -mucho y bien- el Día de Canarias camino de la playa o de la montaña aprovechando las pocas perritas cobradas este fin de mes, y si no hay dinero en caja en ese momento para diversiones prueben suerte con el... "rasca, rasca". Aunque, también, pueden ir al cine y visionar con la boca llena de palomitas la famosa película, "El Código da Vinci", pero les adelantamos para que no haya confusiones que la figura que aparece a la derecha de Jesús en el maravilloso cuadro de Leonardo, no es María Magdalena, ni el apóstol Juan, es..., Dimas Martín.

Canarias... ¿Única?
Comentarios