jueves. 29.09.2022

Existe un movimiento importante de reunificación nacionalista: los herreños, Nueva Canarias, el PNC y la Coalición Canaria no contaminada políticamente por las malas influencias de Clavijo, Oramas, Bermúdez y Alonso, entre otros. Clavijo disfruta, de momento, de su dulce destierro en el Senado, a Bermúdez lo va a contratar un grupo de empresarios y a Alonso también. Queda Oramas, pero supongo que ya se habrá buscado un enchufe (como es habitual) porque la idea es que ella no sea diputada tras las próximas elecciones. En todo caso, las encuestas dicen que CC perderá un escaño. Y se estima que si se produce la unificación nacionalista pueden salir elegidos tres diputados, dos en la provincia tinerfeña y uno en la de Las Palmas. Ya digo que será una Coalición Canaria distinta, que puede que hasta pierda su nombre, aunque esto no lo tengo seguro. En los primeros días de octubre se va a reunir todos, pero los nombrados no han sido ni serán invitados. Se acabó el carbón. El daño que estos cuatro han hecho al proyecto nacionalista es enorme, sobre todo Alonso, Clavijo y Oramas. Ya lo denunciaron primero Paulino Rivero y después Ricardo Melchior, en dos entrevistas que mantuvimos en Los Limoneros. Coalición Canaria, hoy, es una enorme jaula de grillos desanimados, sin liderazgo y sin presencia apreciable en las instituciones, lo cual añade patetismo a su proceso de desintegración. Pues bien, se va a intentar la unidad, con las dificultades que ello entraña y será cosa de días, no de semanas ni de meses, porque hay poco tiempo de aquí a noviembre. No sé, me gustaría que quienes han ejercido de cabuqueros de CC lo paguen con la indiferencia de las personas cabales que pueden sacar adelante un nuevo proyecto nacionalista. Y no una machangada.

Publicado en Diario de Avisos

¿Una nueva Coalición Canaria?
Comentarios