jueves. 29.09.2022

Ha dicho Carod-Rovira, aquel maño metido a catalán, y lo ha dicho en serio en TV3, que todos los niños que agreden a sus padres son hispanohablantes. Ni los niños que hablan gallego, catalán, portugués, euskera, ni los que chapurrean el alemán, se portan mal con sus progenitores. Para mí, que una serie de personajes que aparecen en los medios, día sí, día también, se están volviendo majaretas. Su desdicha procede de su fanatismo. Y lo peor de todo es que no van a conseguir nada; y el tiempo me dará la razón. Tampoco creo a los que afirman que la caída de Adriana Lastra por las escaleras del Congreso viene de la ira de Dios por negociar con Podemos. Yo sostengo que Dios no existe, así que ya saben. Solo falta ahora que Pedro Sánchez renuncie al Falcon por razones medioambientales, influenciado por Greta, de vacaciones en la Lisboa antigua y señorial que cantaba Amalia Rodrigues en un fado inmortal. Puigdemont, en su exilio de Waterloo, dice que el 49% de lo que le mandan los suyos va a parar a sus abogados, pero parece que le mandan mucho. Más dinero se mama Hacienda. Ahora Puigdemont no le paga nada a la Hacienda española; en eso ha salido ganando porque la belga es mucho más barata. Los belgas no tuvieron a un cruel y despiadado Montoro, como el personal de aquí. La Agencia Tributaria hizo desfilar su helicóptero el día de las Fuerzas Armadas, demostrando que la Agencia Tributaria también es una fuerza armada. Somos un país desgraciado y sin seguridad jurídica ante los poderes, que siempre ganan como no seas Xabi Alonso. Mas todo el mundo se ablanda ante catalanes chanchulleros y vascos que empiezan a serlo. Torra corta carreteras con su señora e hijos y desobedece a los jueces. ¿Es la ley igual para todos?

Publicado en Diario de Avisos

Niños malos
Comentarios