jueves. 29.09.2022

El bailarín catalán, el tal Iceta, ha obligado al voluble Sánchez a cambiar el texto del programa electoral. Iceta es también independentista, pero no ha salido del armario secesionista, o al menos eso creo yo. Sánchez se pliega a todo, como si le dicen que saque los restos de Queipo de Llano de La Macarena, donde creo que dormitan. Él manda el helicóptero y ya está, a Mingorrubio. El PSOE, alentado por el incansable Tezanos, se lanza a la aventura del día 10, que puede ser su fulgor, su gloria o su desgracia, porque la horquilla es la horquilla. La horquilla puede ser también la horca. Iceta, el vecino del quinto, le ha dicho a Sánchez que hay que reformar la Constitución, ir al federalismo, para que así Cataluña pueda ser independiente. Lo de Iceta es como lo de Torra, pero más constitucional. Y lo peor será que los españoles van a picar y no vale de nada que yo escriba sobre esto, porque al personal le da igual: el jubileta traiciona a España por su pensión y el elemento barriada va a votar, si va, sin saber quién es quién porque no ha leído un periódico en su vida. Sólo hace lo que le digan Jorge Javier Vázquez, Belén Esteban o Quico Matamoros, que son los padres de la patria. Lo que ha echado a perder a España para siempre no son los políticos, que también, sino Tele 5 y su programación basura, los sectarios de La Sexta, los ambiguos de Antena 3 y el socialismo rancio de lo que queda de la SER y de Prisa, que es más bien poco. Por lo menos, La 1 disimula. El danzón catalán nos ha dado las vísperas y el día 10 noche bailará y bailará, al son de lo que le pongan, moviéndole el rabo a los independentistas. Ay.

Publicado en Diario de Avisos

El bailón catalán
Comentarios