sábado. 01.10.2022

Unos científicos dicen que el coronavirus de Wuhan es menos peligroso que la gripe común, que se lleva por delante cada año a miles de ciudadanos de todo el mundo. Otros opinan que no, que es una peligrosa pandemia. Se incluye en este último caso a la OMS, no digo que ahora sino que otras veces ha sido una organización corrupta al servicio de los laboratorios farmacéuticos. ¿Están en medio de este caos mundial esos laboratorios y algunos estados? Vete tú a saber. Y menos va a saber un cronista de provincias, al que nunca le darán el premio Mariano de Cavia, porque el Mariano de Cavia es para los señoritos periodistas de Madrid. Debería instituirse un premio nacional para los cronistas de provincias, esos cantores de la nada, cuya influencia se sitúa en un radio cortito de espacio. Pero da la casualidad de que nos ha tocado la lotería con un turista italiano con coronavirus que ha sembrado el caos en el sur de Tenerife. A este pobre hombre no lo nombrarán jamás famoso del turismo o esas zarandajas que otorgan los CIT. Este italiano nos ha jodido, muy en contra de su voluntad, claro, porque el alemán de La Gomera quedó aislado desde el primer momento de su estancia. Desde luego, con 14 millones de turistas parece impensable que Canarias no tuviera un solo caso de gripe de Wuhan, si resulta que hasta nos vienen visitantes procedentes de ciudades del foco europeo. A mí, la verdad, cerrar un hotel me parece una barbaridad, pero los criterios de la OMS, hasta que no aparezca una vacuna salvadora de cualquier laboratorio -seguramente chino o norteamericano-, se mantienen inflexibles. El otro día, el profesor Basilio Valladares, uno de nuestros más afamados parasitólogos, me dijo que aquí estábamos en buenas manos sanitarias. Espero que la alarma pase pronto y volvamos a ser nosotros.

Publicado en Diario de Avisos

Controversia
Comentarios