miércoles. 17.08.2022

Yolanda Díaz, la ministra de Trabajo podemita que habla como Canfinflas, dice que se emocionó cuando Santiago Carrillo, paz descanse, le besó la mano, con solo cuatro añitos. Bueno, se habrá emocionado, pero no aprendió nada del viejo zorro comunista, mucho más inteligente que ella. Los miembros del Gobierno socialistoide/comunistoide de Sánchez e Iglesias se han pasado el tiempo buscando muertos de hace ochenta años, los de la guerra civil, pero no han sido capaces de evitar los muertos recientes del coronavirus, aún calientes en sus cajas de pino, y que no pueden ser ni siquiera velados por sus familiares. Manda huevos. Y en el gran teatro de la actualidad están los ministros cantinfleros (incluyo a Sánchez y a Iglesias) que no dicen sino sandeces, mientras la gente se muere. Uno, el segundo, se quiere cepillar al rey, incluso le molesta que el monarca se vista de capitán general -¿qué quiere, que se ponga el traje de recluta?-; y el otro habla, habla y habla cada fin de semana y ya no se le entiende nada de lo que dice. Es difícil, porque parece imposible justificar más de 20.000 muertos por negligencia e imprevisión. Yo, la verdad, preferiría que me gobernara Cantinflas, en vez de estos otros cantinflas de baja estofa que no hacen sino decir sandeces y meter la pata. Lo que va a pasar después del pico nadie lo sabe, cómo se va a cerrar esto nadie lo sabe tampoco, pero en Canarias necesitaremos al menos dos años para recuperarnos económicamente de la monstruosa negligencia de un Gobierno central que no sabe ni dónde está ni lo que quiere. Y eso que hay ministros muy buenos, pero su labor la torpedean constantemente Iglesias y su grey y el pobre Sánchez, rehén del Coletas. Tenemos un futuro muy difícil con estos mentecatos en el poder. Que resucite Cantinflas, por favor.

Publicado en Diario de Avisos

Cantinflas
Comentarios