domingo 28/11/21
Pedro Hernández, portavoz de Isla Alternativa y candidato al Cabildo y al Ayuntamiento de Arrecife en los pasados comicios de mayo

“Las propuestas de Alternativa Ciudadana se han prostituido”

“Los políticos de la Isla no estudian, no leen, tienen poca curiosidad y poca iniciativa por las cosas que se mueven en el mundo y por los grandes retos”

Fotos: Jose Curbelo

El portavoz de Isla Alternativa y candidato al Cabildo y al Ayuntamiento de Arrecife en los pasados comicios de mayo, Pedro Hernández, deja claro en esta entrevista que las propuestas de Alternativa Ciudadana, sobre todo las de carácter ambientalista, chocan con las de Isla Alternativa. Esta situación, entiende, no es propicia a la hora de sentarse a hablar ambas formaciones y reiniciar un camino que rompieron con anterioridad a las elecciones. Aunque no siente rencor por ninguna persona en concreto puesto que “en la vida pública nadie puede defraudar a nadie porque se trata de ideas y propuestas” sí que reconoce en este sentido tener en mente “a alguna gente”. Ambientalista y ecologista hasta la médula y defensor a ultranza de la labor de El Guincho, asegura que dicha ONG proseguirá con su labor de defensa “radical” de la ecología y el territorio.

-¿Qué proyectos llevará a cabo Isla Alternativa pasados ya los comicios?

-Estamos reordenándonos y poniendo en marcha nuestro sistema de comunicación. Terminaremos de estructurar Isla de una forma sensata y en la que se haga una propuesta, un proyecto político que tenga la incidencia social que ahora mismo supone el apoyo que hemos tenido en las elecciones. Reordenación y comunicación en el sentido de que Isla fue un instrumento para participar en las elecciones por la premura y en ese tiempo no teníamos un instrumento de decisión ni teníamos un sistema para poder funcionar ni un sistema de comunicación con los ciudadanos a través de una hoja propia, la página web y nuestra presencia comunicativa desde el punto de vista de los compañeros que se han incorporado a Isla y que van a tener mucha presencia pública.

-¿A qué le atribuye que Isla no haya obtenido ningún tipo de representatividad en las instituciones? ¿Tuvo algo que ver los conflictos previos originados en la anterior formación?

-No. Los resultados electorales son sagrados, los ciudadanos han decidido lo que han decidido y han dado los apoyos que han dado y van a gobernar los que han dado. Eso no se puede cuestionar, hay que acatarlo y respetarlo, no como otros que no acatan y no respetan esos resultados o le echan las culpas a no se quien. Nosotros somos la tercera fuerza en Tinajo, somos la quinta fuerza en San Bartolomé y en Teguise y en Arrecife tenemos más votos que algunos de los concejales que han entrado por el PIL, que han entrado por el PSC o el mismo de Alternativa Ciudadana y al Cabildo tenemos 1.400 votos. Eso es un apoyo sustantivo importante y en aquellos sitios donde no nos presentamos también hay mucho apoyo al Cabildo, en Yaiza, en Haría y en Tías. Nosotros lo que consideramos es que fundamentalmente no tuvimos tiempo para explicar nuestra propuesta política electoral y luego que veníamos de una situación de un conflicto nada entendible por los ciudadanos. No le echamos la culpa a nadie, no tuvimos tiempo y sí queremos decir que el apoyo que hemos tenido es un apoyo de una tremenda dignidad porque fueron ciudadanos que se atrevieron a mostrarnos el apoyo y a dar un paso adelante para abrir un escenario político importante en la Isla.

-¿Y qué pasa con toda esa población que se decantó por su opción y que ahora se encuentra que no está representada? ¿Qué opinión le da la Ley D'Hondt?

-Los topes electorales impiden porque si no fueran los topes electorales y el sistema de la Ley D'Hondt que lo que hace es que beneficia a las opciones más votadas, más el voto en blanco que también les beneficia, tendríamos representación porque los resultados electorales y la voluntad de los ciudadanos es que las instituciones deben ser muy plurales porque esa es la voluntad de los ciudadanos. Deberíamos estar en el Cabildo, en los ayuntamientos de Tinajo donde incluso pasamos la barrera del 5 por ciento, en Teguise, en San Bartolomé, en el Cabildo y en Arrecife... Pero bien, lo que sí pone de manifiesto es que todos esos apoyos tenemos que ponerle voz porque estemos en las instituciones o no esta es la voluntad de esos ciudadanos y existe esa obligación por nuestra parte.

-Haciendo una profunda reflexión de lo que ocurrió en Alternativa Ciudadana y que originó la posterior división en dos partidos políticos ¿qué parte de culpa entiende usted que tuvo en todo este asunto?

-La culpa la tenemos todos pero lo que está claro es que una cosa es que nuestra voluntad política cuando participamos en las elecciones en 2003 era abrir un proceso de participación ciudadana, abrir un proceso plural de distintas sensibilidades y abrir un proceso intergeneracional que fuera representativo de la sociedad de la Isla de Lanzarote y eso se cerró y no es ahora mismo quienes decidimos abrir otro proceso de participación, de pluralidad, nada tiene que ver con ese proceso mortecino en el que se quedaron. Nosotros, desde el punto de vista absolutamente libre creamos esta herramienta para participar en las elecciones y esta herramienta es la que le dimos a conocer a los ciudadanos con el tiempo que tenemos. Todos en los procesos sociopolíticos tenemos que asumir las responsabilidades y estas son no tener más presencia social y política que la que en estos momentos tenemos, esa es nuestra responsabilidad y va a ser nuestro esfuerzo en los próximos cuatro años.

-¿Cuál es la diferencia, a su entender, del mensaje que lanzan a la ciudadanía los dos partidos políticos?

-La diferencia está clarísima. Lanzarote tiene en estos momentos cuatro retos sustantivos. Un reto vinculado con las políticas territoriales y ambientales, no hay plan de ordenación de la Isla. El del 91 tiene toda una serie de pasos que dar que no ha dado, no puede ser que exista un municipio que haya estado sometido al mayor crecimiento y especulación inmobiliaria con un Plan del 73, Yaiza. El Plan de Tías se está adaptando a las Directrices, el Plan de Arrecife por voluntad de los ciudadanos tiene que ser suspendido, el Plan de Teguise tiene una serie de corruptelas vinculadas con Costa Teguise que es espectacular, como lo que tiene que ver con el convenio de Algol y la adaptación del Plan Parcial de Costa Teguise, el Plan de San Bartolomé está en avance... Todo indica que ha habido una hipertrofia territorial y una hipertrofia poblacional que hay que abordar de forma unificada y hay que abordar también de forma unificada la protección del patrimonio agrícola de Lanzarote vinculado a Teguise norte, Haría y Tinajo y hay que abordar de forma separada la costa sur de Yaiza. El otro reto es el ambiental, que tiene que ver con la gestión de los residuos, gestión del transporte público, el reto de la energía y el reto de la gestión del agua. Nadie está asumiendo esto. Dentro del reto ambiental están los problemas territoriales elementales. En esta Isla hay que facilitar a los ciudadanos que puedan utilizar la costa y no convertirnos en delincuentes a los que no se les permite acampar... El tercer reto es el de los problemas relacionados con las actividades productivas, ninguna sociedad del mundo puede tener tan abandonadas y despreciadas las actividades agrícolas ganaderas como se tienen en Lanzarote. El cuarto reto abarca las actividades sociales, todo lo que son las infraestructuras sanitarias deben ponerse sobre la mesa. No puede pasar ni un día más sin que se amplíe el Hospital Insular. El quinto gran eje es el de la gestión pública, no debe haber gestión corrupta de los dineros públicos. Todo esto nos diferencia de Alternativa Ciudadana, como también nos diferencia que haya que rescatar la gestión del transporte público, la gestión de los residuos y de las residencias de la Tercera Edad.

-¿Podría materializarse alguna vez un acercamiento entre ambas formaciones?

-Los acercamientos tienen que ser entre todas las fuerzas políticas. Una de las cosas que nosotros decíamos en la campaña electoral es que hay que sacar las políticas partidarias de las instituciones, que el tiempo de la política es el tiempo de las elecciones y posterior, el tiempo de la política debe ser en los escenarios fuera de las instituciones y las instituciones solo deben estar para gestionar aquello que se ha discutido y que se ha propuesto y en ese escenario nos vamos a tener que encontrar todos, sean los de Alternativa, los del PNL, PSC o PIL, toda la gente que quiera propuesta de gestión para la Isla allí nos vamos a encontrar y si eso incluso facilita encuentros ideológicos y políticos bienvenido sean.

-La pregunta gira única y exclusivamente en torno a Alternativa, que se supone el denominador común, el origen, unos comienzos en común...

-Todo eso se ha prostituido. Por ejemplo, las propuestas de carácter fundamentalmente ambiental y ecologista en Alternativa están absolutamente prostituidas porque es que incluso en términos personales no entienden, no es gente que venga del mundo ambientalista y ecologista, no tienen ni idea. Para que Isla se sentase a hablar de cualquier cosa con Alternativa siempre se tendría que hacer públicamente como siempre hemos dicho y si es con los medios de comunicación presentes mejor. Y si es para hablar de asuntos sectoriales que traigan sus propuestas y nosotros ponemos nuestras propuestas y si estamos de acuerdo en activarla se activarán. Ahora, no obstante, no hay condiciones porque los entendimientos no son de carácter personal. Aunque tiene que haber calor humano para cualquier ámbito de la vida, desde calor humano para relaciones personales hasta calor humano para relaciones sectoriales.

-¿En qué se fundamentaron para quedarse a su lado los que permanecieron fieles a usted de Alternativa Ciudadana?

-Ahí había un grupo importante de ciudadanos que participaba en Alternativa que no estaba dispuestos a permitir la infamia que se estaba haciendo cuando en mayo de 2006 pretendían callarme con el tema de Algol. Intentaron impedir que fuera a Madrid en 2003 para el tema de las plataformas de Repsol o intentaron impedir que yo hiciera la forma de protesta que yo hacía con Zapatero o las tasas de Inalsa.

-¿Quién le ha defraudado más en Alternativa Ciudadana? ¿Y en general en política?

-En la vida publica una cosa son defraudes personales, que no tienen sentido, no voy a decir nadie, aunque sí que tengo en mente alguna gente, y en la vida pública nadie puede defraudar a nadie porque la vida pública son ideas y propuestas y lo importante es que esas ideas y esas propuestas se hagan públicas para que cada ciudadano y cada uno de los que participamos en la vida pública sepamos qué piensa cada cual acerca de las cosas.

-¿Qué papel jugará, a su juicio, Alternativa Ciudadana en Arrecife?

-No lo sé. Los ciudadanos los han puesto en el sitio que han considerado y que creo que es el sitio adecuado.

-¿Existe un verdadero proyecto para la Isla por parte de los políticos de turno?

-No hay. Mi experiencia en estos cuatro años es que no hay un proyecto de isla, desde el punto de vista de la ordenación del territorio, no hay un proyecto ambiental, no existe proyecto para gestionar los residuos, el transporte, no hay proyecto para la necesidad de desarrollar un plan intenso de introducción social porque esta es una sociedad muy diversa y que se han sumado muchos actores ciudadanos de diversas procedencias. Hay una serie de acciones fragmentadas que algunas van en buena dirección y otras no van a ningún lado. Mi etapa en el Cabildo me ha permitido conocer en detalle la intensidad del disparate de la vida pública, la intensidad de la gestión y el despilfarro del dinero público, la intensidad del disparate en que se gastan el dinero en algunos ámbitos como los Centros Turísticos e Inalsa, la intensidad del reconocimiento sin ningún tipo de rubor de dinero público. (...) Me genera además mucha pena como los actores públicos no están a la altura mental, ni tienen conocimiento ni quieren estarlo. (...) No estudian, no leen, tienen poca curiosidad, poca iniciativa por las cosas que se mueven en el mundo y por los grandes retos que tenemos.

-¿Qué opinión le merece el pacto PSC-PIL formalizado hoy (por ayer)?

-En primer lugar un respeto porque es lo que han decidido los ciudadanos y en segundo lugar es que si pretenden repetir el escenario que abrieron en 1993 porque son las patas que han venido gobernando Lanzarote hasta el año 2003 y todos ellos han estado involucrados en el período 2003-2007 están tremendamente equivocados porque los ciudadanos y nosotros vamos a estar vigilantes.

-Hábleme de su papel en El Guincho y del papel de la asociación en la Isla

-Soy miembro de la Junta directiva porque es consustancial conmigo formar parte de la vida pública, política, ambientalista y ecologista de la Isla en su versión más radical y más consecuente con nuestro modo de entender y tiene un papel. Yo creo que en este último año se ha desarrollado la actividad desde el punto de vista del análisis más importante que se ha desarrollado en los últimos 20 años. Desde el punto de vista del análisis se ha participado con alegaciones a los planes generales más agresivos que ha habido, alegaciones al Plan General de Tías, de las que nos sentimos profundamente orgullosos porque hacen un balance de lo que es un modelo de desarrollo turístico del PSC en Tías. Se hicieron unas alegaciones tremendas en dos ocasiones al Plan General de Teguise y al Plan Parcial de Costa Teguise, con toda la corruptela que había en torno a Algol. Estuvo trabajando duramente cuando Unelco pretendía ser un emisario en Las Caletas, se trabajó intensamente para parar el circuito de rallies en un lugar de alto valor ambiental como luego se demostró a través de los informes de Meco y desde el punto de vista territorial también. Y desde ese ámbito se va a seguir trabajando con las dificultades que tiene el trabajo de voluntariado. Es la única ONG ambiental que sobrevive.

-Defina en tres palabras su trayectoria política

-La acción, la reflexión y no someterme sino a la voluntad ciudadana.

“Las propuestas de Alternativa Ciudadana se han prostituido”
Comentarios