viernes 24/9/21
Rosa Mary Callero, consejera de Hacienda del Cabildo de Lanzarote

“Hemos sido lo más flexibles que ha sido posible con los requisitos de las ayudas COVID con la Ley en la mano”

“Denunciando un posible agravio comparativo con otras islas no solucionamos nada. No creo que el que los niveles sanitarios en Lanzarote no sean tan flexibles repercuta tampoco negativamente en la población isleña. Aquí la pandemia está más controlada que en el resto de islas y se está trabajando muy bien”
Callero

-“Posiblemente podamos contar con los Presupuestos de 2022 en diciembre. Va a ser complicado, pero lo vamos a intentar. Tenemos que dotar de crédito todas las partidas que son necesarias en Servicios Sociales, Empleo y para que el Cabildo funcione, pero también para poder llegar a la mayor cantidad de gente que lo está pasando mal”

- “Lo más probable es que las ayudas comiencen a entregarse en septiembre. Colectivos como la Cámara de Comercio, el Colegio de Abogados, el de Economistas y otros muchos han estado ahí y me quito el sombrero porque han demostrado que van a remar para  salir de esta situación cómo sea”

La consejera de Hacienda del Cabildo de Lanzarote, Rosa Mary Callero, asegura en la entrevista mantenida en el programa ‘A Buena Hora’ de Crónicas Radio-COPE Lanzarote que el Gobierno insular que preside la socialista María Dolores Corujo ha sido lo más flexible que ha podido a la hora de establecer los requisitos necesarios para que autónomos y micropymes de Lanzarote y La Graciosa, siempre con los mínimos que marca la Ley, puedan acogerse a las ayudas económicas por la COVID-19. Reconoce el retraso en la concesión de dichas ayudas pero alaba el esfuerzo de los técnicos y trabajadores de su departamento y destaca que de 6 millones de euros previstos inicialmente, el Cabildo haya duplicado el montante total, con lo que serán 12 millones los que la Corporación brinde para este fin. Callero prefiere no prometer objetivos ni dar fechas que no sabe realmente si se podrán cumplir, pero adelanta que en Hacienda trabajan para intentar tener preparados en diciembre próximo los nuevos Presupuestos del Cabildo. Respecto a la subida del nivel 1 al 2 de alerta sanitaria para Lanzarote y La Graciosa desde este pasado jueves, la consejera de Hacienda no atisba agravio comparativo alguno y asegura que la labor que se viene desarrollando en la Isla para contener la pandemia “está siendo muy bueno”.

- Siempre parece desde fuera que el trabajo del departamento de Hacienda de una institución como el Cabildo no luce como otros, pero es obvio que es el eje central de ésta y de cualquier administración.

-Pues sí, echando una mano, como todos. Todos estamos contribuyendo para que las cosas salgan, pero a su debido tiempo porque los procedimientos llevan tiempo. La ley nos dice que tenemos que dar una serie de paso y, aunque entiendo que la gente pueda preguntarse por qué se está tardando tanto con las ayudas COVID, hay que dar los pasos adecuados. Está trabajando todo el equipo de gobierno y, por supuesto, los trabajadores del Cabildo. Estoy gratamente sorprendida porque ahora mismo me he dado cuenta de que cuento con unos trabajadores incasables en mi Área. Están ahí cada vez que hacen falta, se puede tirar de ellos cuando sea necesario e incluso vienen fuera de horario si tienen que venir para que salgan las cosas adelante.

-Una de las trabas para liberar el dinero de las ayudas por la COVID era llevar a pleno la liberación del dinero de los remanentes de Tesorería. Finalmente, el Cabildo va a dar esas ayudas, ¿no?

- Exactamente, sí, es que no es tan fácil. No cogemos los remanentes y los quitamos o los ponemos. No es así. Todo tiene un proceso. Para poder liberar esos remanentes, primero hay que liquidar el presupuesto de 2020, y no solamente se liquidan las cuentas del Cabildo como Institución en sí misma, sino que hay que liquidar también las cuentas de todos los entes dependientes para terminar con un Presupuesto consolidado. Todo eso lleva muchísimo trabajo y, como todos saben, cada vez que se aprueba algo hay que publicarlo, cuando se publica hay que esperar los plazos que marca la Ley para poder continuar con el procedimiento. Y no solo eso, luego hay que montar también los expedientes, algo que no es fácil. De verdad, las ayudas no han salido antes porque no ha podido ser, y no porque no se haya querido porque se ha trabajado de forma incansable.

-Y finalmente no será de 6 sino de 12 millones de euros el montante de esas ayudas.

-Sí.  Finalmente se ha suplementado y se ha incluido el doble de lo que inicialmente se había previsto. El Área de Comercio ha hecho un estudio de las previsiones que tiene sobre la cantidad de ayudas que se van a pedir y del número de solicitudes y le ha pedido a Hacienda que modificara la cantidad inicial solicitada, que era de 6 millones, y que la elevara hasta los 12 millones de euros. Todo eso hay que montarlo, el expediente hay que modificarlo y conlleva un trabajo extra, aunque no mucho más tiempo por ese lado. De verdad que yo creo que merece la pena esperar una semanita más o 5 días más y así poder liberar también esa cantidad, y no tener que empezar a montar luego un expediente nuevo, lo que podría retrasarnos otros 20 ó 30 días.

-Dentro de esta convocatoria de estas ayudas, luego está la letra pequeña a la hora de poner las condiciones para poder recibir esas ayudas. Luego hay empresas y autónomos que se quedan fuera y no entienden ciertas cosas pero, ¿se ha sido en el Cabildo más flexible que en el Gobierno de Canarias o el Estado a la hora de poner esos requisitos para ser beneficiario de estas ayudas?

- Sí, se ha sido lo más flexible posible con la Ley en la mano. Hay determinados requisitos que no se pueden obviar ni saltar porque la norma nos dice que tiene que ser así y que se deben cumplir una serie de requisitos sí o sí para quienes opten a ayudas de la Administración pública. Pero sí se ha flexibilizado, por ejemplo, el alto volumen de documentación que se suele pedir se ha reducido al máximo posible, a lo mínimo indispensable pero, vuelvo a repetir, estando siempre dentro de la legalidad. También se han acortado un poco los plazos para, de alguna manera, acortar un poco los plazos y que así, cuando las ayudas se vayan a dar, el tiempo extra que se ha empleado -porque no se ha podido desbloquear antes el dinero- lo ganemos dando las ayudas con un poquito más de celeridad.

- Ustedes desde el Cabildo han depositado su confianza en la Cámara de Comercio, que es la que está tramitando con nuevo personal las ayudas. Nos han trasladado que posiblemente las ayudas se puedan empezar a entregar a partir de septiembre, ¿verdad?

-Posiblemente. La verdad es que la Cámara está trabajando muy bien. Yo estuve en una o dos reuniones con la Cámara y con mi compañera Carmen Guadalupe [consejera de Comercio del Cabildo] y es muy fácil trabajar con ellos. Todos los interlocutores sociales en la isla de Lanzarote, el Colegio de Abogados, el de los Economistas, ... han estado ahí y me quito el sombrero porque en esta Isla han demostrado que son colectivos que siempre van a estar colaborando, remando adelante, porque hay que salir de esta situación cómo sea.

-La última vez que hablamos en esta emisora nos comentó que desde Hacienda iban a intentar tener preparados los Presupuestos de 2022 en septiembre de este año. ¿Va a ser complicado o se podrá finalmente?

-Pues posiblemente sí. Va a ser complicado, pero lo vamos a intentar. Con lo que hemos tardado incluso en desbloquear estos remanentes para, en definitiva, dotar de crédito todas las partidas que son necesarias para que, no solamente el Cabildo funcione, sino que también lleguemos a la mayor cantidad de gente que lo está pasando mal, … es bueno que siempre se pueda contar con el apoyo de la Institución, pero creo que va a ser bastante complicado poder decir ahora que sí, que vamos a poder cerrarlo todo y que vamos a poder contar con los Presupuestos en diciembre de este año. No me gusta adelantarme, a veces me equivoco aunque crea que sí se podrá y trabajemos para ello. No digo que sea imposible, es probable, pero la verdad es que no lo podemos garantizar., de verdad que no.

-Además, en los últimos tiempos y por la pandemia h a habido un nivel de improvisación lógico, por ejemplo, con Servicios Sociales, donde han tenido ustedes que ir aumentando las partidas constantemente.

-Sí, la verdad es que sí, pero bueno, hay que hacerlo; no queda otra. El ciudadano de Lanzarote, no solamente los empresarios de la Isla, lo están pasando mal. Yo creo que tanto Servicios Sociales como Empleo, que están coordinando esfuerzos para sacar planes de empleo para reflotar un poco la economía, son áreas que tienen que ser ayudadas. Es que tenemos que dotar sus partidas económicamente, en la medida de lo posible, para que esto siga caminando.

- Permítame que le pregunte por el tema del día, los niveles de alerta sanitaria no ya como política sino más bien como vecina de Lanzarote. ¿Usted no cree que hay un poco de agravio comparativo entre nuestra isla y otros territorios como Tenerife? Ahora el Consejo de Gobierno de Canarias ha pasado a Tenerife a nivel 4, pero en esa isla se han flexibilizado los criterios de dicho nivel, comparado con el momento en que Lanzarote estuvo en esa fase.

- Pues yo, la verdad, es que no suelo comparar lo que se hace en un sitio y lo que se hace en otro porque creo que eso no conduce absolutamente a nada. ¿Un agravio comparativo? Bueno, ¿y qué? Pero con eso tampoco creo que solucionemos absolutamente nada. Creo que los niveles en la isla de Lanzarote, el que no sean tan flexibles, no creo que repercutan tampoco finalmente tan negativamente en la población isleña. Aquí la pandemia está más controlada que en el resto de islas y que se está trabajando muy bien. A mí, como ciudadana, ya no como política, no me gustaría que mis allegados sufrieran de más. Yo creo que en la isla de Lanzarote se está gestionando muy bien todo lo relacionado con la pandemia, y no sé, le pregunto a usted: ¿nos va tan mal? ¿Tan mal está la Isla?

- Bueno, a nosotros no nos afecta personal ni laboralmente, pero entendemos que hay que ser solidarios con los otros sectores o negocios que sí se ven afectados por estas medidas.

-Por supuesto que sí, pero siendo flexibles con esos negocios. Se puede permitir la apertura, por supuesto que sí, pero bueno, cuando se abre, dentro de lo que es el propio local, hay que mantener la distancia de seguridad, tener puestas las mascarillas y solo quitarlas para comer o beber; siempre vigilando que el propio negocio no se vea también afectado por ningún tipo de brote pues, si no, lo único que conseguimos luego con eso es que el negocio tenga que cerrar puesto que los profesionales que trabajan en el negocio se van a enfermar. Yo creo que hay que tener equilibrio en todo, en todo, … Es mi opinión personal.

- Sí, sí, por supuesto. Le preguntábamos porque muchas personas de Lanzarote aseguran que tienen la sensación de que en determinadas ocasiones el Gobierno de Canaria no nos concede un trato igualitario en muchos sentidos.

- Bueno, creo que muchas veces mucha gente puede pensar que nos tratan peor por no ser una isla capitalina, pero luego una se para, estás dentro trabajando y te detienes para pensar si hay o no agravio comparativo. Yo no me he parado a pensar si hay agravio o no lo hay, porque me gusta cómo se está gestionando esta pandemia en la isla de Lanzarote. Creo que se está haciendo bien y que los profesionales de la Sanidad, las Policías locales, las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, los ayuntamientos, el propio Cabildo, los directores generales, los directores insulares, … creo que están trabajando bastante bien y que Lanzarote no está tan mal. Creo que se está gestionando bien y por eso no me paro a comparar. No creo que sea bueno comparar. ¿Qué se saca con eso? ¿Quejarnos? Sí, pero debemos poner remedios, construir y, dentro de los límites que quiera que se impongan, debemos trabajar con eso para que, de forma equilibrada, tanto el profesional como el empresario y quien tenga que abrir, pueda abrir, trabaje bien, reciba a sus clientes y tenga sus ingresos. Pero tanto el cliente que va a esos comercios, que va a esos restaurantes, esté protegido, igual que el propio empresario que presta el servicio y también sus trabajadores.

“Hemos sido lo más flexibles que ha sido posible con los requisitos de las ayudas COVID...
Comentarios