lunes. 22.04.2024

Juan Machín cumple este lunes 105 años. Lo va a hacer por culpa de la pandemia del coronavirus de forma discreta en su casa de Arrecife junto a su inseparable hija María. Mejor compañía no puede tener para un día tan especial. Sin embargo, que nadie piense que a una persona alegre al que le gusta la fiesta más que a nadie no se le agasaja a lo grande cuando cuenta a sus espaldas con un siglo y un lustro. Su familia le preparó una pequeña sorpresa este domingo, día no festivo en Lanzarote en el que aprovecharon para cantarle el cumpleaños feliz y gastarle todo tipo de bromas, que es una de las razones por las que se ha mantenido vivo y lúcido durante tanto tiempo alguien que llegó a decir estos días que prefería que le pusieran la vacuna contra el bicho a alguien que la necesitara más que él, que sólo abandonará este mundo cuando llegue a un acuerdo con Dios y entre ambos entiendan que es el momento. 

IMG-20210502-WA0022

El comentarista radiofónico más viejo del país, probablemente el más viejo del mundo, no ha podido celebrar este cumpleaños por segunda vez en los estudios de Crónicas Radio-COPE Lanzarote, lugar en el que cada viernes y durante muchos años se ha ganado el cariño de la gente con su increíble sentido del humor, con su inteligencia y con la dura ironía que emplea cuando analiza las circunstancias políticas que rodean cada momento. El dichoso coronavirus lo ha impedido y por culpa de la pandemia se ha cortado una más que brillante trayectoria radiofónica que le ha llevado a ser uno de los personajes más populares y queridos en la Isla.

Este lunes, día de la Cruz, estará en su casa de la calle Jacinto Benavente de la capital lanzaroteña, junto a la santa que le cuida y que le mantiene firme como un roble y sano como una manzana recién cogida del árbol. Además de María, sus nietos, bisnietos y tataranietos y el resto de la enorme familia que ha construido a lo largo de una vida intensa y llena de felicidad, que es la que reflejaba en el rostro en un día especial como fue el de este domingo.

img-20200503-wa0029

El año anterior, el primero en el que se vio obligado a estar encerrado en casa por la pandemia, recibió la felicitación más ruidosa de su vida; voluntarios de Emerlan, de Protección Civil y de Cruz Roja se presentaron en la calle del populoso barrio de Altavista con sus coches y ambulancias e hicieron sonar las sirenas a toda pastilla. Un momento inolvidable para alguien que desde luego no es casualidad que haya llegado a semejante edad con esa energía y con la cabeza en su sitio, casi siempre custodiada por su particular sombrero.

A toda su familia y a sus amigos les habría gustado poder celebrar otro tipo de fiesta, pero las circunstancias no lo han permitido. Sin embargo, manteniendo las restricciones que determina la situación, también recibirá a lo largo del día algunas visitas importantes.

Juan Machín cumple 105 años rodeado del cariño de su familia
Comentarios