miércoles 26/1/22

AGENCIAS

El Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) acordó este miércoles abrir expediente por la posible comisión de una falta grave al juez de Murcia Fernando Ferrín Calamita, quien denegó la custodia de dos niñas a su madre por su supuesta homosexualidad, lo que, según indicó el magistrado en un auto, les perjudica.

Así lo acordó la Comisión Disciplinaria del CGPJ, por unanimidad y tal y como proponía el Servicio de Inspección, según informó a los periodistas el portavoz de este órgano, Enrique López.

A Ferrín el Tribunal Superior de Justicia de Murcia (TSJM) le abrió otro expediente tras denunciar un matrimonio de lesbianas que este retrasaba la adopción de la hija de una por parte de la otra cónyuge y al respecto López anunció que la Comisión Disciplinaria ha acordado abrir una información previa por tal denuncia.

El juez, titular del Juzgado de Primera Instancia número 9 de Murcia, actualmente está de baja médica.

En concreto se le ha incoado expediente por la posible comisión de una falta disciplinaria grave recogida en el artículo 418-6 de la Ley Orgánica del Poder Judicial (LOPJ).

Dicho artículo establece que es falta grave "la utilización en las resoluciones judiciales de expresiones innecesarias o improcedentes, extravagantes o manifiestamente ofensivas o irrespetuosas desde el punto de vista del razonamiento jurídico".

"En este caso, el CGPJ sólo procederá previo testimonio deducido o comunicación remitida por el tribunal superior respecto de quien dictó resolución, y que conozca de la misma en vía de recurso", añade.

Ser homosexual, similar a ser prostituta, pederasta o toxicómano, según el juez

El pasado 20 de junio entró en la Inspección un escrito de la mujer afectada en el que se quejaba de las expresiones que vierte el el juez en un auto del pasado 6 de junio, en el que se le retira la custodia de sus hijas.

La mujer presentó demanda de divorcio con solicitud de medidas provisionales, a lo que Ferrín contestó en un auto, en el que equipara la condición de toxicómano, pederasta, prostituta y pertenencia a una secta satánica con la homosexualidad.

En dicho auto explica que considera que una supuesta relación homosexual perjudica a los hijos y concluye que "la madre tendrá que elegir entre sus hijas o la nueva pareja".

Para la Inspección "con esas expresiones que ha incluido en el auto se está quebrantando la confianza social en los Tribunales que resulta inexcusable en una sociedad democrática para cumplir adecuadamente su cometido constitucional".

Según explicó López, ahora se inicia un tramite ordinario de expediente, en el cual se le piden informes al juez y se nombra a un instructor y "practicadas las diligencias se propondrá la sanción que se estime pertinente si es que se entiende que hay lugar a la responsabilidad administrativa sancionadora".

Fuentes del Consejo indicaron que también podría barajarse la posibilidad de abrir al magistrado un expediente por incapacidad.

López aclaró que el CGPJ "no puede entrar en el estudio concreto del criterio de atribución de la guardia y custodia al padre o a la madre", ya que esto "es un tema de criterio jurisdiccional que ha de ser tratado en el ámbito jurisdiccional".

También explicó que si en su momento se decidiera abrirle al juez otro expediente por el caso de la adopción "se resolverían de forma conjunta".

Además, hizo hincapié en que se ha dado respuesta a este caso "de la forma que la Ley determina" y "mayor eficacia, mayor efectividad y mayor premura no cabe".

La LOPJ establece que las faltas graves sólo pueden sancionarse con multa de 300 euros a 3.005 euros.

El juez que negó la custodia de sus hijas a una madre lesbiana, expedientado
Comentarios