sábado. 01.10.2022
Las Rapaduras es actualmente la zona que congrega más bares de alterne, que no necesitan ningún permiso especial para desarrollar esta actividad

Lanzarote, una isla tranquila para ejercer la prostitución

Según la concejal de Servicios Sociales del Ayuntamiento de Arrecife no se suelen producir problemas entre los vecinos y las mujeres que hacen la calle

Esta misma semana la policía ha desarticulado a una banda que estaba explotando sexualmente a un grupo de mujeres brasileñas, obligándolas a ejercer la prostitución en Las Palmas de Gran Canaria. También se ha dado a conocer la instalación de cámaras en la calle Montera, uno de los puntos con más locales de alterne de la capital.

Sin embargo, en pocas ocasiones se ha oído hablar de problemas relacionados con la prostitución en Lanzarote. Sería de ilusos pensar que en la Isla no se ejerce la llamada profesión más antigua del mundo, así que habrá que pensar que se lleva a cabo de forma tranquila y poco notoria.

Emilia Perdomo, concejal de Servicios Sociales del Ayuntamiento capital, dice que “Arrecife no es como las grandes ciudades que en una misma calle puede haber cincuenta personas prostituyéndose ya que aquí sólo tenemos una zona muy concreta y localizada donde hay dos o tres personas nada más”. Explica que “de momento no es un tema que está dando problemas o por lo menos, no está dando trabajo a los Servicios Sociales”.

Dice la edil que “todo el mundo sabe que me estoy refiriendo a Las Rapaduras, que es donde más clubes de alterne hay”. Aún así, quiere especificar que “hay que diferenciar lo que se hace en los sitios cerrados, donde cada uno hace lo que quiere y la prostitución que se lleva a cabo en la calle”. Asegura que “yo estoy totalmente en contra de esta actividad y más cuando no es voluntaria sino a través de estos indeseables que utilizan a las mujeres para enriquecerse”.

En cuanto a la situación de la capital, “no podemos compararnos a otras ciudades en las que se ejerce la prostitución en la calle y hay problemas con los vecinos o han tenido que poner cámaras de seguridad”.

También piensa que “este asunto merece un debate amplio y serio para llegar a saber por qué realmente las personas venden su cuerpo para sacar dinero, si es por una adicción o porque quieren tener una vida con más recursos económicos”. Opina que “las personas son libres para vender su cuerpo pero lo que hay que hacer es perseguir los chulos”.

Las prostitutas abaratan el precio de la vivienda en su zona

Perdomo quiere llamar la atención sobre una iniciativa que se llevó a cabo en Colombia, donde pusieron muñecas en la calle simulando que estaban ejerciendo la prostitución para bajar el precio de las viviendas de la zona.

No recuerda la concejal ninguna protesta vecinal relacionada con la prostitución en lo que lleva en su cargo municipal. Es más, comenta que “en otros municipios tampoco se ha oído nunca que haya habido problemas en este sentido”.

En cuanto a la implantación de cámaras de vigilancia cree que “es un parche porque el problema necesita un debate mucho más profundo”. Además, “he oído que en algunos lugares se graba a las prostitutas con sus clientes y luego se emite por televisión para que esos hombres se avergüencen delante de sus familias”. Entiende, no obstante, que “esto supone un delito contra la intimidad de las personas”.

Controles policiales

Perdomo no tiene constancia de la frecuencia con la que la policía de Lanzarote realiza controles para averiguar si existen casos de trata de blancas. “Nosotros sólo actuamos cuando o bien la policía o el juez se dirige a nuestro departamento para contarnos que existe un problema para que actuemos dentro de nuestras competencias”, explica. Sin embargo, matiza que “en las denuncias que me llegan diariamente no he visto ninguna que tenga relación con la prostitución”. También deja claro que en el tiempo que lleva al frente de la concejalía, ninguna mujer se ha acercado a su oficina para pedir la ayuda necesaria para salir de ese sórdido mundo.

Teniendo en cuenta que anuncios de contactos se pueden encontrar en cualquier periódico, llama la atención que nunca haya habido un escándalo fuerte aunque echando la vista atrás recuerda Perdomo que “hace años hubo unas extranjeras y sí que se produjeron algunas denuncias pero se fueron y se acabó el problema y también recuerdo el caso de una casa en la que tenían retenidas a algunas mujeres pero la policía actuó pronto y se solucionó”.

Sin permiso especiales

Comenta la responsable del área de Servicios Sociales del Consistorio capitalino que los locales en los que se ejerce la prostitución no necesitan unos permisos de apertura diferentes al resto de los bares. Explica que “los dueños de estos establecimientos vienen al Ayuntamiento a pedir el permiso para abrir un bar y lo que no van a hacer es decirte que va a ser un local de alterne”. Asegura que “el Ayuntamiento lo único que tiene que exigir es que se cumplan todas las normas necesarias para abrir un bar y otra cosa es lo que se vaya a hacer dentro de él”. Otra cuestión, comenta, es que “se produjera algún escándalo o disturbio que es cuando el Consistorio tendría que proceder al cierre del establecimiento”.

Lanzarote, una isla tranquila para ejercer la prostitución
Comentarios