sábado. 13.04.2024

Parte de los desperfectos que causó el artefacto en el chalé del empresario.

La bomba que la banda terrorista ETA hizo estallar durante la madrugada de este jueves en el domicilio de Amorebieta del empresario Juan Manuel Arana, presidente de Astilleros Murueta, es de escasa potencia, por lo que no ha habido que lamentar daños personales, aunque sí materiales.

El artefacto explotó sobre la una de la madrugada en el exterior del chalet del empresario vasco en la calle Betarragane de la localidad vizcaína de Amorebieta.

El explosivo, que estalló sin aviso previo, estaba colocado junto al muro exterior de la finca y causó daños en el cercado y en una caseta de aperos, pero no se desalojó a ningún vecino de la zona.

Juan Manuel Arana es presidente de Astilleros Murueta, la empresa más importante del municipio vizcaíno del mismo nombre, y ya había recibido amenazas por parte de la banda terrorista.

El Ayuntamiento de la localidad vizcaína de Amorebieta celebró a las 8.30 horas de este jueves un pleno extraordinario en el que condena el atentado.

En un comunicado aprobado por la totalidad de los corporativos, el Consistorio muestra "su más profundo rechazo ante este acto execrable contra un hijo de este pueblo, un empresario que se ha dedicado a trabajar y a crear riqueza para este país".

Asimismo, muestra su solidaridad hacia el industrial, hacia su familia "y hacia todos los empresarios y emprendedores vascos" para "animarles a seguir trabajando".

El Ayuntamiento de Amorebieta apela, "una vez más", pese a ser consciente de que "tendrá poca efectividad, a la gente que practica esta violencia, que, si tiene reivindicaciones políticas que hacer, las haga por las vías pacíficas y democráticas". "Queremos paz, que nos dejen en paz", subraya.

Antes de la celebración de este pleno extraordinario, los concejales del PNV, EB y PP fueron, junto al alcalde, el jeltzale David Latxaga, a visitar al empresario para trasladarle todo su apoyo y solidaridad, según confirmaron fuentes municipales.

ETA hace estallar una bomba en la casa de un empresario vizcaíno
Comentarios