lunes. 22.07.2024

La organización política Nueva Canarias-Bloque Canarista (NC-BC) en Lanzarote y La Graciosa ha querido tender este viernes en nota de prensa la mano al consejero de Ordenación del Territorio y Política Territorial del Cabildo Insular de Lanzarote, Jesús Machín, por sus recientes declaraciones en un medio de comunicación donde apuntaba a la necesidad de parar el crecimiento de camas turísticas en la isla a sabiendas de que el Plan Insular de Ordenación de Lanzarote (PIOL) de 1991 aún capacita para seguir creciendo en planta hotelera.

Para Yoné Caraballo, Presidente Insular de NC-BC, “las declaraciones del consejero son valientes y razonables con la realidad que está padeciendo la isla, con problemas graves de crecimiento demográfico derivado del sistema turístico, con un incontrolado número de visitantes y con un consumo del territorio insostenible”.  

Así, desde NC-BC apelan a la coherencia entre lo que se dice y lo que se hace, puesto que “Lanzarote necesita frenar el descontrol desarrollista derivado de una nula política territorial y de planificación que ha puesto a la isla en una situación de tensión en servicios públicos como la sanidad y la educación, en infraestructuras hídricas y eléctricas, con problemas en la movilidad terrestre, en el tratamiento de residuos, o en el acceso a la vivienda”. 

Ante el pesimismo del consejero que negaba que existan herramientas para impedir a los promotores turísticos el derecho a seguir construyendo camas, desde NC-BC consideran que, si hay una verdadera voluntad política por parte del actual grupo de gobierno insular, se podría limitar, de forma temporal, las licencias.

“El mecanismo es la suspensión temporal de las licencias mientras se redacta un nuevo plan insular. Así lo recoge la normativa al respecto y así lo hizo el Gobierno de Canarias con las leyes de directrices del año 2002 donde se suspendió el planeamiento y, por tanto, las licencias mientras se redactaba una nueva ordenación”, señala Caraballo, que ve “justificado este mecanismo hasta que tengamos un documento de planificación insular consensuado y que dé respuesta a la realidad que vive Lanzarote”.

A la falacia que el presidente del Cabildo de Lanzarote, Oswaldo Betancort, se empeña en divulgar con la frase “ni un turista más ni un turista menos”, Caraballo opina que, primero, “no se cumple, puesto que desde que Betancort asumió la presidencia se ha dado luz verde a varios proyectos hoteleros”, y segundo, “que cuando se planificó la ordenación territorial insular en 1991 se proyectó para varias décadas. Las previsiones se han superado, con lo cual ese documento queda obsoleto y si lo llevamos a su máxima expresión tendremos serios problemas de gestión social y territorial”.

Por otro lado, desde NC-BC instan al presidente insular a “aprovechar la recién convocada Conferencia de presidentes de Cabildos Insulares para abordar el reto demográfico, a que lleve la verdadera realidad de Lanzarote y no los intereses de unos pocos”.

“Nuestra consejera en el Cabildo Daisy Villalba preguntará en el próximo pleno qué posición y medidas llevará el presidente a esta conferencia”, apunta Caraballo.

Con todo, NC-BC invita al consejero de política territorial a trabajar en la contención del crecimiento y a buscar el consenso de los grupos políticos y de la sociedad civil lanzaroteña en todo lo referente a mejorar la planificación de la isla.

“Mano tendida de nuestra organización para buscar soluciones y mirar al futuro. Nos tendrá de su lado si las palabras van aparejadas de los hechos”, sentencia Yoné Caraballo.

Nueva Canarias tiende la mano al consejero de Ordenación Territorial en su voluntad de...
Comentarios