sábado. 01.10.2022

Juan Artiles animó a disfrutar de unas fiestas en las “que la política económica no destruya la social”

El pregonero pidió a los isleños que “no caigan ante la globalización” y centró sus palabras en la necesidad de ser una “tierra de acogida”

Fotos: Dory Hernández

Juan Sebastián Artiles, natural de Agüimes en Gran Canaria, accedió a pregonar las fiestas de Mancha Blanca el pasado año, pero sus ocupaciones labores y su apretada agenda impidieron que llegara a tiempo. Por fin en esta ocasión Artiles, vicario general de la Diócesis de Canarias, ha podido hacer realidad esa petición lanzada desde el Ayuntamiento de Tinajo, en especial desde el área de Festejos.

En un lenguaje cercano y sin tediosos datos históricos el sacerdote encargado de inaugurar oficialmente las fiestas hizo un recorrido por las figuras de la virgen en las distintas islas. La virgen de Candelaria, Nuestra Señora de Las Nieves o la virgen del Pino centraron buena parte de su alocución. Pero pronto sus palabras, hasta el momento basados en la figura de María, como madre de Cristo y protectora de los primeros pobladores de Canarias, dieron paso a un discurso más realista.

La problemática de la inmigración, la globalización y el desarrollo excesivo registrado en la Isla protagonizaron el grueso de su mensaje. El pregonero no dudó en hacer un llamamiento a todos los conejeros y pidió que Lanzarote “sea capaz de ser una excepción”. Que sea una isla comprometida con sus tradiciones, con su entorno, con sus singularidades, con sus habitantes...en definitiva “una isla que no se deje arrastrar por el mercado de la globalización”. “Esta isla no tiene porque vender a precios ridículos la honradez de sus gentes, la acogida de su carácter, la belleza de sus paisajes”, advirtió el pregonero, dejando clara su preocupación por el actual ritmo de crecimiento y desasosiego que experimenta la sociedad actual.

Artiles solicitó mayor compromiso no sólo en el ámbito del cristianismo sino también en el desarrollo de la política o de las actividades cotidianas. “Lanzarote sé una excepción siendo fiel a tu Atlántico, mano generosa den dádivas de supervivencia. No permitas que el fenómeno globular te robe tus fieles costas por intereses ocultos y lejanos (....)”, aseveró.

Para concluir Artiles lanzó un mensaje directo y claro a los lanzaroteños, autoridades incluidas, solicitando una vez más que la isla no perdiera el norte. “Lanzarote deber ser una excepción y conseguir que la Canarias política y económica no destruya nunca la Canarias social”.

Una extensa trayectoria

Nacido en Agüimes, Juan Artiles decidió desde muy joven consagrar su vida al cristianismo. Ingresó en el Seminario conciliar de Vegueta en 1946 y fue ordenado sacerdote en 1958. Un año más tarde trabaja como cura en la Parroquia de San Juan Bautista, también en su isla natal. Posteriormente cursa estudios universitarios y consigue una licenciatura en Derecho Canónico por la Universidad de Comillas-Madrid. Vicario general de la Diócesis de Canarias, Chantre de la Iglesia Catedral de Canarias en 1970, Vicario Judicial y Juez Delegado para las Causas de Beatificación y Canonización. Es también licenciado en Derecho Civil desde 1990. En estos años ha ejercido también como pregonero de las fiestas del Pino, en Teror.

Ha publicado 25 semblanzas de sacerdotes canarios y numerosos artículos de carácter histórico. Toda una trayectoria que le han hecho ganarse la admiración de los vecinos de Tinajo.

Juan Artiles animó a disfrutar de unas fiestas en las “que la política económica no...
Comentarios