jueves. 25.04.2024

Cómo salvar a Muface, Isfas y Mugeju

 

LA SITUACIÓN ES CONOCIDA,

ASÍ QUE… VAYAMOS AL GRANO.

 

  1. Guste o no, es preciso aumentar un 50% nuestra cotización mensual a MUFACE, ISFAS y MUGEJU.

 

  1. Guste o no, es preciso suprimir la actual exención de cotizar a los funcionarios jubilados. Como usuarios y beneficiarios de los actuales conciertos, deben, debemos, contribuir igual que el personal activo.

 

  1. El motivo de esas dos modificaciones es evitar que las principales compañías que nos atienden (ADESLAS, ASISA y DKV, a los que el actual concierto les supuso en 2022 pérdidas de 170 millones de euros) se desvinculen, es decir, no firmen la renovación de sus conciertos, lo que implicaría, de facto, la disolución de MUFACE-ISFAS-MUGEJU y, por tanto, nuestra integración en el Régimen General de la Seguridad Social.

 

  1. Tenemos, desde hace casi 40 años, el privilegio de una cartera de servicios que incluye, entre otras, estas ventajas:

 

  1. La posibilidad de, en la práctica, ser atendidos de inmediato y sin cita por cualquier médico de familia que esté incluido en el amplísimo cuadro médico de nuestra provincia y, si es preciso, de cualquier otra provincia de España.

 

  1. La posibilidad de pedir cita directamente a, prácticamente, cualquier médico especialista, sin necesidad de largas esperas ni de pasar previamente por el médico de familia.

 

  1. Las pruebas diagnósticas, y en su caso las intervenciones quirúrgicas, se nos realizan con mucha mayor agilidad que a los conciudadanos que son atendidos por la Seguridad Social.

 

  1. No es aceptable reclamar la continuación de nuestros privilegios mediante la asunción exclusiva por el erario público de los desfases que el tiempo ha ido generando en nuestras mutualidades por, entre otras razones, el descenso de mutualistas activos y el aumento de los pasivos. A quienes pretendan que todo nos lo resuelva Papá-Estado, les recuerdo, retocada, una estrofa del cuplé “La chica del diecisiete”:

 

PUES YO LES DIGO

AL VERLOS EN ESE PLAN:

QUE “EL QUE QUIERA COGER PECES

QUE SE ACUERDE DEL REFRÁN”.

  1. Partiendo de las anteriores premisas, y sólo partiendo de ellas, es decir, de corresponsabilizarnos y rascarnos el bolsillo para reflotar nuestras mutualidades, es razonable pedir paralelamente el aumento de la aportación estatal para viabilizar un sustancial incremento de las ruinosas primas que vienen percibiendo las antedichas aseguradoras. Sólo así se asegurará la continuidad de sus servicios cuando, en 2024, haya que negociar el convenio para el período 2025-2027.

 

  1. El aumento de las aportaciones estatales a MUFACE, ISFAS y MUGEJU se justifica, entre otras razones, en que la desaparición a efectos prácticos de estas mutualidades conllevaría la incorporación de golpe, de ¡ DOS MILLONES DE MUTUALISTAS, Y DE SUS FAMILIAS ! a la Seguridad Social, con todos los perjuicios que ello conllevaría para la atención sanitaria de las clases populares… y para nosotros mismos.

 

  1. Comprendo que, a los sindicalistas, como ocurre con los políticos, no les guste hablar claro sino halagar los oídos de los trabajadores, sean funcionarios o no. Pero los españoles estamos hartos de demagogias. En el próximo futuro habrá que hablar, y tratar, a los ciudadanos como adultos. Sólo así se tendrá credibilidad.

 

  1. Nuestro país, España, tendrá, por su inmensa deuda pública, que imponer, a partir de 2024, recortes duros. Duros… pero que deben ser equilibrados para que los compartamos entre todos sin que nadie escurra el bulto.

 

  1. A esos imprescindibles recortes y congelaciones me referiré detalladamente en un próximo artículo. Baste hoy dejar sentada mi convicción de que como servidores públicos (que somos o hemos sido) debemos dar ejemplo pidiendo menos y cooperando más.

Cómo salvar a Muface, Isfas y Mugeju
Comentarios