miércoles. 01.02.2023

El Rancho de Pascua de Teguise ha dado este sábado el pistoletazo de salida para el trabajo que van a tener que realizar en esta Navidad de 2022.

Como suelen hacer, antes de empezar con los ensayos los componentes del Rancho se concentran y pasan juntos unos días de convivencia. Fue lo que hicieron este fin de semana, en un encuentro al que acudió un notable grupo de componentes que realizaron una ruta por la zona emblemática de La Geria, terminando de la mejor forma posible en el restaurante Las Cadenas de Tinajo del amigo Juan.

Una de las reuniones preparatorias del trabajo que van a realizar
Una de las reuniones preparatorias del trabajo que van a realizar.

Para ellos, desde ya, da comienzo la fase previa de la Navidad, una Navidad que será muy especial después de los dos años de restricciones por culpa del coronavirus. Aunque no lo han desvelado a este diario, creen que darán que hablar con la cantidad de novedades que se plantean para las próximas fechas y que la gente disfrutará por la ilusión y las ganas que están poniendo desde ya.

El historiador Francisco Hernández, que estuvo en la celebración junto al resto de componentes, ya dejó escrita la historia del Rancho, que forma parte de la propia historia de Lanzarote.

“En 1417, la Orden de San Francisco, funda en Famara un pequeño oratorio. Unos años después, La Gran Aldea (Villa de Teguise), se convierte en el centro religioso, militar y político de la isla. Los franciscanos traen a Teguise sus fiestas y costumbres que reciben el influjo de los ritos y tradiciones de los aborígenes, mezclados más tarde con las costumbres peninsulares, portuguesas y morunas. De este modo la más antigua parroquia de Canarias, Teguise (1455), incorpora la Navidad a sus fiestas.

Son los peninsulares los que traen los (Ranchos de finimos, que adquieren cierta importancia sobre todo a partir de 1580 cuando se funda el convento de Santa María de Miraflores por la orden franciscana. Los Ranchos de Ánimas recorrían los pueblos pidiendo de puerta en puerta, para recaudar fondos para los más pobres y para ofrecer misas por las ánimas del purgatorio. En su música se apreciaba una clara influencia oriental. Salían en el mes de noviembre y continuaban hasta el mes de febrero. A partir de Santa Lucía el 13 de diciembre, los Ranchos de Ánimas cantaban a la Navidad, continuando sus actuaciones hasta la fiesta de la Candelaria, el 2 de febrero. (Del 16 al 24 de diciembre tenían lugar en Teguise, las misas de luz, en las que también participaba el Rancho.

La Cofradía de Ánimos estaba en el Convento de San Francisco de Teguise, el Rancho era la principal fuente de ingreso de esta cofradía. Los cofrades tenían las actividades propias del culto a la muerte (misas, entierros, limosnas para pobres). El culto a las ánimas potenciado afínales del siglo XV, tiene un especial significado en Teguise y los pueblos cercanos. La creencia en el más allá, el temor a los muertos, el miedo al infierno, hicieron que en la zona del jable y al este de Teguise, surgiera un ambiente de superstición, donde los actos de hechicería y brujería, motivó la intervención de la inquisición.

En 1729, se funda en el Convento de San Francisco la Cofradía de Nuestra Señora del Carmen, este hecho va a significar el inicio de la decadencia de la Cofradía de Ánimas.

En 1758, figuraba como Ranchero Mayor Juan Calleros de Sosa, que también tenía el cargo de «Procurador de Pobres». La desamortización supone para la Cofradía de Ánimas un duro golpe, pues las rentas que obtenía de sus terrenos y cortijos, desaparecieron al ser subastados por el Gobierno. En 1840 el maestro don Juan Alberto Spínola, figuraba entre los miembros del Rancho y en 1879 era su limosnero don Juan Cabrera Silva, de este último tomaría el relevo don Juan Crisóstomo García. En 1904 el Obispado de Canarias dio a conocer la orden de Pío X, por la que se prohibía en las iglesias los instrumentos como platillos, tambor y otros”.

El Rancho de Pascua de Teguise inicia los preparativos para la Navidad
Comentarios