jueves. 30.05.2024

La Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Las Palmas ha decretado este jueves a través de un auto la libertad sin fianza de Raúl Díaz, acusado por la muerte violenta de su mujer, Romina Celeste Núñez, en Costa Teguise en las navidades de 2018. Lo hace, según explica el Gabinete de Comunicación del Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC), tras haberse cumplido el tiempo máximo que permite la ley para el mantenimiento en prisión provisional, que son dos años más otros dos de prórroga.

En el auto se establece que el acusado debe comparecer todos los lunes en sede judicial, debe designar domicilio en España y está obligado a notificar cuantos cambios de domicilio verifique. Igualmente, se le prohíbe salir del territorio nacional, se le retira el pasaporte y se prohíbe la expedición de uno nuevo.

Imagen de la Guardia Civil con el detenido en uno de los vehículos.
Imagen de la Guardia Civil con el detenido en uno de los vehículos.

Respecto al juicio que tiene pendiente, se señalará una vez que el TSJC resuelva el recurso presentado por su defensa contra el auto de cuestiones previas del proceso ante el jurado, que precisamente este jueves ha entrado en la Sala de lo Penal del TSJC. A partir de este momento, la prisión de Tahíche, donde está ingresado en estos momentos, puede acordar en cualquier momento la puesta en libertad del acusado, sin que el Alto Tribunal haya podido precisar el momento exacto en el que se va a producir la excarcelación, que no es materia en manos de la autoridad judicial.

Antes de que se produjera esta decisión judicial ya se había generado un enorme revuelo entorno a un asunto que por su crudeza ocupó y ocupa portadas de diarios y de informativos de radio y televisión de todo el país. Raúl Díaz está acusado de matar, descuartizar, quemar y después arrojar los restos de la que era su esposa al mar en la zona de Los Ancones de Costa Teguise. Por eso la defensa de Romina Celeste Núñez se movilizó recientemente para tratar de impedir lo que ahora es una realidad, la puesta en libertad del único sospechoso y acusado de los hechos, todo porque sabían que el día 16 de enero se cumplía el plazo legal para su puesta en libertad. Como suele suceder con todos los casos de este país, la justicia no ha sido diligente y en cuatro años no ha tenido tiempo de montar un juicio con jurado que a día de hoy, como advierte el TSJC en su comunicación, sigue sin fecha.

Para todos aquellos que están detrás de la plataforma que se ha creado hay un evidente riesgo de fuga del acusado, por muchas medidas que se tomen como las que se han anunciado, y creen que podría producirse una terrible injusticia si finalmente Díaz no acaba pagando por el atroz crimen que podría haber cometido.

Investigación de la Guardia Civil

La Benemérita vigiló de cerca a Raúl Díaz desde diciembre de 2018 a enero de 2019, al ser su principal y único sospechoso este ingeniero madrileño entonces de 42 años de edad del atroz crimen que investigaban. Entre las principales pruebas que tienen en su contra y que en su momento se hicieron públicas, tal y como describió entonces este diario, está el relato que realizó por teléfono a un familiar, al que confesó que había descuartizado el cuerpo de su pareja y que lo había esparcido por la costa de la isla de Lanzarote, después de intentar sin éxito quemar el cadáver de la que hasta entonces era su esposa.

La Guardia Civil comenzó ya el pasado 15 de enero de 2019 cuando ya tenía todo concretado la inspección técnica-ocular del domicilio –precintado desde el 10 de enero- de la persona detenida por la desaparición de Romina Celeste, así como de su despacho u oficina laboral y un vehículo de alquiler posiblemente utilizado por el detenido para deshacerse de los restos de la desaparecida.

La investigación fue dirigida por el equipo de Personas y Homicidios de la Unidad Orgánica de la Policía Judicial de la Comandancia de Las Palmas, que fue apoyada en los registros por el ECIO (Equipo Central de Inspección Ocular de Criminalística) y por un perro especializado en la búsqueda y localización de restos cadavéricos del Servicio Criminológico de la Guardia Civil.

Por otro lado, también diferentes agentes de la UHEL (Unidad de Helicópteros), Servicio Marítimo Provincial y Grupo de Especialistas de Actividades Subacuáticas (GEAS) realizaron la búsqueda de posibles restos en el litoral de la isla de Lanzarote, búsquedas que en aquel momento fueron infructuosas.

La Audiencia Provincial ordena la puesta en libertad de la persona acusada de matar y...
Comentarios