lunes. 08.08.2022

Antonio Guerra León

Se dice de algunas personas, y muchas veces trasladada la frase a otras entidades como partidos políticos, asociaciones y hasta empresas y negocios qué, “tiene cara de difunto”, “está en las últimas” o “para el arrastre”. Todo este corolorario de dichos populares vienen a cuento por el conocido presagio de muchos medios de comunicación de que Coalición Canaria palmará de muerte natural, o sea, por falta de apoyo electoral después del recuento de votos de las próximas elecciones del nueve de Marzo, donde según ellos y son muchos. (Nosotros no nos apuntamos a la cofradía de los videntes o adivinadores al uso en esta cuestión, pues ya somos mayorcitos y estamos hartos de ver de todo en anteriores comicios, donde los partigasos sufridos por los encuestadores han sido de campeonato). Cuestión que por otra parte ha llevado a muchos de esos augures a caer en el mayor de los ridículos en el día de la verdad, pero sarna con gusto no pica, pues a ellos les importa un pito y... parte del otro pasar por la vida como unos desalmados mientras entren unos buenos euros en sus hondas buchacas, abonadas por los paganinis de turno sin ningún decoro para engañar al personal.

Aunque lo peor de la cuestión para nosotros es que hemos notado que esos presagios que dan por muerta y sepultada a Coalición Canaria ha llegado hasta sus propias huestes. Siendo norma en reuniones y grupitos que sus componentes asuman desde este mismo momento esos malos vaticinios con total naturalidad, dando como hecha la fatal noticia de su desaparición, si es que se produce en su momento.

También ayuda a sustentar estas opiniones la floja campaña electoral de Coalición Canaria con vista a las inminentes elecciones, donde solo la voz y el ánimo de Ana Oramas en Tenerife parece mantener viva la llama de la esperanza, en cambio en Gran Canaria, creemos, que lo peor ha sido la ignorancia por la población del candidato Señor Bañolas, alcalde de Santa María de Guía, hombre no dudamos de buena voluntad, pero según diversas opiniones bastante cortito en cuestiones de política nacional, y de Doña Victoria Casas, solo conocida sobre todo por su familia en San Brígida a la hora del almuerzo.

Y para poner un broche, no precisamente de oro, a todo este panorama de desencanto y de gravedad absoluta para la supervivencia de la formación política que ha gobernado, más bien mal, durante tantos años el archipiélago canario y tal vez para asestarle el fatal estoconazo en las agujas que la lleve al desolladero, y perdonen la alegoría torera tan denostada por muchos canarios, un personaje siempre de viaje por las diversas comunidades políticas de estas islas que un buen día, y para seguir con los símiles taurinos, fue sacado a hombros por sus forofos junto con Manuel Hermoso del Parlamento Canario, y nos referimos al ínclito Don Dimas Martín, el cual ha anunciado bastante enfadado ¡Jesús que carácter! que se manda a mudar para otros lugar donde le dejen mandar a su antojo pues está hasta los... mismísimos del PIL de su entrañas y de las nuevas alianzas con los coalicioneros, y no sabemos que cosas más de lealtad con el PSOE ¡que considerado el muchacho! y es qué -España y yo somos así, Señora, decía un personaje de Eduardo Marquina-

Aquí y por ahora vamos a dejar la cuestión, aunque creemos con sinceridad que nuestra tierra necesita de un verdadero Partido Nacionalista que aglutine a todas las islas para defender nuestros especiales intereses, pero también para ser honestos, hay que reconocer que por ahora no se vislumbra en el horizonte político canario tan brumoso y apoltronado nada de ese tono que nos ilusione y seduzca, por desgracia para todos. Hasta Pronto.

¡Primero muerto que cadáver!
Comentarios