miércoles 26/1/22
Luis Campos, coordinador territorial de Nueva Canarias, habla sobre el caso Ginory y sobre el órgano que presidirá su compañero Armando Santana

“No tengo mucha confianza en las comisiones de investigación porque la validez jurídica suele ser prácticamente nula”

Luis Campos, coordinador territorial de Nueva Canarias.
Luis Campos, coordinador territorial de Nueva Canarias.

“El intento de poner el SIVE en el Mirador de Guinate es un ejemplo claro de no escuchar y de no hacer partícipe a Canarias en la toma de decisiones”

“Es importante que se cree una comisión y que se llegue a todas las cuestiones dando primacía a los datos reales, no a las opiniones o a las sospechas interesadas”

“Es comprensible que se critique cuando ha pasado un año de la ruptura del pacto, no al mes”

El coordinador territorial de Nueva Canarias (NC), Luis Campos, dice que conoce perfectamente la ruptura del pacto entre el PSOE y PP (Partido Popular) en el Ayuntamiento de Arrecife y ha criticado que los socialistas se hayan lanzado a una crítica feroz a la actividad realizada en el Consistorio apenas un mes después de que les echaran porque lo normal es que los ciudadanos les recriminen que no hicieran estas quejas cuando estaban dentro del grupo de gobierno o que se salieran voluntariamente de él si no estaban conformes. En el programa “A Buena Hora” de Crónicas Radio – Cadena Cope de este lunes aseguró que aunque es importante que se investiguen asuntos conflictivos como el solar de Ginory pero no cree que las comisiones de investigación resulten del todo prácticas ya que la validez jurídica de sus conclusiones no suele ser efectiva. Por último, exigió más presencia de las instituciones canarias en la toma de decisiones relacionadas con la crisis migratorio y adelantó que el Pacto de las Flores se mantendrá hasta el final de la legislatura ya que el maremágnum de problemas externos al que se han visto sometidos ha servido para cohesionarles más si cabe.

- ¿Cómo ha empezado el año?

- Bien pero preocupados por el aumento de contagios de covid cuando parecía que por fin empezábamos a ver un horizonte. Vienen nubes negras y toca redoblas el esfuerzo en el plano sanitario. Yo confío en que el año 2022 pueda ser un año positivo y con esa actitud tenemos que empezar.

- Afortunadamente, la vacuna ha funcionado bien…

- Sí y a pesar de unos pocos que siguen lanzando mensajes preocupantes, podemos salvar vidas. Con estos datos, si no tuviéramos las vacunas, la incidencia de hospitalización e incluso fallecimientos sería muchísimo mayor. Ahora no es para estar contentos pero se ha demostrado que la vacuna está siendo eficaz. Yo ya he recibido la tercera dosis y hay que pensar que ahora mismo hay una saturación bestial en la atención primaria y además, los profesionales sanitarios se están volcando tanto en atender el covid que no pueden estar al cien por cien para atender otras patologías que también pueden provocar otras enfermedades. Por tanto, esto es un ejercicio de solidaridad no solo individual sino colectiva.

- En Arrecife se rompió el pacto entre el PP y el PSOE y ahora parece como si jamás hubieran gobernado juntos. ¿Le parece normal?

- Son las cosas que uno no entiende porque que pasado un año empiece a haber una crítica importante sobre determinados temas es comprensible pero no cuando apenas ha pasado un mes. Cuando comienzan las denuncias así, uno se pregunta por qué no las hicieron cuando estaban dentro o por qué no diste el paso y te saliste antes y tuviste que esperar a que te echaran. Mira que uno está en el ámbito de la política pero son cosas que no termino de entender así que me imagino a quienes lo ven desde fuera. Este tipo de mensajes es poco edificante y cuando uno comparte una trayectoria de cogobernanza, tiene que ser responsable de las medidas que allí se toman y si no es así, lo que se tiene que hacer en su momento es dar un paso al lado y denunciar lo que sucedía. Se piensa que la ciudadanía es capaz de tragarse todo y eso es un problema porque uno tiene que ser responsable de sus decisiones. Lo que no es razonable es ese distanciamiento de las políticas que se llevaron a cabo en una institución en la que estuviste gobernando hasta hace dos días.

- Además, con acusaciones muy graves en el caso del solar de Ginory. Se ha creado incluso una comisión de investigación para determinar qué ha ocurrido presidida por su compañero Armando Santana. ¿Qué sabe usted de esto?

- Conozco el tema y creo que es importante. La transparencia tiene que ser uno de los elementos esenciales en política porque es lo que provoca que los ciudadanos tengan confianza en las instituciones y en las decisiones que se toman. Yo no tengo mucha confianza en las comisiones de investigación que se forman en las instituciones porque rara vez se toman decisiones importantes ya que en muchas ocasiones la validez jurídica es prácticamente nula. A partir de ahí, no deja de ser importante que si hay dudas sobre temas importantes para un municipio, que se cree una comisión y que se llegue a todas las cuestiones dando primacía a los datos reales no a las opiniones o a las sospechas interesadas. A partir de ahí, con los resultados que salgan, se pueden tomar distintos caminos y exigencias de responsabilidades políticas e incluso se puede llegar a la denuncia a fiscalía. Hay que empezar a trabajar y dejar trabajar para ver cómo evoluciona esa comisión de investigación.

- Han hecho una reclamación sobre la política canaria de inmigración porque se está improvisando mucho. Llegan inmigrantes cada día; se han muerto más de 4.000 personas y parece que no pasa nada…

- Estamos ante un tema profundamente complejo y lo digo porque cuando escuchas a algunos líderes de otras fuerzas políticas da la sensación de que ellos tienen la varita mágica para solucionar un problema que es global y además, más importante incluso, hay que darse cuenta de que es un problema que siempre existió desde que el ser humano está en la tierra y hay que entender que los movimientos migratorios siempre van a seguir existiendo. Canarias está en una ruta importante. En algunos momentos fuimos emigrantes y ahora estamos en medio de una de las rutas que reciben más inmigrantes. Hay que entender la complejidad de este fenómeno y a partir de ahí, Canarias tiene que decidir una política propia en materia migratoria y esto pasa en primer lugar por tener posición en todos los temas relacionados con este tema. Eso no significa que descarguemos la responsabilidad en quien realmente tiene las competencias en materia migratoria que son la Unión Europea y el Estado español y en la medida en que tú tienes claras tus posiciones y tienes una política amplia, puedes exigir a los responsables que vayan por el camino que tú intentas trazar en tu territorio y en ese sentido debemos dar un paso adelante para que se desarrolle una política distinta de la que se ha llevado a cabo en los últimos años y que hemos calificado como una política miserable, con establecimiento de cárceles de aquellos territorios que son frontera, pretendiendo que quienes vienen aquí y no llegan para quedarse, no puedan salir y además, intentando contratar las fronteras de terceros países para que frenen los flujos migratorios; en muchas ocasiones, países que no cumplen en absoluto con los derechos humanos con sus propios habitantes así que imagínense con los inmigrantes que allí llegan. El Gobierno de España ha trabajado desde una improvisación absoluta desde el inicio de esta crisis. Es cierto que en los últimos meses algo ha mejorado; se empiezan a hacer derivaciones al resto del territorio español de manera importante y aunque no estamos conformes aun porque hay mucha opacidad en esas derivaciones, exigimos al Gobierno de España un liderazgo importante también en la derivación de los menores extranjeros hacia el resto de territorios, en un ejercicio de solidaridad compartida y de cooperación entre las distintas administraciones. Si no fuera así, desde NC hemos planteado la posibilidad de cambiar la ley de tal forma que se obligue a las comunidades a compartir el proceso de acogida de estos menores como a cualquier otro menor que haya podido nacer en su territorio. Otra cuestión fundamental es cumplir con el Estatuto de Autonomía porque es una ley orgánica que obliga a todas las partes y el artículo 144.3 establece que Canarias tendrá que participar en todas las decisiones, en todos los ámbitos y en todas las reuniones donde el Estado trate el tema migratorio que pudiera afectar a Canarias y esto, hasta ahora, no está sucediendo. Eso significa estar en las reuniones ministeriales que aborden esta cuestión y que en los viajes del Estado a terceros países, llámese Mauritania, Senegal o el que fuera, debe haber una delegación canaria que participe y que tenga voz. Eso nos permitirá ir configurando una política propia, que ya tuvimos a principios del año 2000, en la anterior crisis migratoria, que fue cuando se puso en marcha el Foro Canario de Inmigración y otras numerosas medidas. Desgraciadamente, por dejación de unos y otros cuando gobernaban unos en el ámbito estatal y otros en Canarias, se fueron desmantelando todas estas instituciones y creo que es el momento de recuperarlas. Ya el Foro Canario se ha empezado a poner en marcha pero hay que recuperarlas con fuerza y empezar a decidir esa política propia para exigir a los demás pero también para autoexigirnos a nosotros mismos.

- Además, pasan cosas insólitas como lo del Mirador de Guinate, no está instalado el SIVE, no hay control sobre la frontera; cosas que dependen directamente de Madrid…

- Efectivamente. A veces dependemos del Ministerio del Interior, otras veces de Exteriores, de Migraciones, de Defensa… Ha habido una descoordinación absoluta y lo último ha sido el intento de poner el SIVE en el Mirador de Guinate, lo que me parece un ejemplo claro de no escuchar y de no hacer partícipe a Canarias en la toma de decisiones. Es un absoluto despropósito ubicar una instalación de ese tipo en uno de los recursos más importantes que tiene Lanzarote. Habría que intentar buscar una alternativa y si no hubiera ninguna consensuada con todos, se pone donde haya que colocarlo. Al final, vuelve a estar en medio de la polémica una herramienta cuya puesta en marcha se ha exigido desde hace muchísimo tiempo, se ha demorado durante mucho tiempo y a día de hoy seguimos sin tener resultados. No olvidemos que permitiría salvar muchas vidas y que no tengan que ser los propios vecinos, como sucedió en Órzola, quienes tengan que saltar al mar para salvar la vida de estas personas.

- ¿Va a seguir el pacto regional estable este 2022?

- Sí, sin ninguna duda. Lo teníamos claro desde el principio y a estas alturas muchísimo más. Este va a ser un pacto que finalizará su mandato sin ningún problema. Todos los inconvenientes absolutamente extraordinarios que hemos tenido que padecer desde el inicio de la legislatura nos han cohesionado como gobierno. Hemos entendido que era fundamental la unidad y la prioridad de lo esencial para que el ciudadano percibiera que tenía un Gobierno centrado en buscar soluciones en el momento más crítico de su historia. Eso no significa que siempre se acierte o que pueda haber diferencias, máxime cuando son cuatro partidos los que gobiernan. Este va a ser un Gobierno que llegue hasta el final intentando cumplir una doble hoja de ruta, la primera, ir sorteando estos problemas enormes, sobre todo el derivado del covid, pero podríamos añadir el volcán de La Palma y todo lo que hemos hablado en numerosas ocasiones. En segundo lugar, a pesar de estas cuestiones extraordinarias que hay que atender, no podemos olvidar el programa que establecimos cuando firmamos el Pacto de las Flores y dar un empujón a muchas de esas leyes como la Renta de la Ciudadanía, la Ley de Cambio Climático, la Ley de Biodiversidad o la de Economía Social. Esperamos que una parte importante de esos compromisos puedan ser una realidad.

“No tengo mucha confianza en las comisiones de investigación porque la validez jurídica...
Comentarios