lunes 18/10/21
José Luis Aparicio, gerente del Hospital Doctor José Molina Orosa

“El agotamiento de los sanitarios es ahora la amenaza más importante”

aparicio trujillo
El gerente del Hospital Doctor José Molina Orosa, José Luis Aparicio, junto al consejero de Sanidad, Blas Trujillo, en su última visita al centro.

“A los que no cumplen las normas les ofrecería un tour virtual por la UVI para que vieran lo que hay”

"Si las vacunas llegaran a un ritmo superior podríamos llegar al objetivo que nos habíamos planteado de tener al 60% de la población vacunada en julio”

El gerente del Hospital Doctor José Molina Orosa, José Luis Aparicio, sigue insistiendo en que aunque la situación es grave, está controlada. En el programa “A Buena Hora” de Crónicas Radio – Cadena Cope de este lunes aseguró que su principal preocupación a día de hoy es el agotamiento del personal sanitario. Explica que están duplicando turnos y que el cansancio empieza a ser evidente. Piensa que sería raro que se agotaran los recursos materiales pero aun así, apela a la solidaridad de la población para no incrementar la presión asistencial en el hospital. Asegura que les daría un paseo virtual por la Unidad de Cuidados Intensivos a todos los desaprensivos que no respetan las medidas sanitarias. En cuanto a la curva, confía en que poco a poco empiece a bajar el número de contagios y sostiene que se si aumentara el número de vacunas que llegan a Lanzarote, en julio podríamos tener al 60% de la población vacunada.

- Hace unos días decía que la situación era grave pero que estaba controlada. ¿Sigue pensando lo mismo?

- La situación sigue controlada. Es cierto que cada vez es más difícil mantenerla bajo control porque los problemas crecen y las plantas se llenan. Ya tenemos 4 unidades de intensivos en el hospital, cuando realmente solo hay una; tenemos 2 plantas de covid, la segunda estrenada precisamente anoche. No obstante, el plan de contingencia que hicimos en febrero o marzo fue muy sólido y muy previsor y gracias a eso, a fecha de hoy, estamos como estamos  y podríamos estar bastante peor. Podríamos estar en una situación catastrófica y no lo estamos; estamos en una situación muy controlada.

- ¿Cómo está el personal de ánimos?

- Hay que tener en cuenta que nuestro principal activo son los recursos humanos. Nosotros trabajamos con el conocimiento y eso pertenece a las personas y las personas son personas con todo lo que eso conlleva. Llevamos ya diez meses batallando con esto. La cosa ha empeorado; hay que hacer más guardias y los intensivistas están haciendo guardias de dos en dos y no de uno en uno como se hacía antes; lo que supone que hacen el doble de guardias. Los internistas, tres cuartos de lo mismo. El agotamiento de los sanitarios es ahora la amenaza más importante. Los recursos materiales tienen un límite pero es poco probable que lleguemos a agotarlos pero los recursos humanos nos preocupan especialmente.

- El problema es que hay gente que no atiende a razones y que sigue sin cumplir las normas sanitarias casi a diario…

- Eso es falta de empatía y solidaridad mezclada con cierta dosis de estupidez. La situación es la que es, no se oculta, y cualquiera que quiera verla, puedo ofrecer un tour virtual, porque no se puede entrar, para que vieran lo que hay. Yo apelo a la solidaridad y a la responsabilidad y si eso no funcionara, a las fuerzas policiales sin perdón y sin disculpa.

- También se producen continuamente bulos. ¿Está ya agotado de las informaciones falsas?

- Hace tiempo que estoy vacunado contra eso. Son tantas las tonterías diarias que se escriben en las redes sociales que ya casi ni me las pasan. AL principio me afectaban por la imagen que podría dar la casa, por el desasosiego y el miedo extra innecesario que podían provocar en la población pero hace meses que solo desmiento aquellas que pueden provocar miedo a la población. No les hago mucho caso.

- Este fin de semana fallecían dos mujeres…

- Bueno, lamentablemente hay que contabilizar a otra señora más, que falleció ayer. Era del mismo perfil que las otras señoras que fallecieron, con ochenta y pico años y con patologías previas. Hemos abierto la planta covid 2, que era la microquirúrgica, y dos camas más a sumar a las 46 que estaban ocupadas en la planta de cirugía. La UCI está estable con 11 pacientes. Ahora la cosa es grave pero estable. Hay que esperar a ver cómo va evolucionando porque no le queda mucho para empezar a bajar la cuesta porque ya llevamos un mes de escalada brutal.

- ¿Qué ha ocurrido con el brote que se produjo en el hospital y los 4 pacientes afectados?

- Se hizo el estudio a los contactos estrechos y se puso a 25 compañeros en cuarentena. Había 2 compañeros que estando de baja dieron positivo y en el screening de este domingo se decidió no solo hacer la prueba a los contactos estrechos sino a toda la planta entera y aunque todavía no me lo han comunicado de forma oficial, hay otro compañero más afectado. Es curioso pero últimamente, cuando nos queda una muestra para el día siguiente, sale positiva. Hoy tendremos una reunión y veremos si hay que hacer algo más.

- ¿Confía entonces en que la curva va a empezar a bajar?

- Hace un mes, cuando comenzó la tercera ola, los datos decían que íbamos a estar muy mal hasta finales de enero. Hay algunos indicadores, como los activos y la incidencia acumulada, que muestran tímidamente que han empezado a cambiar de signo pero esto solo ha ocurrido en los últimos tres o cuatro días y es un poquito pronto para aventurar nada y hay que esperar a que se consolide esa tendencia porque a veces las estadísticas son así y pueden llevar a confusión si no las miras con un poco de tiempo.

- ¿Cuánto cree que puede durar la fase 4?

- El Gobierno dijo que iba a revalorar la situación a los 14 días.

- Ha habido quejas a la Unión Europea sobre que no están llegando las vacunas. ¿Qué sabe sobre esto?

- A nosotros nos están llegando. Es verdad que no al ritmo que teníamos previsto inicialmente pero sí están llegando. Este domingo terminábamos de poner la segunda vacuna al grupo 1. Tenemos a todas las residencias bien vacunadas. Llegar están llegando y si llegaran a un ritmo superior podríamos llegar al objetivo que nos habíamos planteado de tener al 60% de la población vacunada en julio.

“El agotamiento de los sanitarios es ahora la amenaza más importante”
Comentarios