domingo. 27.11.2022

“Quedan muchos servicios que las familias querían poner en marcha y no se ha podido hacer y mucha población sin atender que tiene necesidades de servicios y de apoyos que tenemos que ofrecer”

La directora de Adislán, Mónica Hernández, aclara aliviada que la huelga convocada para este lunes por el comité de empresa se ha desconvocado porque el Cabildo ha asegurado que están haciendo todo lo posible para acelerar el pago a la entidad y que se puedan ir abonando las nóminas que se deben. En el programa “A Buena Hora” de Crónicas Radio – Cadena Cope de este martes desmintió a quienes han dicho que no están capacitados para gestionar la ONG. Aseguró que tienen músculo financiero y cualificación para hacerlo pero que obviamente, el colchón se va a acabando. Dejó claro que se solidariza totalmente con los trabajadores, a los que agradeció su vocación y su labor, y aseguró que están en conversaciones continuas con el Cabildo para conseguir la financiación necesaria con la que dar el servicio a las más de 500 familias usuarias de la Asociación.

- Han conseguido que se desconvocara la huelga prevista para este lunes. ¿Qué puede contarnos de la situación?

- Sí. El comité de huelga tomó la decisión de aplazarla después de trasladarle la última información que teníamos de que el Cabildo se había puesto en contacto con nuestra junta directiva y nos cuentan que se está acelerando todo el proceso para el ingreso de financiación y que se iba a posibilitar el ingreso de la última nómina, la nómina que tenemos que pagar estos días.

- ¿Ustedes entienden y comparten el malestar de los trabajadores?

- Total y absolutamente. La situación es muy difícil y no solo ahora. Llevamos un año y pico o dos años hablando de la situación de nuestra organización. Lo único que puedo hacer es darles las gracias a los trabajadores porque han demostrado el compromiso que tienen con las personas con discapacidad, con nuestra organización y los valores que tienen como profesionales, que saben el ámbito en el que se mueven y han tenido mucha paciencia. Los últimos tiempos han sido muy difíciles porque no han recibido su nómina ni sabían cuándo la iban a recibir o recibirla a plazos y eso altera la vida de cualquiera y más en estos tiempos. Entendemos el agotamiento de los trabajadores.

- La empresa dispone de músculo financiero pero ¿han tenido que estar tirando de reservas económicas para ir aguantando?

- Sí. Me alegra de que me hagas esta pregunta porque se está hablando de que si la entidad no tiene músculo financiero, si no es una entidad que puede gestionar… Adislán es una ONG. La única diferencia con una empresa es que la empresa tiene beneficios a final de año y nosotros no podemos tenerlos porque tenemos que invertirlos continuamente en las personas con discapacidad. Es una entidad que maneja un presupuesto de 3,5 millones de euros, con una plantilla media de 150 trabajadores así que lógicamente tiene que funcionar a nivel muy profesional en todos los ámbitos, no solo en el ámbito de atención a las personas sino que también en la gestión. Me alegra aclarar esto porque hay comentarios de que si no funciona bien en la parte de gestión y funcionamos muy bien. Llevamos desde 2019 aportando recursos propios a servicios deficitarios que, en este caso, que son los alojativos de la Administración Pública. Llevamos desde 2019 haciendo propuestas y comunicando que esta situación era insostenible porque podía afectar a la organización en general. Nuestros auditores nos lo comentaban y nos daban aviso de que había que reformular esto y nosotros lo hemos trasladado a la Administración Pública. Sí que tenemos colchón pero el colchón se acaba porque estamos hablando del año 2019.

- ¿Qué problema ha habido con el Cabildo?, ¿no han cumplido con los pagos en tiempo y forma?

- El problema que hay ahora es la acumulación de los déficits. Tenemos dos servicios muy deficitarios. En el año 2019 tuvimos una pérdida de financiación importante y una subida del convenio colectivo importantísimo que hace que se desajusten los números en nuestra organización y nadie se hace cargo de esto. La Administración Pública no se hace cargo de la situación, no ajusta el coste plaza para poder llegar al coste real de los servicios y es ahí cuando empezamos a acumular un déficit que tiene que empezar a financiar nuestra organización hasta que la Administración Pública tome decisiones, o ajustar el coste plaza o regularizar el servicio, que era en lo que se estaba en los últimos tiempos. Esa es la situación que nos ha llevado hasta el colapso que hemos tenido estos meses. La entidad ya no puede sufragar más la diferencia entre el coste real de los servicios y el coste plaza que abona la Administración Pública. Estamos solicitando que se ajuste ese coste plaza y los déficits derivados de los últimos años. Por poner un ejemplo, el año pasado el déficit de los servicios de alojamiento fue de 407.000 euros. Eso es insoportable.

- ¿Cómo ha sido la relación con la parte política?

- En los últimos tiempos hemos tenido encuentros y hemos llegado a conclusiones. Ahora se está trabajando mano a mano con la Administración para salir de esta situación de colapso que tenemos. Al final, más que colapso es la falta de liquidez porque el dinero o es poco o llega tarde. Estamos en conversaciones constantes, intentando poner solución entre todas las partes porque estamos todos muy preocupados.

- ¿La solución sería el concierto social?

- Sí. Nosotros hablamos de que se ajuste el coste plaza. Independientemente de cómo se vayan a regularizar los servicios, ahora lo urgente es que se ajusten los costes para no estar dentro de un par de meses hablando de lo mismo y se equilibren las cuentas. Por otro lado está la regularización. Lógicamente, en su día se habló de la licitación puesto que la organización no estaba de acuerdo por todo lo que he explicado durante el año pasado. No es un instrumento válido para el cuidado de las personas y no lo dice Adislán, lo dice Europa y los expertos. El trabajo de las personas no puede basarse en los cuidados exclusivamente sino en el reclamo y la defensa de los derechos, que es lo que hace este sector. Por suerte, ha salido y ya Canarias marcó la línea sobre le cuidado de las personas y habilitó el instrumento del concierto social, que ya está en vigor y entendemos que es el más adecuado para continuar con la gestión que llevamos haciendo desde hace más de 52 años y más de 22 años de convenios con administraciones públicas. Ese es el instrumento. Llevamos más de 20 años gestionando los servicios sin ningún tipo de dificultad. Entiendo que la gestión de los servicios se ha dado de forma adecuada, que las familias están contentas, que los usuarios han tenido un desarrollo importante, con servicios innovadores y la entidad está totalmente capacitada en todos los ámbitos para continuar prestando los servicios en la Isla y para hacer innovación en el mundo de la discapacidad. Por eso entendemos que el concierto social es el mejor instrumento.

- ¿A cuántas familias ayudan en la actualidad?

- Entre los servicios de gestión pública y los servicios de gestión privada tenemos una media de 500 y pico familias al año. Quedan muchos servicios que las familias querían poner en marcha y no se ha podido hacer y mucha población sin atender que tiene necesidades de servicios y de apoyos que tenemos que ofrecer.

“Adislán tiene músculo financiero pero el colchón se va acabando”
Comentarios