viernes. 23.02.2024

Un impulso histórico para la justicia social

El pasado 6 de febrero, el Consejo de Ministros aprobó un aumento sin precedentes del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) del 5%, situándolo en 1.134 euros brutos mensuales en 14 pagas. Esta medida, fruto del diálogo social con UGT y CCOO, marca un hito en el camino hacia una sociedad más justa e igualitaria.

Este avance histórico representa un paso crucial para alcanzar el objetivo del PSOE de situar el SMI en el 60% del salario medio español, tal y como establece la Carta Social Europea. Desde la llegada del PSOE al Gobierno en 2018, el SMI ha experimentado un ascenso notable del 54%, pasando de 735,90 euros a 1.134 euros. Un contraste significativo con la subida del 15% que se produjo durante los dos gobiernos del PP.

Canarias se alza como una de las comunidades más beneficiadas por esta medida, con más de 174.900 personas que verán incrementados sus ingresos, lo que representa el 21,5% de la población asalariada de las islas.

El SMI se erige como una herramienta fundamental para proteger a los trabajadores más vulnerables, especialmente mujeres y jóvenes, y para combatir la pobreza laboral, infantil y la brecha salarial de género. Se estima que, en el conjunto del Estado, este impulso al salario mínimo beneficiará a 2,5 millones de personas trabajadoras, principalmente en sectores como el campo y los servicios.

Lejos de las falacias de la patronal, no existe evidencia de que las subidas del SMI hayan supuesto algún tipo de destrucción de empleo. Es más, numerosos economistas han avalado que estas políticas han demostrado tener un impacto positivo en el consumo y la reducción de la pobreza.

Esta nueva subida del SMI reafirma el compromiso de los socialistas con la justicia social, la dignidad del trabajo y la lucha contra la precariedad. En un contexto marcado por la inflación, el Gobierno redobla sus esfuerzos para que la ciudadanía no pierda poder adquisitivo, como lo demuestra la actualización de las pensiones conforme al IPC.

Seguimos avanzando con paso firme hacia un país donde la justicia y la igualdad sean pilares fundamentales, donde nadie se quede atrás. Un país donde el trabajo tenga la dignidad y el valor que se merece.

Un impulso histórico para la justicia social
Comentarios