miércoles. 19.06.2024

Cambio en el sistema sociosanitario de la Isla (II)

Bases para un cambio en el Sistema de Atención Sociosanitaria en la Isla de Lanzarote

Eje II Mapa de Nuevas Infraestructuras Sociosanitarias en el Sector de la Dependencia, del Área de Mayores.

 

Documento abierto para su reflexión y aportaciones en el mapa de necesidades en atención a mayores dependientes en la isla de Lanzarote y La Graciosa.

 

A lo largo de estos últimos años, las islas de Lanzarote y La Graciosa han vivido y sufrido una etapa desgobierno que se ha caracterizado por la falta de reflexión y análisis sobre las políticas sociales dirigidas a proteger a los sectores más vulnerables de la población, como son nuestros mayores.

La reciente pandemia mundial sufrida nos arrojó un análisis de la realidad y un diagnóstico social que dejó al descubierto los puntos críticos del tan ansiado y codiciado “estado de bienestar”, advirtiendo a los gestores públicos la necesidad de inversión en materia asistencial, principalmente en la vertiente sanitaria y social, si queremos cumplir con la obligación de protección de los colectivos de mayor vulnerabilidad social.

Por ello, planificar y diseñar una hoja de ruta para la creación de nuevas infraestructuras sociosanitarias debe ser y será una de las prioridades que me he marcado, como servidor público, para la nueva era del gobierno insular.

Con este firme compromiso, queremos cerrar esa etapa de desgobierno en la que lejos de materializar la construcción de un Centro de Mayores de alto requerimiento que permitiera dar respuesta a las necesidades asistenciales de las islas de Lanzarote y La Graciosa, mediante la creación de más de 150 plazas públicas, no sólo no han sido capaces de ejecutar dicha obra, sino que además su única apuesta ha sido el silencio institucional y administrativo, ignorando con ello una demanda crucial y necesaria para nuestra población.

Lanzarote y La Graciosa merecen ser atendidas con una política de cuidados asistenciales con mayúsculas, centrada siempre en las personas y en sus necesidades mediante la creación de centros y servicios que den una cobertura asistencial a las necesidades reales de la población.

Es por esto, que desde Coalición Canaria proponemos aumentar el número de plazas públicas de atención sociosanitaria mediante la creación de nuevas infraestructuras acordes a los nuevos modelos de intervención basados en la persona, mediante las siguientes propuestas:

- Promover una reflexión sobre el futuro del Hospital Insular, actualmente orientado a la atención sanitaria geriátrica. Para ello, proponemos valorar y estudiar exigir al Gobierno de Canarias la construcción de un nuevo Hospital Insular especializado en la atención a los mayores, que permita la adecuación y modernización de un espacio que, en la actualidad, presenta deficiencias estructurales evidentes.

Se trata de una legítima reivindicación, considerando la apuesta que en su día se hizo para disponer de un servicio tan especializado y único en Canarias.

La recuperación del Hospital Insular de Lanzarote supondría su reconversión en un espacio de atención sociosanitaria a mayores, sujeta previamente a las reformas y adecuaciones necesarias que posibiliten la compatibilidad con el uso sociosanitario. De este modo, se podría prestar servicios como: la residencia anexa, que en la actualidad acoge a pacientes con Alto Requerimiento sanitario, además de implementar recursos para plazas de Medio Requerimiento Sociosanitario y para plazas de Bajo Requerimiento Sociosanitario, manteniendo también las plazas de centro diurna que se ofrecen en estos momentos con cargo a la cartera de servicios de Hospital de Día.

En definitiva, se trataría de modernizar y adaptar este espacio estratégico de la ciudad de Arrecife para el cuidado y atención de nuestros mayores y, de esta forma la capital de la isla dispondría de nuevas infraestructuras para dar respuesta a este sector poblacional tan vulnerable.

La redefinición de esta nueva infraestructura se impulsaría desde las diferentes administraciones con una apuesta financiera decidida por parte del futuro Gobierno de Canarias. De esta forma y siendo consecuente con una isla que centra sus demandas asistenciales en el cuidado especializado de sus mayores más frágiles, nos convertiríamos en modelo de referencia a nivel de Canarias y siempre desde los servicios públicos.

- En el municipio de Yaiza, se debe dar respuesta a la demanda y necesidad de una pequeña unidad convivencial en régimen residencial que esté integrado en el entorno urbano y que permita la calidad de los cuidados en un espacio amable. Asimismo y anexo a esta unidad convivencial se implementaría la prestación de plazas en régimen de estancia diurna. Con ello se facilitaría la atención de aquellos casos que necesiten de unos cuidados especializados y permitan un respiro familiar adecuado.

- En el municipio de Teguise, seguiremos luchando por la construcción de un Centro de Mayores de Alto Requerimiento impulsando el actual proyecto de edificación, o bien, un espacio más reducido, valorando otras ubicaciones. También se trabajaría en una infraestructura para mayores con necesidad de atención de estancia diurna, y a situaciones de respiro familiar.

- En el municipio de San Bartolomé, se plantearía la inclusión de la infraestructura realizada por el Ayuntamiento de San Bartolomé como Centro de Respiro Familiar dentro de la Red Insular de Atención Sociosanitaria de Mayores y garantizar con ello una financiación sostenible y de acceso con los derechos de la Ley de Dependencia.

- En el municipio de Haría, proponemos la puesta en marcha de un recurso de estancia diurna, atención especializada a mayores con necesidad de apoyo y que permita también atender a las demandas de respiro familiar. Una propuesta interesante es el aprovechamiento del actual Centro de Salud de Mala que se encuentra infrautilizado.

- Para el conjunto del ámbito insular de Lanzarote y La Graciosa proponemos la incorporación de nuevos modelos asistenciales: la creación de viviendas tuteladas para aquellos casos de mayores con falta de este recurso vital, y la creación de plazas de respiro familiar que sirvan de apoyo a las familias para una conciliación de los cuidados de nuestros mayores con las obligaciones familiares y laborales propias, ya sea mediante noches, horas o días determinados.

Quiero recalcar que nuestro principal eje, en relación al modelo asistencial que nuestra población merece, no sólo consistirá en ampliar las infraestructuras sociosanitarias y con ello ampliar el número de plazas públicas de la actual Red de Recursos asistenciales, sino que nuestro compromiso irá más allá, trabajando en el cuidado y mejora de los actuales centros y servicios de atención a Mayores: Centro de Mayores Tías, Centro de Mayores Haría, Centro de Mayores San Roque, Residencia Dr Domingo de Guzmán, Centro de Día Las Cabrera y Centro de Día La Graciosa.

La tendencia en Europa son estos centros de estancia diurna potenciados con más ayuda a domicilio. No solo para higiene, sino complementada con menús calientes a domicilio para ancianos o parejas de ancianos que viven solos y tienen problemas de movilidad; además de servicios de podología y fisioterapia, promoción del voluntariado para acompañamiento, etc.

Hay una tendencia a mejorar y especializar los servicios domiciliarios, para agotar todas las posibilidades de que los mayores permanezca en sus domicilios. Es más satisfactorio para ellos y más sostenible desde un punto de vista económico.

Para finalizar, y atendiendo a la justicia social, no me quiero olvidar del Tercer Sector compuesto por todas aquellas asociaciones y entidades sin ánimo de lucro que son pieza indispensable y necesaria para el desarrollo de este modelo asistencial, con el compromiso ineludible del trabajo social corporativo tan olvidado y tan necesario.

Cambio en el sistema sociosanitario de la Isla (II)
Comentarios