jueves. 25.07.2024

Esta Navidad sin dioses

¿Hemos de decir Felices Fiestas o volvemos a la fórmula antigua de Feliz Navidad? El hecho de que seamos un estado laico no tiene por qué invalidar tradiciones que forman parte de nuestra memoria, de nuestra infancia, en definitiva, de los recuerdos. El alcalde Juan Rodríguez Doreste, masón, además de socialista, lo explicaba así: “Me gustan las procesiones de Semana  Santa, las respeto porque son una manifestación cultural·”  Lo mismo podría decirse de los nacimientos que abundan en nuestro país, aunque parece que van a menos.

 La Navidad es la fiesta más importante para los norteamericanos, y rara es la película donde no aparece el arbolito con papá Noel y todo el sentimentalismo que se le asocia. Esta figura rechoncha fue ideada por un dibujante sueco al servicio de Coca-Cola en 1931 pero al cabo de poco tiempo se convirtió en un icono universal. Lo vigente en los Estados Unidos se implanta a escala planetaria. Aunque la figura histórica Santa Claus tiene su origen en un obispo, Nicolás de Myra, que vivió en Turquía en el siglo IV, su figura se recicló en Europa hasta que pasó a EEUU.

En los días navideños, muy propicios siempre a los balances y a la nostalgia del tiempo ido, no es actividad frívola contemplar algunas películas sobre la celebración de estas fiestas en el país del séptimo arte. Todas son reiterativas, tontorronas, pueriles. Las fiestas han de conmemorarse a lo largo y ancho del país conforme a pautas muy tradicionales. El 25 de diciembre era una fiesta pagana en Roma, estaba dedicada al Sol Vencedor pues desde el comienzo oficial del invierno la luz va robándole minutos a la noche. Ahora la Navidad casi se ha desprendido de la religión y casi aparece como una fiesta más, aunque en estos días nos acordamos de la solidaridad y la filantropía, lo cual no excluye que la guerra de Ucrania siga cobrándose víctimas inocentes para engordar el gigantesco negocio de la producción de armas de la que también España se beneficia, por cierto que en Zaragoza hay una fábrica de granadas de combate que ha agotado sus existencias por la dichosa guerra. No en vano, también España es un exportador de armamento.

Papá Noel, o Santa Claus, preside las salas de estar y despachos que aparecen en los filmes como escenario por excelencia de las actividades festivas. Aquella religiosidad de cuanto éramos chicos ha ido siendo desplazado por el Viernes Negro, los ajetreados días de compras, las cenas más o menos opulentas, los restaurantes a tope después de la larga pandemia, las iluminaciones callejeras y los regalos caros. Pero, como señal de los tiempos, ahora en estos días apenas se escuchan villancicos por la radio, lo que suena es un maratón de reguetones. Esta Navidad de ahora trae mucha incertidumbre y distanciamiento, despilfarro y pobreza. Pero toca otra vez el Noche de Paz mientras en Ucrania siguen cayendo las bombas.  

La gente de mi generación recibió una educación marcada por el sentimiento cristiano, como diría Juan Rodríguez Doeste, eran símbolos de nuestra cultura, de la educación que recibimos. No en vano existía una asignatura denominada Historia Sagrada pues en cada curso había Religión, que se acompaña de otras dos que llamábamos “marías”, es decir, Política, o Formación del Espíritu Nacional y gimnasia. Esa memoria de la infancia nos retrotrae a los nacimientos que de chico y hasta de adulto poníamos en un rincón del modesto salón, dedicábamos varios días a prepararlo, y que no faltara el río hecho con papel de platina donde las mujeres lavaban la ropa, que hubiera muchas ovejitas, que los pastores se movieran de aquí para allá. Por fortuna, todavía los ayuntamientos, los centros comerciales y los cabildos montan algunos belenes en estos días, y ello es de agradecer. 

Esta Navidad sin dioses
Comentarios