sábado. 25.05.2024

Foto: Dory Hernández

El juez Del Olmo ordenó el ingreso en prisión de El Haski, al que acusó de saber perfectamente que el 11-M “iba a ocurrir”. En la imagen, la salida de los cuatro detenidos de la antigua Comisaría de Arrecife.

El tribunal que ha juzgado los sucesos del 1-M, que costó la vida a 191 personas en Madrid, ha condenado a Hassan el Haski a 15 años de prisión por un delito de pertenencia a banda armada. Antes de conocerse la sentencia del juicio del 11-M, hecha pública este miércoles por el tribunal, se consideraba a El Haski autor intelectual de la masacre.

El Haski se enfrentaba a una petición de 38.952 años de cárcel por varios delitos. En concreto, la acusación le consideraba culpable de conspiración para delito de terrorismo en relación con 191 atentados terroristas en grado de consumación; 1.755 asesinatos terroristas en grado de tentativa, pertenencia a banda armada y cuatro delitos por estragos terroristas.

Sin embargo, según la sentencia, Hassan el Haski sólo ha sido condenado por pertenencia a banda armada, en condición de dirigente, descartándose el resto de cargos que se le imputaban.

Por este delito ha sido condenado a 15 años de prisión e inhabilitación especial para empleo o cargo público por igual periodo de tiempo.

Detenido en Playa Blanca

El Haski fue detenido en Lanzarote en diciembre de 2004 en una operación policial en la que también fueron arrestados otros tres supuestos islamistas que posteriormente quedaron en libertad, y ha sido acusado de ser el presunto jefe en España del Grupo Islámico Combatiente Marroquí (GICM). La mayor parte de los marroquíes implicados directamente en los atentados del 11-M pertenecían a esta trama criminal. Además, las investigaciones policiales apuntaban la hipótesis de que dicho grupo fuera también el responsable de los atentados de Casablanca, cometidos en mayo de 2003.

Hassan el Haski fue detenido en la calle Papagayo de Playa Blanca, en el municipio lanzaroteño de Yaiza. De 44 años de edad y nacido en Guelmin (Marruecos), el juez Garzón le investigaba como integrante del grupo terrorista donde, al parecer, ocupaba un importante cargo. Había logrado huir de las últimas operaciones contra este entramado en Francia y en Bélgica.

En diciembre de 2004 el Ministerio del Interior aseguraba que los detenidos en la Isla pretendían crear una base logística del Grupo Islámico Combatiente Marroquí en Canarias La operación fue coordinada por los magistrados de la Audiencia Nacional Del Olmo y Garzón. Del Olmo ordenó en su día el ingreso en prisión incondicional de Hassan El Haski, señalando en su auto que el detenido “sabía perfectamente que iban a ocurrir los atentados de Madrid”.

Los especialistas sospechan que El Haski había tomado las riendas de este entramado de marroquíes poco después de que los terroristas autores de la matanza del 11-M fueran detenidos o se suicidaran.

Hassan El Haski, condenado a 15 años de prisión por el 11-M
Comentarios