lunes. 22.04.2024

La Guardia Civil, en el marco de la Operación Adriático-Sur, desarrollada en las provincias de Santa Cruz de Tenerife, Barcelona, Tarragona, Pontevedra, Murcia y Madrid, ha procedido a la detención de 15 personas y a la imputación de otras 39 como integrantes de una organización internacional dedicada a la comisión, de forma continuada, de estafas bancarias a través de Internet.

Las investigaciones se iniciaron el pasado marzo de 2008 cuando agentes de la Benemérita detectaron la presencia en el Sur de la isla de Tenerife de un grupo de ciudadanos de origen moldavo que frecuentaban diversas entidades bancarias retirando importantes cantidades de dinero, según informó la Guardia Civil en nota de prensa.

Así, en el transcurso de la investigación, los agentes comprobaron como varios de los ciudadanos moldavos mantenían contacto con un grupo organizado con ramificaciones en Inglaterra, Italia, Moldavia, Ucrania y Rusia, dedicado a cometer estafas bancarias a través de internet y mediante el procedimiento conocido como 'Phishing'.

Además, también procedieron a la identificación de la mayoría de los componentes que integraban la organización, tanto los que pertenecían a la célula española, en concreto en Madrid, Barcelona, Tarragona y Tenerife, así como los que residían en países de Europa del Este, principalmente en Moldavia, Ucrania y Rusia.

Posteriormente, una vez detectadas las operaciones fraudulentas de dicha organización, se comprobó que habían sido afectadas, tanto empresas como particulares de las provincias de Albacete, Alicante, Almería, Barcelona, Badajoz, Bilbao, Castellón, Ciudad Real, Gerona, Madrid, Sevilla y Tarragona.

Hasta el momento la Guardia Civil ha imputado a la organización más de 90 operaciones de phishing, por un importe cercano a los 400.000 euros.

'Modus operandi', un 'cracker'

En cuanto al modus operandi que llevaban a cabo, se centraba en la utilización de un cracker/hacker informático que infectaba ordenadores y espiaba la línea de acceso a Internet obteniendo las claves y cuentas bancarias tanto de empresas como de particulares usuarios de banca electrónica.

Una vez obtenidas las claves de los perjudicados, a través de equipos informáticos de particulares, ajenos a la organización, a los que accedían una vez vulnerada su seguridad, desde equipos remotos, ordenaban las transferencias bancarias, siendo el titular de la línea de conexión a Internet ajeno a la estafa que desde su conexión se estaba cometiendo.

La organización contaba con colaboradores o muleros captados a través de anuncios publicados en prensa rusa, foros y chats de Internet de Rusia y Moldavia. Estas personas se encargaban de abrir cuentas bancarias a las que era trasferido el dinero estafado, percibiendo a cambio una comisión por sus servicios que oscilaba entre el 5% y el 10% de las cantidades trasferidas.

De esta forma, una vez que el dinero estaba en las cuentas, inmediatamente los muleros lo retiraban y lo remitían a través de empresas de envío de dinero a miembros de la organización asentados principalmente en Moldavia, Ucrania y Rusia.

En cuanto a los detenidos, en Tenerife la Guardia Civil arrestó a A.C., moldavo de 31 años; E.C., moldavo de 31 años (estas dos personas fueron detenidas en dos ocasiones por hechos similares, ingresando en prisión en la segunda detención); I.T., moldavo de 26 años; A.T., moldavo de 29 años; S.I.N., moldavo de 28 años y T.S., lituano de 28 años.

Así, en Madrid se detuvo a G.N.B, argentino de 36 años; A.S.P.F., brasileño de 29 años y A.K., ruso de 28 años. En Tarragona los arrestados responden a las iniciales de V.O., moldavo de 40 años y V.Z., moldavo de 26 años. Y en Barcelona los detenidos fueron N.C., letón de 28 años y J.M.M., peruano de 45 años.

Además, en el transcurso de la operación los agentes han realizado ocho registros domiciliarios (uno en Santa Cruz de Tenerife, uno en Murcia, uno en Tarragona, uno en Pontevedra y cuatro en Madrid), interviniéndose 13 ordenadores y distinto material informático, 3.800 euros en efectivo y numerosa documentación relacionada con los hechos investigados.

Las investigaciones dirigidas por el Juzgado de Instrucción número 4 de Granadilla de Abona (Tenerife), han sido llevadas a cabo por el Equipo Contra el Crimen Organizado de Santa Cruz de Tenerife (ECO) de la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil de Tenerife.

Cae una red internacional, con presencia en Tenerife, dedicada a estafas por Internet
Comentarios