lunes. 22.04.2024

El Instituto de Enseñanza Secundario (IES) Agustín Espinosa tiene desde ayer una nueva escultura. Se trata de un busto del escritor que da nómbre al centro, el popular “Instituto de Abajo”. Este acto coincidió con la clausura de los Premios de Poesía y Narración Corta que el mismo lugar viene realizando desde hace veintiún años.

Llamó la atención la escasez de convocatoria que ha tenido este evento cultural por parte de los organismos administrativos del Cabildo de Lanzarote, estando éste limitado a algún representante de la institución y el personal docente del centro. La financiación corrió a cargo del Gobierno autonómico, después de muchos años de peticiones.

“Un gran logro”

Una de las docentes involucradas en la realización de este busto habló durante el acto de “ logro” cuando se refirió a la tardanza de las instituciones públicas en financiarlo. Hace cincuenta años que está abierto el centro. De hecho, es conocido entre la población arrecifeña como el Instituto Viejo o de Abajo, y no se había tenido en cuenta este importante dato. Sea por desidia o sea por razones económicas, lo cierto es que hasta el día de ayer el insigne escritor lanzaroteño no tenía cabida entre nosotros. Profesores jubilados y alumnos de otros años no quisieron perderse tal acontecimiento, llamando la atención la presencia de un profesor de Literatura como Godoy, entrañable y envejecido que, preso de las circunstancias, no pudo contener la emoción.

El busto, hecho en bronce, ha sido obra de la conocida artista Mariola Acosta, antigua alumna del Agustín Espinosa, quien dijo que “esta obra me ha llevado alrededor de cuatro semanas, dos semanas para la fundición y otras dos semanas para instalación”. “ Quiero agradecerle a mi padre el haberme ayudado en las labores de instalación del busto gracias a su grúa”, comentó. Aunque es una escultora respetada y elogiada en la Isla, Mariola Acosta se dedica exclusivamente a la docencia. Actualmente expone en el Castillo San José y participa con los profesores de la Escuela de Arte en el Real Club Náutico de Arrecife.

Participación de otras islas

El Premio de Poesía y Narración Corta “Agustín Espinosa” se ha llevado a cabo este año

contando con la participación de concursantes venidos de otras islas.

La cuantía económica es bastante elevada si tenemos en cuenta lo pequeño de la Isla

y el poco interés que, siempre según los implicados, han demostrado las instituciones

en los asuntos culturales. Esta cuantía oscila entre los cien y los mil ochocientos euros,

convocándose a concurso a los interesados en crear el cartel anunciador (cien euros),

y que este año hacía referencia a los libros, los pinceles y toda la parafernalia que nos

podemos encontrar en la mesa de cualquier escritor.

El resto de premios ha ido a parar a los siguientes concursantes:

1. Premio Poesía: “Febrero”, de Alberto Santana Gutierrez.

2. Accésit Poesía : ¿ Qué es una persona?, de Ana Isabel Acuña Elvira.

3. Premio Narración Corta : “Las lágrimas del desierto”, de Virginia Becerra Armas.

4. Accésit Narración Corta: “ El arte de llorar”, de Héctor Pérez Montero.

La temática relativa a estas obras ha girado en torno a la realidad actual, malos tratos,

rupturas familiares, abusos, discriminación e inmigración; unos problemas que,

siempre según los docentes, han sufrido en carne propia algunos de los galardonados.

Los docentes se quejan de la falta de colaboración

Isabel Alemán, popular y querida docente de Arrecife, involucrada desde siempre en

tareas de tipo cultural, se ha mostrado satisfecha con la labor realizada hasta ahora.

La profesora de Literatura respiró tranquila al ver materializado su sueño de contar

con el busto de Agustín Espinosa, a la vez que se mostró entusiasmada con

la fluidez de público a lo largo de la semana. Son muchos años de trabajo y de lucha por

parte de una experta en el difícil arte de las Artes. Son veintiún años de esfuerzo

permanente y de labor encomiable. Con la discreción y humildad que siempre le

han caracterizado se negó a ser el centro de atención, prefiriendo que fueran otras

literatas las encargadas de explicar su parecer. En palabras de Auxiliadora Caraballo,

jefa del Departamento de Lengua y Literatura, “ha podido haber una colaboración

más manifiesta por parte de todos los departamentos del Centro y de todo el personal”.

Las dos generaciones se daban la mano oyendo a los chicos del Conservatorio tocar clásicos

del rock and roll . Afuera, Agustín Espinosa, respiraba tranquilo.

El instituto Agustín Espinosa tiene busto 50 años después de ser inaugurado
Comentarios