martes 30/11/21
Ismael Furió denuncia que los barcos con los que operan cuentan a veces con dos o tres tripulantes en cubierta para socorrer a centenares de personas

Trabajadores de Salvamento Marítimo piden más recursos para atender a los inmigrantes

Salvamar-‘Menkalinan-620x400
Un grupo de migrantes llegados a Gran Canaria en septiembre, en el momento de ser rescatados de cuatro pateras en alta mar y trasladados luego al muelle.

Inmigrantes-Muertos-2-5-2019-620x392El secretario general del sector del Mar y Puertos de la CGT y presidente del Comité de Flota de Salvamento Marítimo, Ismael Furió, ha pedido esta semana en Crónicas Radio-COPE Lanzarote más recursos humanos para hacer frente a la oleada de migrantes que está padeciendo el Archipiélago canario. En declaraciones al programa ‘A Buena Hora’, Furió también ha planteado la necesidad de que la sede central de Salvamento Marítimo se traslade a alguna zona de costa, como puede ser Canarias.

Furió es una de las personas que han intervenido en la presente semana en la comisión parlamentaria de estudio sobre la inmigración en Canarias, constituida el pasado 23 de septiembre y que ha comenzado este pasado miércoles a recibir a sus primeros comparecientes. Así, además de Ismael Furió, estos días compareció Juan Enrique Quintana, director de dos centros de menores migrantes en las Islas.

En su intervención, Ismael Furió ha expuesto que la realidad de los trabajadores de Salvamento Marítimo en Canarias es "bastante complicada" porque desde 2019 se ha producido un "silencio administrativo" por parte del Gobierno de España y de la Dirección de Sasemar respecto a la migración, pues "apenas se da nota de los rescates diarios" y los servicios informativos "sólo les dedican unos segundos", lo que "acaba con la visualización de este problema y hace que éste se vaya ocultando".

Furió ha afirmado que la "gran problemática" que existe hoy día en Salvamento Marítimo es la falta de recursos y la reducción de las tripulaciones, lo que hace que la situación que están atravesando los trabajadores desde hace unos años sea "extrema" y que los rescates en Canarias estén siendo "muy duros y complejos".

De hecho, ha indicado que apenas dos unidades de Salvamento Marítimo en las Islas cuentan con dos o tres tripulantes en cubierta, mientras que la mayoría cuenta con uno solo; y cuando se ponen refuerzos, sobre todo ante repuntes de llegada de migrantes, se hacen de forma puntual, por unos pocos meses y son personas sin la experiencia necesaria, lo que lleva a situaciones "muy complicadas".

En la actualidad, en Canarias hay dos patrulleras SAR: una guardamar que consta de ocho tripulantes y una guardamar de refuerzo para cubrir el aumento de llegada de personas. Luego hay salvamares en todas las islas: una en Lanzarote, una en Fuerteventura, dos en Gran Canaria, tres en Tenerife, una en La Gomera, una en La Palma y una en El Hierro. Las salvamares constan de tres tripulantes: un patrón, un mecánico y un marinero en cubierta que realiza las labores de rescate.

Ismael Furió incidió en que esta tripulación es “insuficiente” para realizar los rescates en condiciones y lamentó que tanto la Dirección General de la Marina Mercante, como el Gobierno, a través del Ministerio de Fomento, y la Dirección de Sasemar consideren que con una sola persona "es más que viable [este trabajo] y que se puede llevar a cabo".

La ruta canaria, “inmensamente peligrosa”

A todo ello sumó que esta nueva crisis migratoria es "más compleja" que la que se produjo en 2006, pues los mayores controles en la ruta del Estrecho han hecho que los migrantes opten por la ruta canaria, una ruta "inmensamente más peligrosa", entre otras razones, porque las distancias son "enormes" en comparación con las rutas del Estrecho y Alborán.

Así, según datos del sindicato CGT, desde enero a octubre la guardamar Talia, que cuenta con ocho tripulantes, ha rescatado a 2.737 personas; la salvamar Macondo, con base en Arguineguín y tres tripulantes, a 2.200; la guardamar Mizar, con base en Fuerteventura, a 2.036, y la guardamar Concepción Arenal, a 1.336. En el mismo periodo, Marruecos ha rescatado a 389 personas y la Guardia Civil, a 323.

Por ello, Ismael Furió consideró que relegar a Salvamento Marítimo a un "reducto folclórico" o intentar "silenciar" su labor es un "grave error", porque al final "le cuesta la vida a muchas personas". En este sentido, afirmó que si a bordo de los barcos solo va a un tripulante, "rescata justo la mitad que dos" y hay momentos en los que "no son capaces de sacar del agua a toda la gente que está cayendo al mar y que acaban muriendo ahogadas".

En consecuencia, Furió hizo hincapié en que no hacen falta más medios materiales, sino contar con tripulantes suficientes y con personal de refuerzo estable y con experiencia, de manera que cada embarcación cuente con, al menos, dos o tres personas en cubierta.

A este respecto, se han presentado varias enmiendas a los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2022 para que las embarcaciones de Salvamento Marítimo destinadas a zonas de frontera cuenten con un tripulante más, lo que supondría 3 millones de euros, cuando el presupuesto de Salvamento Marítimo es de 150 millones.

Ismael Furió también ha destacado que en el sector consideran necesaria una gestión diferente en Salvamento Marítimo y que las decisiones que se tomen se hagan "desde el mar y por marinos", pues "ni un solo cargo de responsabilidad" de los servicios centrales es marino. Por ello, abogó por trasladar al Gobierno la necesidad de que las sedes centrales de Salvamento Marítimo y de la Dirección General de la Marina Mercante se trasladen a alguna zona de costa, como puede ser Canarias, lo que permitiría que las personas que ocupan los cargos de dirección fueran marinos.

Falta de visualización y reacciones políticas

Acerca de esta problemática laboral y de las reivindicaciones del sector, cabe destacar el diputado Ricardo Fernández de la Puente (Cs) puso en valor en la citada comisión de Inmigración del Parlamento de Canarias la labor que Salvamento Marítimo realiza en Canarias y coincidió con que deben contar con más medios. También lamentó la falta de visualización en los medios públicos de la realidad que están viviendo los trabajadores de Salvamento Marítimo.

Jesús Ramos Chinea, de ASG, consideró que habría que solicitar que la competencia de Salvamento Marítimo se transfiera desde el Estado al Gobierno de Canarias. Sin embargo, Ismael Furió consideró que dividir Salvamento Marítimo por comunidades no sería la solución más acertada, puesto que funcionar como una sola unidad le confiere más ventajas.

Por el Grupo Sí Podemos Canarias, Francisco Déniz deseó que esta comisión de estudio tenga una "resonancia social" y la población sepa "el calado del sufrimiento que está sucediendo" en Canarias respecto a la migración. Además, coincidió con que el Gobierno "está tardando" en dotar de más medios a Salvamento Marítimo.

El portavoz de Nueva Canarias, Luis Campos, también tuvo palabras de reconocimiento para la labor que desempeñan los trabajadores de Salvamento Marítimo, mucho más en las condiciones "lamentables" que están padeciendo.

El diputado popular Fernando Enseñat espera que esta comisión sirva para "romper el oscurantismo y el silencio administrativo" respecto a lo que está ocurriendo en el mar en torno a Canarias, que durante estos dos años "ha estado sufriendo el abandono, la improvisación y el parcheo" desde el Gobierno de España.

Al igual que otros diputados, el lanzaroteño Oswaldo Betancort, del Grupo Nacionalista Canario, compartió que la falta de recursos de Salvamento Marítimo en Canarias es "lógica y latente" y se preguntó si en los Presupuestos Generales del Estado se ha tenido en cuenta esta "precariedad". Mientras, la diputada socialista Teresa Cruz Oval reconoció la labor de Salvamento Marítimo que, recordó, también ha sido reconocida por el Defensor del Pueblo y por la Comisión Europea.

Trabajadores de Salvamento Marítimo piden más recursos para atender a los inmigrantes
Comentarios