domingo. 03.07.2022
José Martínez, empresario y CEO del Grupo Martínez

“Queremos ser protagonistas de lo que pase en Lanzarote y tener una posición crítica, no ser meros espectadores”

José Martínez en Crónicas Radio.
José Martínez este viernes en los estudios de Crónicas Radio-COPE Lanzarote.

“Posiblemente no era necesario traer a tres economistas de fuera para decirnos cómo tenemos que hacer las cosas pero todo aporta”

“Yo no soy ni de derechas ni de izquierdas, soy más centrista, soy más de personas”

“Nosotros hemos pasado en los últimos cinco años de tener prácticamente a cuarenta trabajadores en Canarias y en Lanzarote a cerca de 500. Esos son los puestos de trabajo que hemos creado”

"La relación con la presidenta es excelente. Ahora estamos en una situación coyuntural complicada pero esperamos que en breve podamos tener un consejero de Turismo con el que podamos trabajar"

“Quiero la unión de la generación que nos ha traído aquí y la que tiene que cambiar el futuro”

“Se tiene que incentivar un poco más esa parte de colaboración pública y privada”

“Nosotros somos apolíticos”

“En un año de pandemia, hemos apostado por el crecimiento”

Estamos en el momento de decidir qué modelo de Isla queremos, si la del turista que no valora el inmenso potencial de Lanzarote o el que puede ir a establecimientos que apuestan por la formación y la profesionalización, la única manera de ofrecer un servicio a la altura de un nuevo modelo de visitante surgido tras la pandemia que aprecia la cultura o la gastronomía más que las tiendas de lujo. En el programa “A Buena Hora” de Crónicas Radio – Cadena Cope, el CEO del Grupo Martínez, José Martínez, alguien que ha pasado casi del anonimato voluntario a la notoriedad más absoluta en el último año, reflexionó sobre el futuro de la Isla y la rebelión que tenía que darse por parte los empresarios locales para aportar sus valores pero también para escuchar lo que expertos internacionales pueden transmitir, todo con el fin de ser ya protagonistas de un destino que hasta la fecha han controlado otros desde fuera. Por eso, no eludió hablar del controvertido tema de los tres economistas que trajeron a Lanzarote y aunque dejó claro que no había tenido nada que ver en esa decisión, que fue política, quiso matizar que prefiere la crítica constructiva a la destructiva. Reconoció también que quizá no se había explicado bien un proyecto como Lanzarote Premium y su intento de unir varias generaciones de empresarios que confíen en algo vital como el binomio público – privado. Habló de la importancia del reposicionamiento de Lanzarote y también tuvo tiempo para recordar cómo había sido la evolución de su empresa familiar y su intención de invertir en aquellos productos de calidad que les ilusionen.

José Martínez

- Van a ser vecinos nuestros en Marina Lanzarote. Están montando sus oficinas en el Puerto…

- Sí, hemos elegido este enclave para tenerles cerca y controlados (risas).

- Los amigos le llaman Josito…

- Bueno, hay una lucha entre Josito, Jose…

- Los buenos amigos nos suelen llamar cosas peores. Está feliz, se le nota, entre otras cosas porque se ha casado hace poco…

- Sí porque estoy recién casado y recién llegado de luna de miel. Han sido trece días que se han hecho un poco largos porque estoy acostumbrado a no coger vacaciones y he venido con las pilas cargadas y mucha ilusión.

- Ha estado de luna de miel pero sin desconectar del móvil…

- Sí, un poquito.

- ¿Ha habido algún día que no haya cogido el móvil para nada?

- Creo que no. Lo que hacía es conectar por la tarde con Ipad para ver el correo, despachar alguna cosita pero desconexión total no. Aprovechaba cuando mi mujer estaba descansando para conectarme.

- Durante al año, ¿lo hace alguna vez, desconectarse del todo?

- No, nunca.

- ¿365 días de guardia le parece normal?

- Eso va con la persona. Mi padre nos lo transmitió y tanto mi hermano como yo somos muy similares. De hecho, hay muchos domingos en que mi hermano está en Guinea y yo estoy en España y despachamos un par de horitas por la mañana.

- Su padre falleció hará un año ahora en diciembre si no recuerdo mal…

- Correcto.

- ¿Hasta qué punto ha sido importante en su vida?

- Mucho. Para nosotros ha sido un padre, un maestro, mentor…, nos ha transmitido valores. Ha sido una referencia total.

- ¿Cree que estaría orgulloso de ver cómo han sacado las cosas adelante en un año tan duro como éste?

- Completamente. Hemos hecho una apuesta dentro del grupo de profesionalizar, de apostar por Lanzarote, de crecer y diversificar así que estaría muy muy orgulloso. Hemos apostado por el crecimiento en un año de pandemia; no nos hemos echado para atrás.

- Usted ha pasado de ser una figura que trabajaba sin un perfil público llamativo a ir apareciendo poco a poco, ha pasado de las sombras a la luz en muy poco tiempo. ¿Por qué o cómo se ha producido esta transición?

- Si uno va a la historia de nuestra familia, verá que el Grupo Martínez era una empresa importante dentro de la Isla y uno de los principales promotores. Cuando se llega a Lanzarote en el año 70 viniendo de Guinea Ecuatorial, que es el país de mi madre; mi padre es de Valencia, empezaron como promotores haciendo cosas de calidad. Luego vienen dos crisis importantes y al final, la decisión de mi padre y mi tío fue no seguir con la apuesta de inversión ni en Canarias ni en el resto de España. Siguieron manteniendo lo que fue la empresa matriz de Guinea Ecuatorial. Ya con cerca de cincuenta y pico años, y después de haber vivido dos crisis importantes, deciden no seguir invirtiendo porque lo pasaron muy mal. La historia les recomendó eso de virgencita, déjame como estoy. Después de muchos años de no invertir, cuando entramos la cuarta generación y con el amor que tenemos por Lanzarote, decidimos que era el momento de apostar por la Isla. De ahí esa transición en la que parecía que no estábamos pero sí hemos estado. La cuarta generación no hemos buscado protagonismo pero sí dar ese salto de crecimiento como empresa.

- Me han contado, no se si es cierto, que fue capaz de hacer algo insólito, juntar a dos generaciones de las principales empresas de Lanzarote en una reunión que además dio frutos...

- Es cierto.

- Y consiguió que los principales empresarios de la isla hablaran de los problemas de Lanzarote, lo que no ha resultado nada sencillo a lo largo de los años. Es más, imagino que fue la primera vez que se logró en décadas.

- Sí. Dentro de la apuesta que tenemos, no solamente por nuestra parte como grupo, sino con el objetivo de reposicionar a Lanzarote, de cambiar el modelo de isla que tenemos, de seguir innovando, creciendo y mejorando. Yo tengo una relación muy buena con todos los empresarios locales.

- Pues no todos se llevan bien entre ellos, las guerras y las disputas de algunos son notorias y en cierto modo lógicas cuando hablamos de empresarios y empresas con intereses comunes…

- Personalmente, yo me llevo muy bien con todos. No sé si a mis espaldas dirán otra cosa, pero yo creo que no. Yo pedí la unión de todos, de dos generaciones, de la que nos ha llevado a donde estamos y la que tiene que lidiar el cambio del futuro. Quería que estuvieran presentes para dos proyectos que creía importantes para la Isla. Uno es Lanzarote Premium y otro un Hub de innovación turística en Lanzarote. Queremos ser protagonistas de lo que pase en nuestra Isla y tener una posición crítica, no ser meros espectadores.

- La clave de la reunión, al menos eso es lo que me dijeron, era mostrar que los empresarios de Lanzarote están un poco cansados de que todo el negocio turístico lo controlen agentes externos a la Isla. ¿No era absurdo permitir que eso ocurriera sin hacer nada?

- Correcto.

- ¿Fue una especie de rebelión lo que propusieron, un acto de rebeldía para que sea la gente de aquí la que controle lo que pasa aquí?

- Nosotros fuimos protagonistas en los años 70, en la primera obra que hicimos en Lanzarote, que es lo que hoy es el hotel La Isla y el Mar. Era un complejo de dos llaves financiado en parte por la TUI. Al final, el modelo de turismo nos lo marca la touroperación. En ese momento era la salida que había, era algo bueno e interesante, pero llegó un momento en el que entendimos que teníamos que mejorar. Tenemos una isla con una materia prima espectacular, que ni nosotros mismos somos conscientes de lo que tenemos y nos tocaba dar un salto. El ejemplo es La Isla y el Mar, un complejo de apartamentos de dos llaves, en un sitio que no es nada bueno, enfrente de un colegio, que facturaba al mes unos 60.000 euros y con una inversión de cerca de 12 millones de euros, ahora está facturando 500.000 mensuales. Esa es una apuesta. Hay gente que no es consciente de que si somos capaces de mejorar y dar un poquito de calidad, va a tener una repercusión.

- Ha pasado ya tiempo de aquella reunión de empresarios. ¿Está satisfecho o cree que esa rebelión se está estancando, que se ha enfriado la cosa?

- Conseguimos una cosa muy importante, primero, unir a dos generaciones de los empresarios más destacados y sacamos algo muy bueno como la creación del Círculo de Empresarios en el que estamos para trabajar en proyectos que sean transformadores para la Isla; no para nosotros como empresarios sino para la Isla, dedicándole tiempo y recursos humanos. Por otra parte, creo que Lanzarote Premium, que era y es un proyecto en el que conseguimos también una de las cosas que nos pedía la parte política, un binomio entre la parte pública y la parte privada y conseguimos la aportación de cerca de 100 empresas. Teníamos dos opciones, una era juntar a cuatro o cinco empresarios que pusiésemos dinero o implicar a muchos y que se sintiesen partícipes de este proyecto y lo conseguimos. Ahí me queda un poco de pena porque siento que hay gente que en un momento muy complicado como 2020 apostaron con una pequeña aportación y parece que se nos ha frenado un poco. Se está trabajando por parte de Turismo Lanzarote y del Cabildo pero se tiene que incentivar un poco más esa parte de colaboración pública y privada.

- Algunos tenemos la impresión de que se ha dado cierta mal imagen en la sociedad por el problema que genera explicar mal las cosas y porque a veces, cuando entra la política en asuntos como el que estamos tratando, la lía parda. Por ejemplo, lo de los famosos tres economistas que generó muchísima controversia. ¿Era necesario traer a tres economistas de fuera para decirnos cómo tenemos que hacer las cosas en un lugar donde está claro que se ha sabido hallar el atractivo casi de la nada?

- Posiblemente no, pero todo aporta. Estamos más para construir y hacer una crítica constructiva de cómo podemos mejorar que por una crítica destructiva. Son personas relevantes que podían aportar tanto su experiencia como sus ideas para que a Lanzarote se la posicione fuera. Se trajo a esos tres como se podía haber traído a otros tres. No fue una decisión mía; fue una decisión política en la que yo no participé pero insisto en que yo soy más partidario de intentar trabajar entre todos desde una crítica constructiva y no negativa.

- Podrían haberlo hecho ustedes solos porque han demostrado que son empresarios de éxito y no necesitan que venga nadie de fuera a decirles cómo hacerlo, digo yo. Por cierto, ¿es imprescindible la política para este tipo de proyectos, necesitan a los políticos para lograr el objetivo que se han marcado?

- Sí. Estamos hablando de un proyecto de reposicionamiento que debe ser insular y debe haber una inversión importante. Hay un proyecto muy bueno que nosotros ya adelantamos en su momento y lo estamos trabajando en Madrid para poder traer americanos a Lanzarote con un poder adquisitivo mucho más alto. Lo dijimos hace un año pero al final Tenerife se ha adelantado aunque seguimos trabajando; pero para eso, hace falta una inversión importante.

- Sí, ya vi que Tenerife tiene conexión directa con Nueva York en breve, más de lo mismo...

- Correcto.

- ¿Por qué se adelantaron?

- Porque trabajaron, invirtieron y tuvieron una colaboración público – privada.

- ¿El poder de las islas capitalinas?

- Parte.

- ¿No demuestra eso que los políticos de Lanzarote no son capaces de poner a nuestra Isla en el lugar en el que se merece?

- Yo creo que se ha hecho un buen trabajo y la línea es seguir apostando, construyendo y cada vez más, conseguir esa colaboración público – privada. En una charla muy interesante en la que estuve oí que hoy todo está inventado. Por ejemplo, si quiero ser el mejor diseñador, con ver y tirar de Wikipedia, puedo ver lo mejor que se está haciendo en el mundo. En Lanzarote debemos estar rodeados de los mejores, ya no solo los locales, sino que vengan profesionales de primer nivel que estén apoyados por los locales. No se tienen que perder los valores de la tradición pero sí tenemos que evolucionar e innovar y para eso, tenemos que rodearnos de los mejores urbanistas, asesores… y escuchar y trabajar. Hay una base muy importante con el trabajo de César en Lanzarote; lo que tenemos que hacer es seguir evolucionando y creciendo.

- Lo que pasa es que a veces en la política se trabaja a corto plazo para que les luzca ya y ahí empiezan los problemas…

- Eso es clave. Por eso, nosotros somos apolíticos.

- ¿Usted no es de ningún partido?

- No, simpatías siempre hay pero insisto en que soy muy crítico con el partido del que sea simpatizante. Yo no soy ni de derechas ni de izquierdas, soy más centrista, soy más de personas. Lo que creo que debemos hacer es trabajar en proyectos transformadores y hablamos de un proyecto que se llama Lanzarote 2030, que sea como mínimo de 10 años.

- ¿Le ha dado pena la casi desaparición de Ciudadanos?

- Sí, un poquito.

- ¿El coronavirus ha sido un palo en la rueda de este proyecto?

- Todo lo contrario. Nosotros trabajamos durante seis meses para ver quiénes eran las consultoras internacionales que mejor trabajaban en el tema del reposicionamiento de destino y contactamos con una que se llama ICF, que trabaja cuando hay un destrozo en un país. El mejor momento para reposicionar un destino es una pandemia. Nosotros estamos hablando de octubre de 2019 y la pandemia fue en marzo. Era el momento para trabajar con dos equipos, una para construir y se hizo muy bien con los problemas que teníamos, pero también había que trabajar para el futuro. Era el momento de pensar cómo podemos cambiar el tipo de turista que tenemos.

- Pusieron al frente del proyecto a una mujer, Yolanda Perdomo. ¿Por qué la eligieron a ella, no es un poco casualidad que aparezca ahí alguien de Lanzarote de una familia tan significada que además participó en política de la mano del Partido Popular (PP)?

- Fue una casualidad. Cuando nosotros tocamos a tres empresas internacionales, nos encontramos con una que era la número uno y que tocaba el palo de la conectividad, que es algo muy necesario, en la que la parte de España la llevaba Yolanda Perdomo. Era una empresa internacional americana número uno, con una persona que conoce Lanzarote mejor que nadie y que ha trabajado en turismo; eso era caballo ganador.

- Fue viceconsejera de Turismo del Gobierno de Canarias. En su momento estuvo vinculada al PP, insisto. ¿Está ahora fuera de la política?

- Sí, totalmente. Es una directiva con una trayectoria muy buena, completamente fuera de la política, que está aportando su experiencia con un departamento de conectividad en una empresa potente.

- Ahora hay una falta considerable de personal cualificado para establecimientos alojativos en Lanzarote. Hay un problema serio con la vivienda y traer a alguien de fuera es casi imposible. ¿No cree que la única opción viable es formar a la gente que ya está en la Isla?

- El otro día decía el presidente del Círculo de Empresarios que lo primero que tenemos que pensar es cuál es el modelo de isla que queremos; si una isla con tres millones y medio de turistas al año o con dos millones, si queremos tensar los recursos… Esa es la primera reflexión que tenemos que hacer. La única manera en la que los puestos de trabajo se puedan remunerar un poco mejor y que se pueda dar formación es subiendo la calidad. Es el único camino pero la clave es la formación.

- ¿Qué tal es la relación con la presidenta del Cabildo? Se ha roto el pacto y la estabilidad dura en Lanzarote lo que dura. El consejero de Turismo ha salido de su puesto y todavía no se sabe quién va a ser el próximo. ¿Cómo les afecta?

- La relación con la presidenta es excelente. Ahora estamos en una situación coyuntural complicada pero esperamos que en breve podamos tener un consejero de Turismo con el que podamos trabajar.

- ¿Qué tal trabajaron con Ángel Vázquez?

- Muy bien. No tenemos ninguna queja de él.

- Otro de los objetivos, al margen del mercado americano, debería ser el árabe. ¿Es viable?

- Cuando se habla de Premium, la gente lo identifica con lujo y con tiendas caras pero con la pandemia, ha habido un cambio de modelo de vida y hay gente que prefiere ir a destinos en el que apreciar la cultura, la gastronomía y lo autóctono y eso es lo que debemos potenciar. La clave es repartir. Hoy por hoy, la riqueza está prácticamente en los hoteles y la restauración y hay que llevarlo a los otros sectores. La clave tiene que ir por diversificar y es posible. Nosotros tenemos una parte de turismo importante que no visita los Centros porque es un turismo de sol, playa y cerveza y ese turismo no valora los Centros. De los tres millones y medio de turistas que llegan, un porcentaje muy alto no visita los Centros. Por eso, hay que preguntarse si queremos traer genta a Lanzarote que no valore lo que tenemos.

- Prefieren menos turistas pero de mayor calidad pero, ¿se puede hacer? Se lo digo porque llevo muchos años en esto y siempre escucho la misma historia, parece un cuento repetido...

- Prácticamente sin trabajarlo nos hemos encontrado durante la pandemia que con un cuarenta por ciento de ocupación, los establecimientos que han trabajado bien, han batido records de ocupación. Han dado un servicio muy bueno con un ticket medio mucho más alto del que estaban acostumbrados y hablas con ellos y te dicen que ha sido una reflexión, que se están planteando su modelo de negocio y que se han dado cuenta de que no quieren tener mesas llenas con cuentas de veinticinco euros cuando han visto que pueden tener clientes que consumen botellas de vino bueno.

- ¿Van a tirar la toalla con Lanzarote Premium?

- No podemos porque es el único camino por donde podemos ir. La gente que quiera a Lanzarote tiene que trabajar por ahí. Nosotros ahora estamos en cerca de tres millones y medio de turistas en momentos buenos con un ticket medio de 120 euros. Otros destinos que tienen un poquito más de calidad están en 180. Si nosotros somos capaces de inyectar cincuenta o sesenta euros por turista, podemos inyectar a la isla casi 200 millones de euros y eso va de forma directa.

- Hay muchas preguntas de oyentes. Vamos con algunas… El Grupo Martínez está invirtiendo mucho en Lanzarote y comprando muchas empresas. ¿Es así?

- Empresas no. Dentro de la línea que nosotros queremos, que es un Lanzarote mejor, estamos apostando por productos con los que entendemos que tienen esa línea de calidad. Estamos con una reforma importante en Las Alondras; hemos adquirido un hotelito rural en Mácher y estamos apostando por productos de calidad.

- ¿Cómo están gestionando también las empresas que tienen en Guinea?

- Profesionalizando. Uno de los problemas que tenemos en las empresas canarias es que son muy familiares y como en nuestro caso antes, son los padres e hijos los que lo tienen que hacer todo. Lo que pasa es que si quieres crecer, hay que profesionalizar la empresa y eso es lo que hemos hecho. Nosotros hemos pasado en los últimos cinco años de tener prácticamente a cuarenta trabajadores en Canarias y en Lanzarote a cerca de 500. Esos son los puestos de trabajo que hemos creado.

- ¿En qué más islas están?

- Estamos en Lanzarote, Gran Canaria y Tenerife.

- Otro oyente ha querido destacar la labor social que ha llevado a cabo su empresa en Lanzarote. ¿A qué se refiere?

- Sí, estamos en un momento, sobre todo esta cuarta generación, en la que estamos apostando por las cosas en las que creemos y nos aporten valor y una de ellas ha sido la Fundación. Creemos que nos toca dar de lo que hemos recibido y poder reinvertirlo en la parte social. Nace en Guinea Ecuatorial, donde surgió la primera empresa y entendíamos que teníamos que devolver al país parte de lo que nos había dado y eso lo hemos trasladado también a Canarias, donde estamos haciendo colaboraciones importantes.

- ¿Cómo están las cosas en Bata, después de la explosión que hubo en aquel almacén de armamento, ha podido mejorar la ciudad tras la terrible desgracia?

- Me pilló justo el día que yo estaba llegando a Bata. Fue un desastre y todavía no se sabe ni los muertos que hubo. Hoy ya está reconstruido.

- En tiempo record, porque fue por marzo…

- Es un país muy pequeño, con un millón de habitantes y Bata tendrá unos 200.000. Es un país productor de petróleo y ha generado mucho petróleo y gas.

- ¿Su familia empezó dedicándose al café?

- Sí. La familia de mi padre venía de Valencia. Estamos hablando de 1927. Guinea era colonia española y se le dieron unos terrenos para empezar con fincas de cacao y café.

- ¿Van a implantar también el Grupo Martínez en Fuerteventura? Allí tienen una plataforma logística que no tenemos en Lanzarote.

- Ya hemos creado una distribuidora que va a estar en todas las islas y seguramente, también apostaremos por el sector turístico. Nos gustaría hacer una unión de las islas orientales y estamos en contacto con empresas de Fuerteventura para que se unan al Círculo de Lanzarote y que podamos tener proyectos fuertes en común.

- ¿Cómo va la captación?

- Bien. Se están dando pasos muy importantes con el presidente del Círculo.

- Dice un oyente que la entrevista está siendo muy pelota y que si también ha comprado este medio de comunicación. ¿Va a invertir en medios de comunicación?

- (Se ríe) No, cero. No estamos para meternos en medios de comunicación.

- ¿Seguro que no nos ha comprado?

- Si el primer medio que fue crítico con nosotros fue éste.

- Aquí se ha sido muy crítico con Lanzarote Premium pero usted nos convocó a una reunión para explicarlo bien. ¿No cree que el error fue de ustedes y que lo explicaron muy mal lo que realmente querían, ese acto de rebeldía del que hablábamos antes?

- Cien por cien de acuerdo. Hubo un momento en el que en este medio se estaba dando mucha caña con el proyecto Lanzarote Premium y una posición que podríamos haber tenido habría sido no venir pero yo quería hablar contigo, que no te conocía, y explicarte todo.

“Queremos ser protagonistas de lo que pase en Lanzarote y tener una posición crítica,...
Comentarios