jueves 21/10/21
El Juzgado No. 3 de Las Palmas dice que Microsistemas cumplió con todos los compromisos acordados con la ULPGC y declara que la resolución dictada por el rector no se ajusta a derecho

La Justicia sentencia que la Escuela Universitaria de Empresariales podía funcionar en la Isla

“El señor rector de la Universidad privó injustamente a Lanzarote de tener su propia Escuela de Estudios Empresariales”, declara la directora general de Microsistemas. Beatriz Salazar

Fachada de la sede de Microsistemas en la ciudad de Arrecife.

El Juzgado de lo Contencioso Administrativo Número 3 de Las Palmas de Gran Canaria ha dado la razón al centro formativo Microsistemas sentenciando que ha cumplido con todos los compromisos adquiridos con la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria y declarando que la resolución dictada por su rector, José Regidor García, que impidió la puesta en funcionamiento de la Escuela Universitaria de Estudios Empresariales de Arrecife, no se ajusta a derecho. Según Beatriz Salazar, directora general de Microsistemas, “el señor rector de la Universidad de Las Palmas privó injustamente a Lanzarote de tener su propia Escuela de Estudios Empresariales”. Salazar tacha de “irresponsable” la actitud de Regidor García.

Los hechos

Microsistemas hace memoria y recuerda cómo se preparaba en el pasado curso académico para que los alumnos de Lanzarote pudieran adelantar estudios de Empresariales sin salir de la Isla. El Boletín Oficial de Canarias publicó el 3 de abril de 2007 el reconocimiento al centro educativo con sede en Arrecife. Sin embargo, en pleno periodo de matrículas el rector de la Universidad negó, a través de una resolución, la “venia docendi” a los profesores contratados por Microsistemas, hecho que imposibilitó el comienzo del curso académico. “Fue un perjuicio irreversible a la sociedad lanzaroteña y esto llevó a Microsistemas a iniciar un recurso contencioso - administrativo contra dicha resolución”, dice la directora en una nota de prensa. Las excusas para decretar la nulidad del acto administrativo de la denegación de la “venia docendi” por parte del rector, subraya la responsable de Microsistemas, son los que desde un primer momento defendió el centro formativo, es decir, que los requisitos impuestos para la contratación del profesorado a Microsistemas “no tenía respaldo legal en la Ley de Universidades” y que además una de las cláusulas del convenio firmado entre las partes “no permitía la imposición de los condicionantes”. Microsistemas recibe la sentencia con “gran satisfacción” pero lamenta que la Universidad, institución “digna”, esté regida “por un grupo de personas que no respetan los procedimientos legales”.

La Justicia sentencia que la Escuela Universitaria de Empresariales podía funcionar en...
Comentarios