sábado. 03.12.2022

El concejal Jonatan Lemes lidera una revuelta en UPY que muestra su “disconformidad” con el próximo congreso

Las 17 personas que firman la carta de protesta aseguran que la formación se ha convertido en un ente que sólo responde a los intereses de Óscar Noda
Jonathan Lemes en su despacho del Ayuntamiento de Yaiza.
Jonathan Lemes en su despacho del Ayuntamiento de Yaiza.

El concejal de Obras de Yaiza, Jonatan Lemes de Ganzo, está liderando una revuelta en toda regla contra los actuales dirigentes de Unidos por Yaiza (UPY) y contra la forma y los modos en los que se ha convocado el congreso que se tiene que celebrar el día 3 de diciembre en el sur de la Isla. Así lo ha puesto de manifiesto en un comunicado que ha enviado a este diario acompañado de una carta en la que explica las razones que le llevan a él y a otras 16 personas a mostrar su “disconformidad” con lo que se ha hecho y a decir cosas tan graves como que el partido en estos momentos es una especie de chiringuito que sólo responde a los intereses del actual alcalde, Óscar Noda. Lemes, que ha sido el único concejal del actual grupo de gobierno que no ha firmado el aval de la candidatura de Noda, da a entender que se está destruyendo el espíritu con el que se creó una formación política que lideró de otro modo Gladys Acuña hasta su inhabilitación para ejercer cargo público por el caso de la bodega Stratvs, una formación donde se hacía todo de forma asamblearia y no como en estos momentos en el que entiende que todo responde al dictado de una única persona. 

Lemes ha enviado una carta a los medios de comunicación que puede leer aquí, que se supone que ha trasladado a los órganos del partido, en la que define lo que ahora de repente le parece que es una deriva que no se debería haber producido. "Como recordarán, UPY se crear a partir de la unión del os concejales del grupo de gobierno conformado por el PIL, NC y PP. Lo ilusionante del proyecto fue que existía un plan de futuro para nuestro municipio al que invitábamos a participar a todos nuestros vecinos, alzando la voz pero sin pelear con nadie porque la única manera de solucionar los problemas es uniéndonos todospara solventarlos. Hasta hace un tiempo, UPY se caracterizaba por que la voz de cada uno de sus afiliados era voz autorizada dentro del partido, escuchada, respetada y atendida", reza el inicio de la carta. 

"Hoy me encuentro con que en fecha 17 de noviembre se nos traslada que el Comité Ejecutivo, en reunión mantenida ese mismo día, ha decidido celebrar el congreso general de UPY el día 3 de diciembre, abriendo el plazo para presentar candidaturas hasta el 25 de noviembre; además se nos informa que han adoptado otros acuerdos tan relevantes como la propuesta de modificación de los estatutos; el sistema y forma en la que podrán participar y votar en el próximo congreso los afiliados, baja de afiliados, etcétera. Les adelanto que todas y cada una de las anteriores decisiones contradicen los estatutos de UPY. Los estatutos vigentes son los aprobados en el congreso celebrado en marzo de 2015, y por estos estatutos nos debemos regir hasta que el congreso general acuerde modificarlos", advierte el concejal antes de enumerar los artículos en los que se determinan cuáles son las competencias de los integrantes del congreso. 

Tras detallar los numerosos incumplimientos, narra Lemes y sus 16 compañeros firmantes de la carta que a las reuniones celebradas por el Comité Ejecutivo sólo han sido convocadas cuatro personas, asistiendo finalmente tres, en un órgano al que pertenecen diez dirigentes. "Por lo tanto, los acuerdos que dice que han sido adoptados por el Comité Ejecutivo serían nulos, no sólo porque han sido adoptados sin la preceptiva convocatoria de sus miembros a la celebración del mismo sino porque además los acuerdos adoptados por esas tres personas atentan contra nuestros estatutos y contra los más básicos principios democráticos", subraya. "Se acordó, entre otras barbaridades, que los afiliados deben inscribirse y en la hoja de inscripción manifestar por escrito su deseo a participar y a votar en el II Congreso, chocando frontalmente con el artículo 27.5 de los estatutos que determina que el sufragio es libre y secreto. La nueva imposición de manifestar por escrito mi deseo a votar y especialmente el hecho de que te puedan privar de votar en el congreso si no existe esa voluntad manifiesta y por escrito a votar atenta contra nuestro derecho fundamental recogido en la Constitución Española", asevera Lemes. 

No están de acuerdo tampoco con la convocatoria del congreso ni con las bajas y altas de afiliados. "Lo único que sabemos es que el Comité Ejecutivo decide dar de baja a trescientas personas sin más trámites, a pesar que el tesorero del partido, Óscar Noda, confirmó en la reunión en respuesta a mi pregunta estar en posesión del listado de todos los afiliados y que él mismo se lo había entregado a la secretaria", relata al respecto. Por la misma razón ven los firmantes de la carta nulas las altas que se han realizado. 

En otro apartado se quejan también de las modificaciones estatutarias que se planean en el congreso de diciembre, sobre todo lo que tiene que ver con la supresión de la asamblea consultiva, "extremo este que nos parece delicado toda vez que implica la falta de democracia interna que se pretende implantar". 

Los últimos párrafos son los más duros, es en los que hacen la crítica descarnada contra Noda y los suyos, especialmente contra el primero. "Expresamos nuestra disconformidad y anunciamos que no vamos a participar en el secuestro de nuestro partido, dejando constancia de que la aplicación de algo ajeno a los estatutos aprobados en el último congreso es absolutamente ilegal. Probablemente pensarán que esta carta obedece a una probable intención de presentar mi candidatura a presidente de UPY, pero eso es otro cantar y será otra carta. La realidad es que nos da mucha pena ver en lo que están convirtiendo nuestra organización, que ha pasado de ser un partido con las puertas abiertas para toda la ciudadanía de nuestro municipio, donde asistían a nuestras reuniones todas aquellas personas que lo deseaban con independencia de si eran afiliadas o no, donde se escuchaban todas las opiniones gustaran o no, a una organización absolutamente cerrada herméticamente que pretende ser modificada y adaptada para que sólo sirva a los intereses de una persona llamada Óscar Noda González", remarca el concejal de Obras y compañero del alcalde de Yaiza. 

El concejal Jonatan Lemes lidera una revuelta en UPY que muestra su “disconformidad”...
Comentarios