viernes. 19.04.2024

El Complejo de Zonzamas tiene poco o nada de medioambiental. Alternativa Ciudadana puso en evidencia este viernes la realidad del costoso elefante blanco localizado en la carretera que de Arrecife conduce a San Bartolomé. Según la exposición de Rosalía Díaz y Maria Emilia Morales, militantes de la formación política y biólogas de profesión, el complejo gestionado por la UTE Clusa Danigal Daorje incumple a todas luces la normativa medioambiental bajo la mirada complaciente del Cabildo y el Gobierno de Canarias. En definitiva, el esfuerzo que hacen los vecinos de la Isla por recoger selectivamente los residuos, se pierde tras la puerta de Zonzamas y la incompetencia de los administradores públicos que tienen la obligación de hacer cumplir el millonario contrato. El candidato de Alternativa al Cabildo, Manuel Plasencia, pidió a la Primera Corporación insular rescindir o hacer cumplir a rajatabla el acuerdo suscrito con la UTE, vigente hasta el año 2019.

Las fotografías mostradas por Alternativa a los medios de comunicación demuestran el entierro de residuos sin tratamiento previo, hecho que está claramente prohibido en un Real Decreto de 2001. El material fotográfico desvela cantidades de cartón y plástico listas para enterar. “Es el final de la vida útil de los residuos que llevamos a los puntos limpios”, anotó Rosalía Díaz. Sin embargo y aunque parezca de chiste, la declaración ambiental de la UTE sellada en febrero de 2007, hace escasos dos meses, habla de una política medioambiental basada en “el cumplimiento de la legislación ambiental aplicable”.

“Museo” de neumáticos

Un gestor autorizado, como la UTE, sólo puede almacenar durante un periodo máximo de seis meses una cantidad no superior a 30 toneladas de neumáticos, pero Alternativa estima que en Zonzamas se supera con creces. Además, la legislación también regula la forma de almacenar los neumáticos, que debe ser en celdas no mayores a 1.000 metros cúbicos, con pasillos interiores, para que en caso de incendio se pueda entrar y apagar más fácilmente el fuego. En Zonzamas, las celdas con estas especificaciones brillan por su ausencia. Y la Comunidad Autónoma pasa de hacer seguimiento al tiempo de almacenamiento de los neumáticos, a pesar de tener la potestad para intervenir.

Millones de euros en chatarra

Una máquina trituradora de neumáticos, que costó 250.000 euros, está sin utilizar. La normativa, a partir del 16 de julio de 2006, impide triturar neumáticos si el objetivo es enterrarlos en vertederos. La trituradora de Zonzamas funcionó únicamente tres meses, se quemó y nadie se ha preocupado en arreglarla. “Se invirtieron 250.000 euros para una vida útil de tres meses”, subrayó Díaz. El triturador de neumáticos también puede deshacer todo tipo de residuos voluminosos, así que, según la denuncia de Alternativa, se están enterrando enseres junto a materia orgánica, que al descomponerse y entrar en contacto con los residuos no orgánicos, produce bombas de gas metano y combustiones. Un informe realizado por técnicos del Cabildo advierte de que si continúa el enterramiento masivo de residuos sin tratar, Zonzamas se colapsará en tres años. Otra de las pruebas presentadas por Alternativa para demostrar que la UTE mantiene su equipamiento en mal estado, es la imagen de una máquina volteadora de compost oxidada que costó 60.000 euros. Además, el Gobierno de Canarias invirtió 10,2 millones de euros en la planta de biometanización, inaugurada en 2003, que nunca ha funcionado. No obstante, el Cabildo “premió” a la UTE con una nueva inversión de 4,5 millones para que ponga en marcha la planta.

Más incumplimientos

La legislación exige, en el caso de los grandes electrodomésticos y máquinas expendedoras, la valorización hasta del 80 por ciento del peso de cada aparato, “y en Zonzamas no se valoriza nada”. Más de lo mismo con los vehículos abandonados. El plazo para las operaciones de descontaminación concedido a los gestores autorizados no puede superar los treinta días, sin embargo, “se nota que en Zonzamas hay vehículos que llevan más de treinta días de estar ahí”. No deja de sorprender que teniendo en cuenta este pequeña muestra del desaguisado, la Asociación Española de Normalización y Certificación (AENOR) haya validado la declaración medioambiental de la UTE. “Con una simple visita a Zonzamas es notorio que la gestión no cumple con la legislación vigente y mucho menos la supera”, realzó Díaz.

Alternativa anima a los vecinos a no desanimarse

Ante este escenario, Alternativa se propone como una fuerza política capaz de hacer cumplir la normativa y trabajar para preservar y mejorar la calidad de vida de los ciudadanos de la Isla. María Emilia Morales hizo un llamamiento a los vecinos a seguir separando responsablemente los residuos con el fin de no causar más deterioro y prometió un cambio radical de gestión cuando el partido llegue al poder. “Los políticos responsables deben garantizar que todos los residuos que entren en Zonzamas salgan, con sus gestores autorizados, a las islas capitalinas o a la Península”, comentó Morales. Alternativa sostiene que el transporte es tan viable que el Gobierno central respalda económicamente proyectos para que islas como Canarias o Baleares saquen sus residuos a la Península si fuese necesario. No obstante, Morales dijo que un buen ejemplo del tratamiento de residuos de vidrio en Canarias se da en Arinaga (Gran Canaria). Alternativa pide responsabilidades políticas por la gestión del vertedero de Zonzamas.

Alternativa denuncia que la gestión de Zonzamas incumple flagrantemente la normativa...
Comentarios