miércoles. 24.04.2024

El alcalde de Yaiza, Óscar Noda, informa este miércoles en nota de prensa de que “aunque este 20 de diciembre vence el plazo para la presentación de alegaciones al proyecto de instalación de jaulas marinas en el litoral de Arrecife, San Bartolomé y el vecino municipio de Tías, desde Yaiza ya dejamos sentado nuestro rechazo presentando la semana pasada alegaciones técnicas bien fundamentadas por el área municipal de Medio Ambiente ante el Gobierno de Canarias”, por tanto, el también consejero del Cabildo de Lanzarote en la oposición deja claro que “nos posicionamos en contra de nuevas explotaciones estén o no el litoral de Yaiza, porque la afección de las jaulas termina perjudicando a la Isla entera y lo que pretendemos es que haya una revisión concienzuda de la Comunidad Autónoma del Plan de Ordenación de la Acuicultura en Canarias”.

Óscar Noda recuerda “que sufrimos la afección durante más de 20 años en Playa Quemada y no queremos más perjuicios para Lanzarote con esta nueva iniciativa de cultivo de dorada, lubina y atún. El fondo marino de Playa Quemada sigue sin limpiarse y regenerarse, nosotros no tuvimos garantías de vigilancia por parte de Pesca, ni creo que en el futuro la tengan los municipios directamente perjudicados”.

Yaiza volvió a poner a disposición de la Isla toda su experiencia jurídica y estudios científicos medioambientales encargados en Playa Quemada; el último, el realizado por la ONG Innoceana el año pasado, que arrojó resultados contundentes: una gran regresión en los sebadales y acumulación de lodo en el fondo marino. La concesión en Playa Quemada pasó de 10 jaulas de engorde de atún a 53 de cultivo de dorada y lubina.

El Ayuntamiento subraya en sus alegaciones a las jaulas que ahora se pretenden ubicar entre La Bufona y la Playa del Barranquillo que los impactos más importantes asociados a esta actividad derivan del hecho de que las instalaciones producen un aporte de materia orgánica particulada y residuos excretorios inorgánicos solubles.

El informe técnico advierte, entre otros extremos, que “gagafrecho y los sebadales de Guasimenta son espacios que se encuentran declarados desde septiembre de 2011 como Zonas Especiales de Conservación (ZEC), figura contenida en la Red Natura 2000 y cuya finalidad es asegurar la supervivencia a largo plazo de las especies y los hábitats naturales más amenazados de Europa, contribuyendo a detener la pérdida de biodiversidad ocasionada por el impacto adverso de las actividades humanas”.

Las jaulas flotantes llenas de peces suponen un obstáculo para el hidrodinamismo y la dinámica sedimentaria local, favoreciendo la deposición de material particulado (tanto derivado del cultivo como de origen natural) en el entorno de las instalaciones.

Yaiza rechaza con alegaciones técnicas nuevas jaulas marinas en Lanzarote
Comentarios