miércoles. 19.06.2024

El Gobierno de Canarias traiciona a la educación pública

Haciendo gala de un claro oportunismo electoralista, el Gobierno de Canarias anuncia medidas de última hora en determinados sectores en los que aspira a obtener rédito político, mientras ningunea y traiciona a la educación pública y a sus trabajadores.

Desde CSIF Canarias llevamos tiempo exigiendo la regulación del teletrabajo en el sector docente para aquellos actos que no impliquen docencia directa(claustros, consejos escolares, reuniones de coordinación, etc.), tal y como se hacía en pandemia y hasta septiembre de 2022.

Mientras la Consejería de Educación no se ha dignado siquiera a responder los escritos presentados por nuestra organización sindical al respecto, el Gobierno de Canarias anuncia con fecha de 11 de mayo la mejora en la condiciones de teletrabajo del personal administrativo con hasta tres días semanales de teletrabajo. Unos con tanto y otros, porque no interesan, con tan poco.

Escandaliza también el reciente anuncio de la Consejería de Educación sobre la mejora de las condiciones en los acuerdos con la educación concertada. Mientras cierra unidades, centros, y desplaza a docentes de sus destinos definitivos, crea decenas de aulas mixtas por falta de alumnado, mejora las ratios de los centros concertados para mantener todos los conciertos y que no pierdan unidades ni dinero. Al tiempo que alega problemas presupuestarios para mejorar las condiciones de trabajo de los docentes en la escuela pública, mejora el salario del profesorado de la escuela concertada..

CSIF Canarias considera positivas las mejoras de los trabajadores de la escuela concertada, pero no podemos dejar pasar por alto que el 100% de los costes de los trabajadores de la escuela concertada se paga con dinero público y la selección del personal no está bajo el control de la Administración, sino, al contrario, son escogidos a dedo por el centro privado. De igual forma, se anuncian mejoras en las partidas presupuestarias para otros gastos en la concertada, mientras muchos centros públicos claman por reformas urgentes o denuncian la falta de personal administrativo o de comedores ante una Secretaría General Técnica que ni está ni se la espera.

No se debe obviar que la figura de la escuela concertada estuvo justificada en tiempos en los que la escuela pública no podía asumir la demanda de atención educativa y siempre como subsidiaria de la pública, pero actualmente nos encontramos ante un grave problema de falta de matrícula en la escuela pública que obliga a tomar decisiones duras y precariza las condiciones de trabajo de los docentes y la calidad del servicio recibido por el alumnado. En las zonas de influencia de estos centros.

Resulta inadmisible que, ante este panorama, el Gobierno de Canarias apueste por inyectar dinero a negocios privados, cuyo servicio ya no resulta necesario. Los partidos llamados de progreso que gobiernan la administración educativa de Canarias comienzan su campaña electoral con palabras como “la defensa y apoyo a la enseñanza pública y justicia social”, mientras que, en realidad, potencian la segregación escolar y pronto convertirán a Canarias en la primera o segunda comunidad más segregadora de España, pero siendo la penúltima en renta per cápita.

Ante lo expuesto, no cabe duda de que el Gobierno de Canarias ha decidido traicionar a la escuela pública y a sus trabajadores.

El Gobierno de Canarias traiciona a la educación pública
Comentarios