jueves 2/12/21

La desesperación de los docentes

Estamos en plena era de las Nuevas Tecnologías, que se conciben para facilitar el trabajo de los ciudadanos, pero que muchas veces acaban con la paciencia de los mismos por su mal funcionamiento.

Es el caso del colectivo docente, que llega a costear de su bolsillo los ordenadores y la línea necesaria para trabajar con aplicativos como el ProIDEAC, herramienta cuyo fin es ayudar al profesorado en la enseñanza y que la desarrolle en el aula con el objetivo de que el alumnado progrese en la adquisicón de competencias.

Otra herramienta que usan a diario los profesores es el Pincel Ekade. Está diseñada para la gestíón académica.

A pesar de que los docentes ponen toda su ilusión y entrega en el día a día, se estrellan una y otra vez con numerosas incidencias informáticas que entorpecen su trabajo, trabajo burocrático en multitud de ocasiones.

Es inadmisible que la Administración se gaste grandes cantidades de dinero en aplicativos, si luego nos encontramos con errores prácticamente a diario. No hay que olvidar que dichas incidencias se producen no solo en la labor docente, sino ante cualquier convocatoria de oposiciones, listas de empleo, concursos de traslados, etc. Debe tomar nota también de esto, como no podría ser de otra manera, la Dirección General de Telecomunicaciones del Gobierno de Canarias.

Parece que la Consejería de Educación no se da por enterada de todas las incidencias que se producen casi a diario y que acaban con la paciencia de los profesores y otros miembros de la comunidad educativa.

Menos propaganda, menos ideología, menos despilfarro y más seriedad.

La desesperación de los docentes
Comentarios