martes. 16.04.2024

Construir, no destruir

Desde que se diera mi incorporación al grupo de gobierno de Teguise como el nuevo concejal de Policía Local, Tráfico y Protección Civil, la oposición se ha encargado de enturbiar lo que es una participación directa en la gestión municipal siguiendo el sentido común: ayudar a afianzar un bloque de gobierno estable y duradero. Mi propósito es el de gobernar para la mayoría, no solo para nuestros votantes, ya que creo en el servicio público para todos los ciudadanos, independientemente de la formación a la que hayan votado.

Les puedo asegurar que estaré centrado en mis concejalías, deberes, responsabilidades y obligaciones. Del mismo modo que estaré a disposición de cualquier compañer@ del gobierno que precise mi ayuda. Con esto, pretendo facilitar la toma de decisiones y poder ejecutar las labores del gobierno de la manera más rápida y eficiente posible. Aquí no hay vetos ni se van a plantear imposiciones, ni vamos a dar ningún espectáculo mediático tal y como ya vaticinan algunos medios y compañeros de la oposición.

La alcaldesa de Teguise, Olivia Duque, ha tendido la mano a todos, pero no a cambio de cualquier cosa, las mismas posibilidades que he tenido yo, las ha tenido el compañero de Nueva Canarias, y si no me equivoco, esa mano sigue tendida, al igual que cualquiera que quiera aportar y construir en Teguise, pero sin chantajes, ni amenazas, ni condiciones disparatadas, porque sé que antes que ceder a cualquier precio, ella prefiere no gobernar y renunciar a la mayoría que conforma ahora el actual gobierno.

Los tres partidos que formamos el gobierno de Teguise, hemos dejado los egos a un lado y las guerras partidistas, para crear un equipo fuerte y unido que trabajará para sacar adelante el ambicioso proyecto que convertirá a Teguise, no solo en uno de los mejores municipios de nuestra isla, sino en uno de los mejores de todo Canarias.

Hay que puntualizar que los partidos políticos no somos sectas, ni dictaduras sujetas al pensamiento único. Las formaciones políticas están conformadas por personas que tienen diferentes sensibilidades y criterios. En Vox coexisten diferentes familias ideológicas como centro-derecha, democristianos, liberales etc. Nuestro presidente, Santiago Abascal, ha comentado esto en numerosas ocasiones. La pluralidad dentro de una organización no tiene nada de malo. Es más, considero que es necesario ya que aviva y enriquece el debate. Lo mismo ocurre a nivel autonómico en Canarias, cada isla tiene sus propias costumbres, cultura, y eso es lo que nos hace ser sustancialmente particulares y señeros. De ahí la importancia de respetar, tolerar, empatizar y aceptar las diferencias y las opiniones ajenas.

Por mi parte, no se gobernará fomentando el extremismo, o incentivando el enfrentamiento que algunos pretenden instaurar. Como dije en mi discurso de investidura, apoyaré las iniciativas que sean buenas para Teguise, como ya he hecho con la iniciativa de algún compañero de la oposición que, gracias a las sugerencias de todos en el pleno, se ajustó a lo que la mayoría opinaba, y se aprobaron. Para esto sirven los plenos: para debatir las ideas y sacar lo que sea positivo para los habitantes. Sin embargo, hay algunos compañeros que están cómodos en la oposición, donde llevan varias legislaturas, repitiendo en bucle el mismo discurso, pleno tras pleno. Utilizando los mismos argumentos vacuos que argüían incluso en anteriores legislaturas, sin percatarse de que el panorama político actual de Teguise ha cambiado.

También soy plenamente consciente de que algunos partidos y medios de comunicación han vertido duros e infundados juicios de valor sobre VOX. Que somos un partido formado por ultras, radicales, extremistas, anclados en ideales del pasado etc. Lo que hemos demostrado, es que tendemos la mano para formar gobiernos al servicio de la población y facilitar la aplicación de proyectos. Lo que es un hecho, y no conjeturas propagandísticas, es la acción del presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, quien habiendo perdido unas elecciones generales en escaños y en número de votos de manera clara, pretende gobernar con la ayuda de un prófugo de la justicia. Además de continuar contando con el apoyo de partidos que quieren destruir España (ECR), los herederos de ETA (Bildu), o los nacionalistas vascos (PNV) que quieren seguir incrementando sus beneficios fiscales, acrecentando la desigualdad entre las diferentes comunidades autónomas. Todo esto, para seguir perpetuándose en el poder, debilitando al Estado por las diferentes concesiones los socios del PSOE. ¿Cómo se atreven a criticar lo acaecido en Teguise? Me parece execrable e impresentable.

Construir, no destruir
Comentarios