miércoles. 01.02.2023

La rectora miente. La Universidad de la Laguna sí puede cambiar los horarios

Numeremos lo que sigue para mayor claridad.

 

  1. Contrariamente a lo que con falsedad arguye doña Rosa Aguilar Chinea, rectora de la ULL, y lo que anteriormente y con igual cinismo arguyó su antecesor don Antonio Martinón, basta reducir en cinco minutos la duración de las clases en los turnos de mañana y de tarde para posibilitar que las clases matutinas comiencen a las diez de la mañana, y no a las nueve, como vía para acabar con, o reducir al mínimo, los cotidianos, vergonzosos e inadmisibles atascos matutinos en la Autopista del Norte (TF-5).

 

  1. Estableciendo la primera clase a las diez, se beneficiarán, en su calidad de vida y en su rendimiento académico, profesional, empresarial, y laboral, los siguientes colectivos, entre otros:

 

  1. Los miles de alumnos y cientos de profesores de la ULL que no viven en el área metropolitana.

 

  1. Los miles de asalariados de todos los sectores que viven en el Norte de la isla y prestan sus servicios en La Laguna y Santa Cruz, quienes, para entrar a sus puestos de trabajo a las nueve, llevan treinta años teniéndose que levantar a las seis y media de la mañana, con las perversas consecuencias que esto conlleva para su rendimiento y para su salud.

 

  1. Los cientos de personas del Norte de Tenerife, muchas con salud quebrantada, que, cada día y a primera hora, deben desplazarse a centros hospitalarios de Santa Cruz o La Laguna para sus revisiones o pruebas médicas.

 

  1. El profesorado de La Laguna, que tiene sueldos privilegiados, horarios privilegiados y vacaciones privilegiadas, debe ser menos señorito y mostrar un mínimo de solidaridad con la sociedad que les paga.

 

  1. Si yo me llamara Ángel Víctor Torres, o fuera alcalde o concejal de cualquier municipio del Norte de Tenerife, o consejero del Cabildo, o diputado nacional o regional electo por Tenerife, reclamaría al Gobierno de España y al Congreso de los Diputados, por razones de interés público, la declaración del Estado de Excepción en lo que se refiere a la ULL, al objeto de suspender a esta institución el derecho que la Ley de Autonomía Universitaria le otorga en cuanto a la libre fijación del horario de entrada en los turnos de mañana de todas las Escuelas y Facultades.

 

La rectora miente. La Universidad de la Laguna sí puede cambiar los horarios
Comentarios